Un guía turístico de aventuras apodado Sketchy Andy, se ha identificado a sí mismo como el culpable, junto con sus amigos, de remover el monolito de Utah. Los internautas no los perdonan.

A pesar que las razones que esgrimen son puramente ecológicas y ambientales, los internautas han reaccionado mal y han llamado a estas personas «Karens del desierto», haciendo referencia al neologismo usado para calificar a mujeres blancas de mediana edad groseras, desagradables e insufribles. También los han acusado de hipócritas, dado que realizan regularmente saltos base y slackline en el área.

El guía Sylvan Christensen y el profesional de deportes extremos Andy Lewis asumieron la responsabilidad de quitar la escultura de 3 metros en publicaciones separadas en las redes sociales, cuatro días después de que el monolito desapareciera del Parque Nacional Canyonlands.

En una declaración conjunta a DailyMail.com, Christensen y Lewis explicaron que ellos y otros dos cómplices decidieron destruir la estructura el viernes porque el tramo remoto del desierto en el que se había erigido estaba siendo invadido por turistas que estaban «destruyendo» la tierra.

Ambos subieron videos a las redes sociales, que mostraban a cuatro hombres empujando el pilar antes de amarrarlo a una carretilla y sacarlo del cañón.

Si bien desde entonces los clips se han vuelto virales en Instagram, YouTube y TikTok, con la atención generalizada ha surgido una gran cantidad de reacciones violentas de los espectadores que han criticado a los hombres por su «hipocresía».

«Si afirma que lo eliminó para evitar que la gente destruya el medio ambiente, entonces detengan el salto base y el paracaidismo que Uds. practican en el área también», escribió un usuario enojado.

«El monolito estuvo allí desde 2016. Personas al azar destruyeron el medio ambiente. Destruiste la estructura. Ambos son iguales», escribió otro.

Algunos calificaron a los hombres como «los Karens del senderismo», en clara referencia al neologismo usado para calificar a mujeres blancas de mediana edad groseras, desagradables e insufribles

«Todos ustedes deben ser realmente divertidos en las fiestas, ¿eh?», comentaron otros sarcásticamente.

El guía turístico Sylvan Christensen (izquierda) y el saltador base Andy Lewis (derecha) asumieron la responsabilidad de quitar el monolito.

Un usuario dijo que la justificación de los hombres para quitar la estructura se traducía en: «Las mujeres de las rocas no quieren que su pueblo se acerque a nuestras piedras. Nos gusta golpear nuestros jibjabs, ¡cómo te atreves a venir a NUESTRA naturaleza!»

Christensen se defendió argumentando que el desierto no estaba listo para la estampida de visitantes que acudieron en masa para ver la atracción inusual.

«Eliminamos el monolito de Utah porque hay precedentes claros de cómo compartimos y estandarizamos el uso de nuestras tierras públicas, la vida silvestre natural, las plantas nativas, las fuentes de agua dulce y los impactos humanos sobre ellas. Estamos perdiendo nuestras tierras públicas. Cosas como esta no ayudan», dijo.

Christensen continuó señalando que el grupo no estaba orgulloso de haber decidido derribar el bloque de metal, pero que los puristas del desierto sintieron que la atención que atrajo, tanto en persona como en línea, estaba causando daños.

No obstante, los internautas les achacaron que ellos no eran nadie para remover nada, y que en todo caso eso correspondía a las autoridades.

«No era vuestra decisión. Simple y llanamente. Fue una decisión estúpida que se tomó con el pretexto de hacer «lo correcto» y publicarlo en las redes sociales para llamar la atención», escribió un tal Caleb Nelson.

El misterio continúa… y es mundial

Por ahora sigue siendo un misterio quién erigió el monolito en el remoto desierto de Utah.

Una de las teorías afirma que se trataba de una obra artística abandonada. Varios teorizaron inicialmente que el monolito probablemente estaba relacionado con el difunto John McCracken, un artista nacido en California que murió en 2011 y era conocido por sus esculturas independientes en forma de pirámides, cubos y elegantes losas.

Sin embargo, David Zwirner, quien representa la herencia de McCracken, le dijo al New York Times que había estudiado imágenes del monolito de Utah y que no tenía idea de quién lo hizo.

Por otra parte, recientemente apareció otro monolito en Rumania, del cual se sabe poco y nada, dado que también ha desaparecido pocos días después de ser avistado en una remota colina cerca de un sitio arqueológico.

Fuente: DailyMail. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario