Los investigadores dicen que el agujero ha crecido «considerablemente» en las últimas dos semanas, y actualmente es más grande que el 75 por ciento de los agujeros en la capa de ozono desde 1979.

Los científicos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS) anunciaron que el agujero en la capa de ozono sobre el Polo Sur es ahora más grande que la Antártida, según un comunicado de prensa de la organización.

«[El agujero] parece bastante similar al del año pasado, que tampoco fue realmente excepcional hasta principios de septiembre, pero luego se convirtió en uno de los agujeros de ozono más grandes y duraderos en nuestro registro de datos de la temporada», dijo Vincent-Henri Peuch, director de Copernicus. «Ahora nuestras previsiones muestran que el agujero de este año se ha convertido en uno bastante mayor de lo habitual».

La capa de ozono juega un papel crucial en la protección de la Tierra de la radiación ultravioleta del Sol, que puede dañar los cultivos y los animales terrestres. El aumento de la luz ultravioleta también se ha relacionado con el cáncer de piel y las cataratas en humanos, según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Sin embargo, la capa se ha ido agotando a lo largo de los años debido a los átomos de cloro y bromo en el aire que destruyen las moléculas de ozono. Cada año, cuando las temperaturas en el Polo Sur se calientan durante la primavera antártica, estos átomos dañinos agotan la capa aún más y provocan una «apertura» anual del agujero de la capa de ozono.

¿Se cierra para la década de 2060?

Si bien el agujero es tan grande como siempre, los científicos de Copernicus creen que la capa se está recuperando debido a regulaciones ambientales como el Protocolo de Montreal, que comenzó a regular los productos químicos de cloro y bromo en 1987. Sin embargo, estiman que la capa no se recuperará por completo hasta la década de 2060 o 2070.

Los pronósticos de CAMS para el 14 de septiembre de 2021 muestran que este año el agujero de ozono está cerca del percentil 75 del conjunto de datos. Crédito: CAMS / ECMWF.

Esto se debe a que llevará tiempo ver los efectos de la eliminación gradual de los clorofluorocarbonos (CFC), que agotan la capa de ozono.

Un estudio publicado en la revista Nature el mes pasado dijo que el mundo estaría en camino de un aumento adicional de 2,5 grados Celsius en las temperaturas globales y un colapso de la capa de ozono si el protocolo no hubiera prohibido los CFC.

Fuente: CNN. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario