No solo insectos de la época de los dinosaurios han sido hallados en ámbar, ahora parece que también un pequeño fragmento del asteroide que golpeó la Tierra hace 66 millones de años.

Este ámbar puede contener una parte del asteroide que golpeó la Tierra hace 66 millones de años.

Es uno de varios hallazgos sorprendentes en la Formación Hell Creek en Dakota del Norte, un sitio fósil único que ha conservado restos del catastrófico momento que terminó con la era de los dinosaurios —un punto de inflexión en la historia del planeta—.

Los fósiles desenterrados allí incluyen peces que absorbieron los escombros arrojados durante el impacto, una tortuga empalada y hasta una pata que podría haber pertenecido a un dinosaurio que presenció el impacto del asteroide.

La historia de los descubrimientos se reveló en un nuevo documental llamado Dinosaur Apocalypse, que presenta al naturalista Sir David Attenborough y al paleontólogo Robert DePalma, y se transmitió ayer en el programa Nova de la PBS.

DePalma, investigador de posgrado en la Universidad de Manchester en el Reino Unido y profesor adjunto del departamento de geociencias de la Florida Atlantic University, comenzó a trabajar en Tanis, como se conoce el sitio fósil, en 2012.

Las llanuras polvorientas y expuestas contrastan marcadamente con el aspecto que habría tenido el lugar al final del Período Cretácico. En ese entonces, el medio oeste de Estados Unidos era una selva tropical pantanosa, y un mar interior que desde entonces ha desaparecido —conocido como vía marítima interior occidental— se extendía desde lo que ahora es el golfo de México hasta Canadá.

Tanis está a más de 3.200 kilómetros del cráter de impacto Chicxulub que dejó el asteroide que golpeó la costa de México, pero los descubrimientos iniciales hechos en el sitio convencieron a DePalma de que proporciona una rara evidencia de lo que condujo al final de la era de los dinosaurios.

El último día de una era

El sitio alberga miles de fósiles de peces bien conservados que, según los investigadores, fueron enterrados vivos por los sedimentos desplazados cuando una enorme masa de agua desatada por el impacto del asteroide se movió hacia arriba por la vía marítima interior. A diferencia de los tsunamis, que pueden tardar horas en llegar a tierra después de un terremoto en el mar, estos cuerpos de agua en movimiento —conocidos como seiche— surgieron instantáneamente después de que el enorme asteroide se estrellara contra el mar.

El sitio fósil de Tanis en Dakota del Norte habría sido una selva tropical pantanosa hace 66 millones de años.

Es seguro de que los peces murieron una hora después del impacto del asteroide, y no como resultado de los incendios forestales masivos o del invierno nuclear que se produjo en los días y meses que siguieron. Eso se debe a que «esférulas de impacto» —pequeños trozos de roca fundida arrojados desde el cráter al espacio donde cristalizaron en un material similar al vidrio— se encontraron alojadas en las branquias de los peces. El análisis de los fósiles también ha revelado que el asteroide golpeó en primavera.

«Una pieza de evidencia tras otra comenzó a acumularse y cambió la historia. Fue una progresión de pistas como una investigación de Sherlock Holmes», dijo DePalma. «Ofrece una historia momento a momento de lo que sucede justo después del impacto y terminas obteniendo un recurso tan rico para la investigación científica».

El paleontólogo Robert DePalma en la excavación de Tanis, Dakota del Norte.

Muchos de los últimos hallazgos revelados en el documental no han sido publicados en revistas científicas. Michael Benton, profesor de paleontología de vertebrados en la Universidad de Bristol, que actuó como asesor científico en el documental, dijo que si bien era una «cuestión de convención» que las nuevas afirmaciones científicas deberían pasar por una revisión por pares antes de ser reveladas en televisión, él y muchos otros paleontólogos aceptaron que el sitio fósil realmente representa el «último día» de los dinosaurios.

«Algunos expertos han dicho “bueno, podría ser el día después o un mes antes”... pero prefiero la explicación más simple, que es que realmente documenta el día en que el asteroide impactó en México», comentó el experto.

Origen cósmico

La mayoría de las esférulas vítreas que revelaron por primera vez las huellas dactilares del impacto del asteroide a DePalma se conservan como arcilla como resultado de procesos geológicos durante millones de años. Sin embargo, él y sus colaboradores también encontraron algunas esférulas que cayeron en resina de árbol en la superficie de un tronco ese fatídico día y se conservaron en ámbar.

«En ese ámbar hemos localizado una serie de esférulas que básicamente estaban congeladas en el tiempo, porque al igual que un insecto en el ámbar que está perfectamente conservado, cuando estas esférulas entraron en el ámbar, el agua no podía llegar a ellas. Nunca se volvieron a la arcilla, y están perfectamente conservadas», dijo. «Es como obtener un vial, retroceder en el tiempo, obtener una muestra del lugar del impacto y luego guardarla para la ciencia».

Aquí se muestra el ámbar con una potencial parte del asteroide en su interior.

Pudieron localizar una serie de pequeños fragmentos de roca sin derretir dentro de las esferas de vidrio. La mayoría de estos pequeños fragmentos de roca eran ricos en calcio, probablemente de la piedra caliza debajo de la península de Yucatán, señaló DePalma.

«Pero dos de ellos tenían una composición muy diferente. Tenían picos en cromo y níquel y algunos otros elementos que solo son comunes en el material meteorítico y esos fragmentos basados ​​en nuestro análisis preliminar... son casi con seguridad de origen cósmico».

El paleontólogo ahora espera poder confirmar de qué estaba hecho el asteroide y de dónde podría provenir, esfuerzos que han llamado la atención de la NASA.

«Este ejemplo de lo que podría ser un pequeño fragmento, tal vez microgramos, del asteroide en colisión, el hecho de que se conserve un registro sería alucinante», dijo el científico jefe del Centro Espacial Goddard, Jim Garvin, quien ha estudiado la formación de cráteres de impacto en la Tierra y Marte.

Pata de dinosaurio

Una pata de dinosaurio excepcionalmente conservada con la piel intacta es otro descubrimiento del sitio de Tanis que aparece en el documental, que se emitió por primera vez en el Reino Unido en abril, y ha llamado la atención en el mundo paleontológico.

Se han encontrado muy pocos fósiles del período Cretácico en las rocas más altas del registro geológico, y es posible que el prehistórico dueño de la extremidad —que pertenece a un Thescelosaurus, un pequeño dinosaurio herbívoro descubierto por DePalma y sus colegas— haya muerto en el mismo día que el asteroide golpeó. La preservación de tejidos blandos como la piel sugiere que su cuerpo no tuvo tiempo de descomponerse antes de ser enterrado en sedimentos.

«Los únicos dos escenarios admitidos aquí son que murió en la oleada o que murió inmediatamente antes (del impacto del asteroide) pero tan cerca en el tiempo que realmente no tuvo tiempo de desintegrarse. Esto no es algo que haya muerto años antes y luego ha sido reelaborado. Eso no sucede con tejidos blandos como ese».

El fósil de la pata de Thescelosaurus después de ser excavada.

El análisis detallado de los huesos de las patas del dinosaurio podría arrojar luz sobre cómo eran las condiciones antes del impacto.

Un recuerdo de lo que puede pasar

Otros hallazgos interesantes del sitio incluyen un huevo de pterosaurio fosilizado —el primero encontrado en América del Norte—. Muestra que los huevos de los reptiles voladores gigantes eran suaves como los de muchos reptiles en la actualidad. Una tortuga fosilizada con un palo de madera atravesado en su cuerpo es evidencia de que la criatura fue empalada durante la oleada de agua desatada por el impacto del asteroide.

El huevo de pterosaurio descubierto en Tanis es el único encontrado en América del Norte.

El trabajo que se está realizando en Tanis no solo precisa con detalles asombrosos lo que sucedió el día que golpeó el asteroide, sino que también brinda información sobre un evento que causó una extinción masiva y cómo se desarrolló posteriormente esa extinción. DePalma espera que esto proporcione un marco para pensar sobre la crisis climática hoy.

«El registro fósil nos da una ventana a los detalles de un peligro a escala global y la reacción de la biota de la Tierra ante ese peligro. Nos da una bola de cristal que mira hacia atrás en el tiempo y nos permite aplicarla a la crisis ecológica y ambiental actual. Y eso es sorprendente, pero también un beneficio para nosotros. Porque al estudiar este evento de impacto con mayor detalle, podemos estar mejor preparados para cuidar nuestro mundo en este momento», concluyó.

Fuente: CNN. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario