Una teoría controvertida de hace décadas que sugiere que los efectos cuánticos en el cerebro podrían explicar la conciencia, no sería tan descabellada después de todo.

Crédito: Hal Gatewood.

En la década de 1990, el físico Roger Penrose y el anestesiólogo Stuart Hameroff sugirieron que la conciencia del cerebro se origina de procesos no computables (realizados por «qbits») dentro de las neuronas, y no de procesos computables entre neuronas (la visión convencional). El mecanismo es un proceso cuántico orquestado por estructuras moleculares llamadas microtúbulos —tubos huecos que forman los «esqueletos» de las células vegetales y animales—.

Y estos microtúbulos podrían permitir una ruptura en la estructura del espacio-tiempo que interrumpa la superposición cuántica, el principio fundamental de mecánica cuántica que postula que un sistema físico puede existir en dos estados al mismo tiempo.

La ruptura de las superposiciones permite que exista la conciencia, sugiere la teoría conocida como Reducción Objetiva Orquestada (Orch OR).

Muchos científicos descartaron la idea. Pero la teoría, según New Scientist, ha estado ganando terreno últimamente.

En un experimento reciente, un equipo dirigido por Jack Tuszynski de la Universidad de Alberta en Canadá descubrió que los medicamentos anestésicos permiten que los microtúbulos vuelvan a emitir luz atrapada en un tiempo mucho más corto de lo que se pensaba originalmente.

Los microtúbulos, que se ven en amarillo en esta imagen, son parte del esqueleto de las células animales y vegetales. Crédito: Dr Torsten Wittmann.

Descubrieron que la luz atrapada dentro de una trampa de energía se volvió a emitir después de un misterioso retraso, un proceso que proponen podría ser de origen cuántico. Sin embargo, en presencia de un anestésico, este retraso se acortó considerablemente. En otras palabras, según este tren de pensamiento, el proceso de conciencia puede estar detrás de la demora.

Es demasiado pronto para decir si el experimento realmente podría explicar lo que nos permite ser conscientes, y los compañeros de Tuszynski desconfían comprensiblemente de esos resultados.

«Es interesante», dijo el físico cuántico de la Universidad de Oxford, Vlatko Vedral. «Pero esta conexión con la conciencia es una posibilidad muy remota».

También existe la posibilidad de que las leyes de la física clásica —no cuántica— estén detrás de la extraña demora.

Aún así, los resultados han intrigado a Tuszynski y sus colegas. «No estamos al nivel de interpretar esto fisiológicamente, diciendo “Sí, aquí es donde comienza la conciencia”, pero bien podría ser el caso», dijo.

«Incluso si pudieras afirmar que la división celular se basa de alguna manera en algunos efectos cuánticos, esto sería algo muy importante para la biología», agregó Vedral.

Fuente: New Scientist. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario