Tecnología Avanzada

Sin embargo, el hecho fundamental es que sería físicamente imposible conseguir estos efectos en las pirámides de Gizeh sin el uso de teodolitos o algún otro instrumento similar. La precisión que observamos en ellas no podría haberse logrado de ninguna otra forma. Esto no implica ninguna teoría rocambolesca; estamos lidiando con requisitos ineludibles de la construcción y la topografía del terreno, para los que tiene que existir una respuesta técnica. Y a menos que aceptemos las mediciones ópticas, no nos queda más opción que aceptar la utilización exitosa de algún tipo de magia.

Para empezar, hay un aspecto de la ciencia antigua egipcia que creo que debemos considerar, ya que se refiere a los telescopios, si bien de una forma bastante insospechada. La primera persona que se dio cuenta de ello fue el astrónomo victoriano Sir Norman Lockyer. Él y el profesor alemán Nissen fueron los pioneros en descubrir que los templos antiguos estaban orientados astronómicamente.

Estos descubrimientos, investigados exhaustivamente in situ, son recogidos en el histórico libro de Lockyer: El amanecer de la Astonomía, publicado en 1894. De entre la gran riqueza que suponen las aportaciones de Lockyer, he extraído estas afirmaciones, que sorprenderán a los que no están familiarizados con este tema.

“Este templo de Amon-Ra es, más allá de cualquier duda, la ruina más majestuosa del mundo. En el centro, hay una suerte de avenida de piedra, que ofrece una vista hacia el Noroeste, y este eje tiene más o menos 457 metros de longitud. El objetivo del constructor del gran Templo de Karnak, uno de los edificios más conmovedores concebido o construido por el hombre, era preservar ese eje completamente abierto; y todas las maravillosas salas de columnas y similares, tal y como se pueden ver a un lado y a otro del eje, son meros detalles, el objeto fundamental era que el eje debía estar absolutamente abierto, recto y centrado. Éste estaba dirigido hacia las colinas del lado Oeste del Nilo, donde se hallan las tumbas de los reyes. Desde el pilono externo, la perspectiva Sureste hacia las ruinas muestra la longitud total del templo, y vemos en el extremo de la línea central una puerta a una distancia de casi 548 metros. Ésta pertenecía a otro edificio que se abría hacia el Sureste. Había en realidad dos templos en la misma línea, espalda contra espalda: el principal abierto en la dirección de la puesta del sol del solsticio de verano, y el otro probablemente hacia el amanecer del solsticio de invierno. El gran templo cubre aproximadamente el doble del área que ocupa San Pedro en Roma.

”Algunos de los detalles estructurales son de una naturaleza muy curiosa, mientras que la misma disposición general del templo no es menos extraordinaria. Primero, en relación con el eje del templo. Parece existir una regla general que, desde el pilono de entrada, alarga el edificio a través de varias salas que tienen diferentes tamaños y detalles, hasta que al final se llega al extremo más profundo. El extremo del templo donde se hallan situados los pilonos está abierto, el extremo opuesto está cerrado.

”Desde un extremo al otro, encontramos el eje señalado mediante pequeñas aberturas en los pilonos. Hay diecisiete o dieciocho de estas aberturas, limitando la luz que llega hasta el santuario. Esta construcción ofrece una impresión muy definida de que todas y cada una de las partes del templo fueron realizadas con un propósito determinado; a saber, limitar la luz que entra desde su parte anterior hasta reducirla a un estrecho haz, y conducir éste hasta el otro extremo del templo: hasta el interior del santuario, de forma que una vez el año, cuando el sol se halla en el solsticio, la luz pasa sin interrupción a lo largo de toda la longitud del templo (directamente por el eje central) hasta iluminar finalmente el santuario. La pared del santuario opuesta a la entrada del templo (el lado Este) estaba siempre bloqueada. Por lo tanto, es imposible que el haz de luz pudiera atravesar completamente el edificio.

”La razón era proporcionar un eje abierto por un lado y completamente cerrado por el otro. Es fácil reconocer que esta disposición confirma la idea de un uso astronómico de la construcción sagrada. Lo primero que sabemos es que está dirigido al lugar de la puesta del sol; y si los egipcios deseaban conducir el estrecho rayo de luz que entraba en el templo, debido a su orientación hacia la puesta de sol, habrían ideado el mismo sistema de estrechamiento progresivo, que consideramos como una de las características especiales de este edificio. Esta idea se refuerza si consideramos la construcción de un telescopio astronómico. Aunque los egipcios no sabían nada sobre telescopios (al menos, eso creía este astrónomo), parece que tenían el mismo problema que nosotros resolvemos mediante un ajuste especial de éstos. Querían mantener la luz pura, y conducirla hasta el interior del santuario como nosotros la conducimos hasta el ocular. Para mantener pura la luz que pasa por el ocular de un telescopio moderno, entre el objetivo de cristal y el ocular disponemos una serie de lo que llamamos diafragmas; es decir, unos anillos colocados a lo largo del tubo; los diámetros interiores de éstos son más grandes cuanto más cerca se encuentran del objetivo y más pequeños cuanto más cerca se hallan del ocular; dichos diafragmas deben ser fabricados de forma que la luz del objetivo deba recaer sobre el ocular, sin que el tubo produzca pérdida ni reflejo alguno. Estas aperturas en los pilonos y las paredes separadoras de los templos egipcios actúan exactamente como los diafragmas del telescopio moderno.

Karnak.
A. Dromos de acceso con esfinges
criocéfalas
B. Muralla de Amón
C. Templo de Ramsés III
D. Gran sala hipóstila
E. Obeliscos
F. Uagit (pequeña sala hipóstila)
G. Patio del Imperio Medio
H. Akhmenu
I. Templo de Ptah
J. Lago sagrado
K. Templo de Opet
L. Templo de Jonsu
M. Séptimo pilono
N. Octavo pilono
O. Noveno pilono
P. Décimo pilono
Q. Primer pilono (de Nectánebo I)
R. Segundo pilono
S. Tercer pilono
T. Cuarto pilono

”Entonces ¿cuál era el verdadero uso de estos pilonos y estos diafragmas? Sin duda, era el de mantener toda la luz sobrante fuera del santuario, tan cuidadosamente techado y ensombrecido. Pero ¿por qué debía mantenerse a oscuras el santuario? Estos templos estaban sin duda construidos, entre otras razones, con el propósito de obtener una observación exacta del momento preciso del solsticio. Eran, por tanto, observatorios astronómicos, y éstos son los primeros observatorios conocidos en el mundo.

Karnak.

”Si los consideramos como telescopios horizontales que se usaban para el fin que he sugerido, entendemos enseguida el por qué de tan largo eje, y de la serie de diafragmas que se van estrechando progresivamente, porque cuanto mayor sea la longitud del rayo de luz, mayor es la precisión que se puede obtener. Es evidente también que cuanto más oscuro esté el santuario, más nítida resultará la mancha de luz sobre la pared del fondo, y más fácilmente se puede localizar su posición. Era importante hacerlo en los dos o tres días más cercanos al solsticio, para hacerse una idea del momento exacto en que éste tendría lugar.

”Así pues, nos encontramos con que un fino rayo de luz, que provenía de una estrecha entrada situada a unos 457 metros de distancia de la puerta del Sancta Santorum, alumbraría repentinamente el santuario y permanecería allí durante un par de minutos, antes de seguir su camino. La luz iría in crescendo y disminuyendo, pero todo el proceso no duraría más de un par de minutos aproximadamente, y podría reducirse mediante el empleo de cortinas… Podemos concluir que esto servía a algún propósito útil, y de hecho, los templos solares pueden haber sido indiscutiblemente usados, entre otras cosas, para determinar la longitud exacta del año solar…

”El magnifico relámpago de luz en la puesta del sol, dentro del santuario, mostraría que un nuevo año estaba comenzando…

”Si los egipcios deseaban usar el templo con propósitos ceremoniales, el magnífico rayo de luz arrojado dentro del templo en el momento de la puesta les ofrecería las oportunidades e incluso las sugerencias para hacerlo; por ejemplo, podrían colocar una imagen del dios en el santuario y permitir que la luz recayera sobre ella. Tendríamos así una verdadera manifestación de Ra durante el escaso tiempo en que la blanca corriente de luz la bañara.”

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 24, 2018
17:23
#1 jorge F. Lara Oña:

Eran culturas excepcionales, con dedicación y esmero absolutos por trascender en el tiempo, para ellos la vida iba de la mano del simbolismo de seres, objetos, animales, astros, constelaciones etc. Felicitaciones por acercarnos conocimientos tan hermosos.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario