Después de la muerte de mi madre en 1975, yo estaba explorando su biblioteca y encontré un extraño libro titulado The Kabbalah Unveiled (La Cábala Develada), por S. L. Macgregor Mathers. Publicado por primera vez en Londres en 1887, el trabajo todavía estaba en impresión, conque claramente gozaba de una venta firme. Pretende ser una traducción de ciertas partes de El Zohar, un antiguo trabajo místico judío, y consiste en gran parte en descripciones físicas de una entidad conocida como el Ancestro de los Días.

Israelíes recogiendo maná caído del cielo.

Yo me había encontrado con este título en el bien conocido himno inglés “Inmortal, invisible”, y como una mención breve en el bíblico Libro de Daniel, y vagamente había supuesto que era simplemente otro título de Dios. Pero en el libro de Mathers, había una descripción de algo claramente muy diferente de nuestros presentes conceptos del Omnipotente. El libro estaba en la forma de una serie de conferencias dadas por un cierto Rabino Simon Bar Yochai a un grupo de sus discípulos, en las que él afirmaba estar pasando un cuerpo de antiguo conocimiento secreto que hasta la fecha sólo se había transmitido oralmente. Se decía que esto era la Ley Confidencial o No escrita dada por Dios, como opuesto a la Ley escrita extendida en los libros de Moisés.

     Zóhar (versión bilingüe) (2,0 MiB, 1.312 hits)
    Descripción de archivo: El Libro del Zóhar es una fuente antigua de sabiduría y la base de casi toda la literatura cabalista. A través de los siglos fue el principal, y a menudo, el único libro empleado por los cabalistas, y ahora es accesible al hombre contemporáneo.

El material estaba dividido en tres secciones, conocidas como Book of Concealed Mystery (BoM) (Libro del Misterio Oculto), Greater Holy Assembly (GHA) (Asamblea Santa Mayor), y Lesser Holy Assembly (LHA) (Asamblea Santa Menor). Éstos estaban separados al estilo de la Biblia, con versos numerados para facilitar la referencia.

¿Cuál era este conocimiento secreto? Yo encontré pasajes tales como:

(GHA 37) Así como fuera dicho, “Él se encontraba (es decir, Él podía de alguna manera ser hasta cierto punto reconocido), y no se encontraba”; puesto que Él no puede ser claramente comprendido; pero Él está como fue formado; ninguno hay aún como Él, ya que Él es el Ancestro de los Ancestros.

(38) Pero en su conformación Él es conocido; como también Él es el Eterno de los Eternos, el Ancestro de los Antiguos, el Oculto de los Ocultos; y en Sus símbolos es Él conocible e incognoscible.

(39) Blancos son Sus vestidos, y Su apariencia es la semejanza de una Cara inmensa y terrible.

(40) En el trono de luz encendida está Él sentado, para que Él pueda dirigir sus (llamaradas).

(41) En cuarenta mil mundos superiores el brillo del cráneo de Su cabeza está extendido, y de la luz de este brillo el justo recibirá cuatrocientos mundos en el mundo por venir.

(42) Esto es lo que está escrito, Gen.XXIII. 16: “Cuatrocientos siclos de plata, la moneda corriente con el mercader”.

(43) Dentro de Su cráneo existen diariamente trece mil miríadas de mundos, los cuales cobran existencia a partir de Él, y por Él se mantuvieron.

Me pregunté qué había llevado a mi madre a adquirir este libro, y entonces recordé que cuando era más joven ella había estado brevemente interesada en lo oculto. El trabajo, al parecer, era utilizado comúnmente por los místicos, devotos de religiones excéntricas y gente por el estilo, y deben de haber sido estas personas quienes lo mantuvieron en imprenta durante casi un siglo. Fue extraordinario que yo, un riguroso ingeniero, hubiera tropezado con él.

Al principio me incliné por desechar el libro como algo descabellado y sin sentido, pero ciertos aspectos de él me desconcertaron. ¿Por qué se consideraba que este antiguo “conocimiento secreto” era tan importante? Era claramente una descripción detallada de algún objeto físico —un ídolo, quizás— pero ¿entonces qué del aborrecimiento judío hacia la idolatría? Sobre todo, ¿qué estaba haciendo este material en un trabajo supuestamente religioso?

Estas preguntas persistieron, y no teniendo nada mejor que hacer por el momento, busqué en las fuentes originales: primero, en la Kabbala Denudata de Knorr von Rosenroth que ponía en paralelo los textos en latín y arameo, y luego en arameo original en una edición impresa en Lublin, Polonia, en 1882. Siendo una especie de lingüista, decidí abordar el arameo. No es un idioma muy complicado, una vez que la escritura se ha dominado, y me ayudaba el hecho de que ésa no era obviamente la lengua nativa del autor. Según Gershom Scholem, el mundialmente destacado experto en la Cábala, el Zohar había sido originalmente anotado por Moisés de León, un judío español, aproximadamente en el año 1290. Desde entonces ha estado circulando entre la comunidad judía en manuscritos y en formas impresas. El arameo era el idioma de Babilonia, semejante al hebreo, y se volvió el idioma cotidiano de los judíos después de su cautiverio en esa ciudad, siendo el hebreo reservado para propósitos religiosos así como lo estaba hasta hace poco el latín en la Iglesia católica. El arameo era la lengua nativa de Jesucristo.

A pesar de alguna dificultad lingüística, encontré el Zohar arameo mucho más esclarecedor que las traducciones latinas e inglesas, y despojado del florido lenguaje de Mathers y von Rosenroth se volvió una descripción muy lúcida de un objeto físico. El Ancestro de los Días consistía principalmente de tres “cráneos”, uno exterior que contenía a los otros dos dentro de él, puestos uno sobre el otro. En el medio de este arreglo estaba la “lámpara cardinal” que brillaba con “un resplandor que excedía a todos los resplandores”. Tenía una “barba”, cuyos “vellos” crecían por fuera de una parte de su “cara” y volvían de nuevo a otros lugares; no hay ninguna mención de un cuerpo, pero hay un “brazo derecho fuerte”, seis pies; y entre ellos hay dos testículos, y un pene. Una substancia conocida de forma muy diversa como el “rocío”, el “aceite del gran Dios” y otros términos, corría abajo desde las partes superiores de este objeto, para ser guardada en los” testículos” y finalmente descargada desde el “pene.”

¿Cuál, podemos preguntarnos, era el propósito de toda esta profusión de detalle? ¿Una descripción de la anatomía de Dios? ¡Ciertamente no, pues cuanto el propio Dios se menciona se lo hace bajo el título: El Santo – Bendito sea Él! El Ancestro de los Días se mantiene bien diferenciado en los textos. Descubrimos la función del Ancestro de los Días hacia el fin de la Asamblea Santa Menor (mi traducción):

(LHA 436) En el cráneo del rostro pequeño gotea el rocío de la cabeza blanca, y es contenido en él.

(437) Y este rocío se ve en dos colores; y por él el campo de manzanos santos es alimentado. Y de este rocío ellos muelen el maná de los justos para el mundo por venir. Y por él los muertos son elevados a la vida. Y el maná no parecía ser obtenido de este rocío excepto en un tiempo; el tiempo cuando Israel estaba deambulando en el desierto. Y (entonces) el Ancestro de Todos los alimentó de este lugar. Pero después, no fue encontrado. Como se ha dicho: (Exod. 16:4) “Mirad, voy a hacer que os llueva pan del cielo” Y también (Gen. 27:28) ” Que Dios te dé el rocío del cielo, etc”.

Por fin, nos han dicho finalmente lo que hacía este Ancestro de los Días. No hablaba, o se movía voluntariamente; fue llevado alrededor del desierto y puesto en varios “tronos” que eran “derribados” cuando se hacía el próximo movimiento. Pero ahora nos enteramos de que su función fue la de producir el maná. ¿Podría haber sido algún tipo de máquina?

Según la Biblia, el maná que alimentaba a los israelitas caía del cielo y era recogido por la gente misma. Inmediatamente, yo pensé aquí en varias dificultades prácticas: seguramente el maná se habría mezclado con arena, suciedad, o grava; y ¿cómo podría haber sido respetada la ración de un omer por familia? No hay ninguna satisfactoria explicación moderna del llamado “milagro” del maná; se han sugerido las secreciones del insectos, pero ciertamente los israelitas habrían sido conscientes de esto dado el número de insectos requeridos, y nosotros habríamos leído hoy en día que Dios les envió los insectos, no que el maná vino “del cielo.” En general se supone que el maná era recogido del suelo cada mañana —pero esto nunca se ha indicado explícitamente. La única referencia a la “tierra” es ésta: (Exod. 16:14):

“Y cuando el rocío se evaporó, había sobre la superficie de la tierra una cosa fina, como granos, fina como la escarcha en el suelo.”

En todas las otras menciones del maná que pude encontrar, se dice meramente que las personas han “recogido” sus raciones, y que había una cantidad precisa para cada familia. Esto habría sido muy difícil de hacer cumplir si la gente lo recolectaba de la tierra, ¿y qué de las tempestades de lluvia infrecuentes del área de Sinaí? El maná habría sido estropeado. Los animales salvajes, también, habrían sido atraídos por la permanente comida gratis. La Biblia no hace mención de ninguna de tales dificultades. Cada indicio apunta a que la substancia mágica no era recogida al azar, sino que era distribuida de una manera ordenada. En ese caso, ¿cuál era su fuente?

6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 6 comentarios
Comentarios
Dic 11, 2010
6:51
#1 jasinta:

realmente , interesante. como siempre gracias!!!!

Reply to this commentResponder

Dic 11, 2010
22:52
#2 HORACIO:

excelente articulo..!!! yo no tengo dudas que en diferentes etapas de la civilizacion ,hemos recibido ayuda de seres superiores .,de ahi los grandes saltos en inventos..como hoy lo seria el chip ( supuestamente encontrado este en una nave extraterrestre estrellada ) ..que paradoja realmente que jerusalen ,sea el pueblo elegido por dios.¿? cuando su unico y esperado hijo es jesucristo..se bautiza y crea este el cristianismo ( al margen de que los judios no lo reconocen y siguen esperando a su mesias…muy loco verdad.??? saludos

Reply to this commentResponder

Dic 12, 2010
1:31
#3 Laura Villa:

Les recomiendo el libro “El Mensaje de los Dioses” escrito por Erich Von Däniken. Ahi explica este suceso que al parecer si era una máquina ke alimentaba a los judíos (maná) Les comparto estos videos ..
http://www.youtube.com/watch?v=cxeEMjt9rlk
http://www.youtube.com/watch?v=dWHfRu4QOYc

Reply to this commentResponder

Dic 13, 2010
12:08
#4 HORACIO:

REITERO EXCELENTE TEMATICA….para los que le interese este tema encontre un interesante link ,que de forma muy clara explica aumentando todavia mas detalles de esta supuesta maquina…http://www.antiguosastronautas.com/articulos/Fiebag01.html………..saludos para todos.

Reply to this commentResponder

Dic 18, 2010
15:24

Excelente artículo. Si vemos como el ser humano ha ido a través del tiempo comprendiendo las escrituras antiguas relacionadas al culto de Dios, nos daremos cuenta que las religiones han servido de alguna manera para conservar estos manuscritos y no necesariamente para interpretarlos, pero eso es otra cuestión. Algo sí que me inquieta desde el punto de vista de la investigación y que podríamos incluir en ésta es la pregunta del por qué exactamente esta gente vagaba por el desierto? Esa es otra cuestión que nos deja interrogantes misteriosas, pues razones lógicas desde el punto de vista no religioso parecen no haber, pero que se podrían relacionar con el hecho de la misma máquina y del por qué, supuestamente, seres de otro mundo, dejaron a esta tribu para que pudieran subsistir, y también por qué ese interés de que esta raza sobreviva, qué razones obvias para que esta civilización tan primitiva y equivocada en su andar siga existiendo. Si analizamos cada vez más este asunto, parece que en cierto momento empiezan a desvelarse muchas cosas que generan otros misterios inexplicables

Reply to this commentResponder

Dic 20, 2010
20:36
#6 mvr1981:

Es genial… pienso que en los antiguos textos, se describen visitantes de otros mundos, y por supuesto, sus maquinas. Claro, ellos no sabían que eran, o sea, lo que estaban viendo, así que lo describían como podían, usando analogías.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario