Un nuevo estudio sobre las colisiones de protones podría arrojar luz acerca de la materia primigenia que existió justo después del Big Bang.

A medida que el número de partículas producidas en colisiones de protones (líneas azules) se incrementa,<br /> más quarks extraños pueden ser medidos. (Imagen: ALICE/CERN).

A medida que el número de partículas producidas en colisiones de protones (líneas azules) se incrementa,
más quarks extraños pueden ser medidos. (Imagen: ALICE/CERN).

Científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por su sigla en francés), uno de los mayores organismos de investigación del mundo, han observado eventos inusuales en un tipo muy raro de colisión de protones en el Gran Colisionador de Hadrones.

Los experimentos llevados a cabo recientemente han demostrado que las colisiones de protones pueden producir un gran número de partículas extrañas, siendo la primera vez que se observa este fenómeno en colisiones con algo que no sea núcleos pesados.

El hallazgo, publicado en la revista Nature Physics, podría arrojar luz sobre el llamado caldo primigenio que existió en el universo justo después del Big Bang.

Caldo primigenio

Según la teoría del Big Bang, la más aceptada en la actualidad sobre la formación del universo, unas 1.000 millonésimas de segundos después de la gran explosión no existían partículas elementales, como protones y neutrones. En vez de esto, los componentes básicos de la materia, llamados quark-gluones, estaban en una especie de caldo primigenio y caliente donde podían vagar libremente. Ese caldo es conocido como el plasma de quark-gluones.

El estudio de este plasma permite a los científicos investigar las propiedades de la interacción nuclear fuerte, que es una de las cuatro fundamentales fuerzas conocidas de la naturaleza (junto con la interacción débil, la gravedad y el electromagnetismo).

Expansión del Universo.

Expansión del Universo.

Pero para crear este plasma, los científicos necesitan temperaturas y densidades de energía extremadamente altas. Estas condiciones, que pueden crearse en el Gran Colisionador de Hadrones, permiten que los quark-gluones se liberen. Pero solo en ciertas colisiones se producen «quarks extraños»: durante la colisión de núcleos pesados.

Quarks extraños

Ahora, los investigadores del CERN han demostrado que este fenómeno, por el que se produce un gran número de extrañas partículas que contienen quarks, puede resultar de la colisión de protones, que son mucho más livianos.

La producción de quarks extraños con protones es más fácil que el uso de núcleos pesados, lo que significa que los científicos pueden realizar con más facilidad pruebas en el plasma que existía al comienzo del universo.

«Estamos aprendiendo mucho sobre este estado primigenio de la materia. Ser capaces de aislar los fenómenos del tipo del plasma de los quark-gluones en un sistema más pequeño y más simple, como la colisión entre dos protones, abre una dimensión completamente nueva para el estudio de las propiedades del estado fundamental en el que nuestro universo surgió», declaró en un comunicado Federico Antinori, investigador del CERN.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
May 8, 2017
17:58
#1 fede:

Alguien estudió la posiblidad de que el CERN llegue a crear un agujero negro que se alimente de toda su materia y nos convierta en luz?

Reply to this commentResponder

May 9, 2017
8:31
#2 MLB:

@fede: por lo que yo estudie y lei no se podria formar de esa forma un agujero negro, se necesitaria muchisima mas energia como la implosion de una estrella (sol) que es lo que lo genera y no creo que ellos puedan emular semejante energia

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario