La misma tecnología que ha permitido encontrar antiguas ciudades mayas devoradas por la espesa vegetación, ahora ha redescubierto una ciudad africana que fue ocupada desde el siglo 15 hasta hace 200 años.

lost-african-city

Se trata de uno de varios asentamientos grandes de los setsuana parlantes (una lengua bantú hablada principalmente por los tswana), que poblaron las partes septentrionales de Sudáfrica por generaciones antes del choque con los primeros exploradores europeos a principios del siglo 19. En 1820, todas las ciudades tswana colapsaron bajo una serie de guerras civiles, muchas de las cuales ni siquiera figuran en registros escritos.

Ilustración de un guerrero de la etnia tswana.

Ilustración de un guerrero de la etnia tswana.

Hace cerca de cinco décadas atrás, algunas de las construcciones tswana fueron halladas en los alrededores de las colinas Suikerbosrand, a 60 kilómetros de Johannesburgo, y excavadas por arqueólogos de la Universidad de Witwatersrand. Sin embargo, a nivel del suelo y desde el aire no se podía apreciar la verdadera extensión debido a la jungla que ocultaba gran parte de las ruinas.

Ahora, gracias a los dispositivos LiDAR (Laser Imaging Detection and Ranging), que utilizan luz láser, se ha podido trazar un mapa del paisaje y remover virtualmente la vegetación para visualizar los antiguos edificios y monumentos de una ciudad que provisionalmente ha sido nombrada como SKBR (hasta que el nombre apropiado en setsuana sea adoptado).

lost-city-tswana1

Las ruinas, que se extienden por más de 10 km de largo por 2 km de ancho, incluyen más de 800 viviendas, pequeños caminos, muros y torres bajas de piedra, y montículos artificiales donde se mezclan cenizas de estiércol de ganado, huesos de animales y fragmentos de vasijas.

«El trabajo de campo para comprender el surgimiento, desarrollo y caída de esta ciudad africana tomará varios años», dice el Karim Sadr, profesor de geografía, arqueología y estudios ambientales de la Universidad de Witwatersrand.

lost-city-tswana2

«Idealmente, los descendientes de aquellos que erigieron y habitaron esta ciudad deberían involucrarse en la futura investigación de este sitio. De hecho, algunos de mis estudiantes de postgrado ya han entrado en contacto con representantes de la rama bakwena de los tswana, quienes reclaman partes de la tierras al sur de Johannesburgo. Tenemos la esperanza que estén interesados en colaborar con nuestro proyecto», concluye el profesor.

Fuente: The Conversation.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario