La tumba de un funcionario de la cancillería real durante el reinado de uno de los primeros faraones de la Dinastía VI, fue descubierta por arqueólogos polacos en Saqqara, junto a la pirámide escalonada de Zoser.

Saqqara.

Crédito: pinzino.

Hasta ahora, los investigadores han llegado a la capilla, es decir, la parte de la tumba con relieves sobre el suelo. Los egiptólogos lograron leer en los jeroglíficos tallados en su fachada que la tumba pertenece a un hombre llamado Mehcheczi.

«Por ahora solo hemos develado la fachada de la capilla, el interior está a la espera de la próxima campaña de excavación. Probablemente gracias a un buen trabajo, Mehczeczi pudo contratar un eficiente equipo de artesanos, pues su capilla está decorada con relieves de belleza excepcional», enfatizó el profesor Kamil O. Kuraszkiewicz, jefe de la misión arqueológica polaco-egipcia. «El trabajo se llevó a cabo como parte de la misión del Centro de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia».

La tumba se encuentra en la orilla oriental del llamado Foso Seco, una zanja gigantesca de planta rectangular (aprox. 750 por 600 m) que rodea el complejo de la pirámide escalonada construida hace unos 4.650 años para el faraón Zoser. Hoy en día, este foso está casi completamente cubierto de escombros y arena arrastrada desde el desierto, por lo que es completamente invisible desde la superficie —aunque su contorno se puede ver en algunas fotografías aéreas y de satélite—.

Las sucesivas temporadas de excavaciones revelaron que el «Foso Seco» también se usó varios cientos de años después del reinado de Zoser. Una de las pruebas de ello es este último descubrimiento de la tumba de Mehczeczi. Las inscripciones de la fachada de la capilla muestran que, entre otras cosas, este funcionario fue admitido a los secretos del archivo del faraón.

Decoración de la capilla de la tumba de Mehczeczi. Crédito: Jarosław Dąbrowski/PCMA.

«Se puede suponer que en el caso de este título no se trata tanto de la categoría de documentos sino más bien al acceso a la etapa de su creación. Es posible que tuviera derecho a saber qué documentos se crearon en la cancillería real antes de que fueran publicados. Pero esto es solo una suposición, porque para los tiempos de los que estamos hablando, tenemos poca información», señaló el prof. Kuraszkiewicz.

Mehczeczi también fue el inspector de la propiedad real y el sacerdote de la tumba del rey Teti.

Aunque todavía no ha comenzado el estudio del interior de la capilla y de la tumba, los arqueólogos han obtenido mucha información leyendo la fachada. De hecho, hay inscripciones y relieves que representan al dueño de la tumba.

En la época de Merefnebef

Todo indica que Mehcheczi vivió en la época de Merefnebef, quien era visir en la corte del faraón Userkare. La tumba de Merefnebef está cerca —fue descubierta en 1997 por un equipo dirigido por el prof. Karol Myśliwiec— y es una de las pocas en Saqqara con una policromía exquisitamente conservada.

«Lamentablemente, los colores no han sobrevivido en la fachada de la tumba recién hallada. Pero el relieve en sí revela una mano excepcionalmente hábil —líneas elegantes, modelado sutil— de un artista al menos tan bueno como el mejor de los autores de los relieves de la tumba de Merefnebef», agregó.

Muros en el noroeste de la tumba de Merefnebef.

El prof. Kuraszkiewicz describió que la decoración no estaba terminada en la entrada a la capilla y que son visibles bocetos en tinta negra sobre yeso de cal. Fue sobre su base que los artesanos posteriores harían un bajorrelieve donde se muestran imágenes de animales de sacrificio —vacas, órices y cabras—.

El científico señaló que la roca sobre la que se realizaron las decoraciones es muy frágil y está muy erosionada, por lo que todo el sustrato —incluido el yeso pintado— requirió la intervención inmediata de los conservadores. Esta tarea estuvo a cargo de Zbigniew Godziejewski, jefe del equipo de conservación de la Universidad de Varsovia, quien falleció hace poco.

La decoración no está terminada en la entrada a la capilla, son visibles bocetos en tinta negra sobre yeso de cal. Crédito: Jarosław Dąbrowski/PCMA.

«Por ahora, hemos localizado la capilla. Es casi seguro que es el pozo de entierro en el que yace el propietario, pero lo descubriremos después de explorar la capilla, así como si fue saqueado o no», enfatizó el prof. Kuraszkiewicz.

Cerca de esta tumba hay salas de la Dinastía III (es decir, la época de Zoser) y otras tumbas de la Dinastía VI; es decir, contemporáneas a la de Mehczeczi. «Por lo tanto, el nuevo hallazgo no es una completa sorpresa para nosotros. La calidad de los relieves y el nombre del propietario ciertamente sí lo fueron», señaló el experto.

Fuente: Nauka w Polsce. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario