Cómo proteger a los primeros «bebés CRISPR» suscita un debate ético.

Investigadores en China creen que debemos hacer más para proteger a los niños que han nacido con genomas editados y proponen construir una instalación especial para cuidarlos y estudiarlos.

Qiu Renzong, profesor de filosofía en la Academia China de Ciencias Sociales, y Lei Ruipeng, bioético en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, han escrito una propuesta que explora cómo cuidar a los «bebés CRISPR», o niños que han tenido sus genes editados, informa Nature.

El artículo afirma que podrían haber ocurrido errores durante el proceso de edición de genes. Como tal, los autores creen que los genomas de los niños deben secuenciarse y analizarse regularmente para detectar «anomalías».

Los infantes en cuestión procedían de embriones editados genéticamente en 2018. He Jiankui, el investigador que editó los embriones, fue encarcelado por sus acciones. Sin embargo, está programado para ser liberado en los próximos meses, según la revista.

Si bien los autores de la propuesta dicen que los niños podrían no verse afectados por ningún error en el proceso de edición de genes, creen que el monitoreo regular del genoma podría ser lo mejor para garantizar su seguridad.

«Este es nuestro deseo», dijo Qiu a Nature, refiriéndose a la posibilidad de que los genes de los niños no se vean afectados. Pero, ¿quién podría estar seguro de ello?

Si bien intrigante, su propuesta ha recibido una buena cantidad de rechazo por parte de la comunidad internacional de la salud. Muchos están preocupados por la invasión innecesaria de la privacidad de los niños.

«Las protecciones especiales también podrían traducirse en una vigilancia más intensa», dijo a la revista Eben Kriksey, antropólogo médico del Instituto Alfred Deakin.

Parece probable que a medida que la tecnología de edición de genes se vuelva más sofisticada, eventualmente estará disponible comercialmente, lo que significa que nacerán más niños con edición de genes. Entonces, si bien existen preocupaciones, también hay un argumento convincente para comenzar a comprender los riesgos ahora.

Fuente: Nature. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario