Las conchas de cuerno de carnero son estructuras espirales pequeñas y delicadas que se encuentran comúnmente en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de su ubicuidad, los propietarios originales de estas conchas son animales extremadamente esquivos. De hecho, nunca habíamos tenido imágenes de uno solo en la naturaleza… hasta ahora.

Spirulida.

En la zona del crepúsculo de nuestros océanos, donde apenas llega la luz solar, un vehículo operado por control remoto (ROV) ha logrado la primera secuencia de imágenes de un calamar cuerno de carnero (Spirula spirula), o spirulida, en su hábitat natural.

Este extraño cefalópodo mide apenas unos 7 centímetros de largo, con ocho brazos, dos tentáculos, un par de ojos saltones y una apariencia general de teleñeco.

Una de las características más distintivas de esta especie es su órgano de flotabilidad, una concha interna, con cámaras, endogástricamente enrollada en forma de una espiral plana abierta. Este caparazón interno tiene como función controlar osmóticamente la flotabilidad; las cámaras llenas de gas mantienen a la spirulida en una actitud vertical, cabeza abajo.

¡¿Pero qué es eso?!

Al principio, los investigadores que operaban el ROV del Instituto Oceánico Schmidt no tenían idea de lo que estaban viendo. «¡¿Pero qué es eso?!», se escucha decir a un científico en el video que fue filmado en la Gran Barrera de Coral (noreste Australia), a una profundidad de entre 850 y 860 metros.

Desde entonces, el raro avistamiento ha sido compartido en las redes sociales, confirmándose como la primera secuencia de una spirulida viva en alta mar, el hábitat más grande y menos explorado de nuestro planeta.

Si bien hay muchas especies de aguas profundas nunca antes vistas en sus aguas naturales, este reciente encuentro casual ha emocionado particularmente a los científicos.

El calamar cuerno de carnero rara vez se ve en la naturaleza, y es uno de los cefalópodos más inusuales que existen. Aparte de la sepia, es el único otro molusco conocido que contiene un caparazón con cámara interna para mantenerlo flotando. Sin embargo, a diferencia de la sepia, el esqueleto de este calamar está muy enrollado; moluscos en del género Nautilus también tienen conchas de forma similar, pero van en el exterior del animal.

«Los he estado buscando durante mucho tiempo», dijo el zoólogo Michael Vecchione, que estudia calamares en el Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano. «No tengo ninguna duda de que es una spirulida».

Concha interna de Spirula spirula.

Si bien Vecchione captura regularmente esta especie de las profundidades, a veces alojándola en acuarios, nunca antes había visto imágenes del calamar en su hábitat natural.

Tampoco Neige Pascal, que estudia espirúlidos en la Universidad de Borgoña en Francia, quien piensa que el video es muy excitante.

Cabeza arriba

Además de la rareza de este encuentro, hay un aspecto particularmente sorprendente en las imágenes: la propia posición del animal, con su cabeza y tentáculos flotando verticalmente, y sus aletas apuntando hacia abajo.

«¿Estamos completamente seguros de la orientación del video? Si es así, es un rey de los rebeldes», comentó Pascal.

«Mucha gente está enloquecida porque la cabeza está en lo alto», agregó Vecchione. «La caparazón con su flotabilidad está en el otro extremo del calamar. Entonces pensarías que la cabeza, que es más pesada, estaría colgando».

Estructura de una spirulida.

Cuando se coloca en un acuario, así es como se orienta el calamar. Su cabeza está hacia abajo, por lo que se pensó que la especie tomaba la misma posición en las profundidades del mar.

Sin embargo, según Vecchione, esta suposición plantea un problema. El calamar cuerno de carnero también tiene un órgano generador de luz, llamado fotóforo, ubicado cerca del caparazón flotante. Esto significa que si el animal está con la cabeza hacia abajo, esa luz estaría apuntando hacia arriba, y esto es muy inusual para los animales de aguas profundas.

En la zona de penumbra de nuestros océanos, los depredadores a menudo levantan los ojos con la esperanza de ver la silueta de una posible presa. Por ello, los fotóforos ayudan a disfrazar a la presa en el fondo del mar desdibujando sus siluetas con luz. Si esta luz apunta hacia arriba, este órgano no es tan útil.

Todavía hay mucho que no sabemos sobre la spirulida, incluido cómo se reproduce la especie y dónde pone sus huevos, pero cómo este calamar se orienta en el agua es una de las preguntas más importantes para Vecchione. Si bien no puede estar seguro de si flota con sus tentáculos siempre hacia arriba, piensa que las imágenes son una buena prueba de que el calamar hace esto al menos algunas veces. Necesitaremos más observaciones para resolver este misterio.

Y las curiosidades que rodean al calamar cuerno de carnero no acaban ahí. Cuando la criatura finalmente emprendió la retirada en el video, parece que un poco de tinta se derramó en el agua; Vecchione está bastante seguro de que provino del calamar, una posible táctica de distracción para su escape.

Tinta dejada por el calamar.

«Es interesante porque la spirulida tiene el mecanismo para producir tinta, pero es reducido en esta especie, al igual que en otras especies de aguas profundas», señaló. «Pero esto sugiere que es funcional y lo están usando para la defensa».

Esta puede ser la primera vez que vemos un calamar cuerno de carnero en su hábitat natural, pero también es la primera vez que esta criatura se enfrenta a un ROV.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario