Un investigador que estudiaba un antiguo texto asirio como parte de su doctorado, hizo terrorífico descubrimiento: la figura de un demonio que se creía causaba la epilepsia.

Troels Pank Arboll, investigador de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) se encontraba estudiando tratamientos médicos antiguos plasmados sobre una tablilla cuneiforme, proveniente de Irak y cuya antigüedad se remonta a los 2.700 años de antigüedad. Al analizar su reverso pudo notar una extraña figura en cuya silueta podían dilucidarse cuernos, cola y una lengua en forma de serpiente.

Análisis posteriores indicaron que se trataba de una representación del demonio que los antiguos asirios creían era el responsable de causar la enfermedad de Bennu, que describe los síntomas típicos de la epilepsia. La de la tablilla en cuestión, sería nada más y nada menos que la ilustración más antigua jamás encontrada de un demonio que puede ser asociado con la epilepsia.

«Hemos sabido durante mucho tiempo que los asirios y los babilonios consideraban las enfermedades como fenómenos causados por dioses, demonios o brujería. Y los curanderos eran responsables de expulsar estas fuerzas sobrenaturales con drogas, rituales o encantamientos. Pero esta es la primera vez que hemos logrado conectar una de las muy raras ilustraciones de demonios en los textos médicos con la epilepsia», explica Arbøll en un comunicado.

Detalle de la silueta del demonio.

Según el investigador, encontrar dibujos que ilustren poderes sobrenaturales en tablillas con tratamientos médicos y mágicos es muy raro. Generalmente, en estas se representan figuras utilizadas por los curanderos en sus rituales, sin embargo, en esta ocasión se trata de un demonio.

La enfermedad de Bennu era temida en el antiguo Irak. Los síntomas que los textos antiguos vinculan con esta dolencia eran convulsiones y pérdidas de conciencia o de la cordura, que en algunos casos ocasionaban que los pacientes «lloraran como una cabra».

El texto estudiado por Arboll está escrito sobre arcilla en acadio, una lengua semita extinta, utilizando escritura cuneiforme, donde los signos representan palabras enteras así como sonidos, en un sistema que se asemeja a los jeroglíficos egipcios.

«El texto también dice que el demonio actuaba en nombre del dios lunar Sîn al infligir la epilepsia en una persona. Por lo que los asirios y los babilonios creían que había una conexión entre la luna, la epilepsia y la demencia. En el milenio siguiente, la idea se extendió a otros lugares y culturas, incluyendo la nuestra. Esto se evidencia, por ejemplo, en la utilización de la palabra “lunático”. En resumidas cuentas, la opinión sobre las enfermedades, los diagnósticos y los tratamientos de las civilizaciones más tempranas tuvieron un impacto significante en las posteriores percepciones sobre las enfermedades, incluyendo en la historia reciente», concluye Arbøll.

Fuente: Universidad de Copenhague. Edición: RT.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario