La Vía Láctea está llena de planetas. Ahora los astrónomos han hallado el primer candidato a planeta en otra galaxia.

Galaxia M51. M51-ULS-1b.

La galaxia Remolino (también conocida como Objeto Messier 51, Messier 51A, M51 o NGC 5194 o Galaxia Torbellino) es una clásica galaxia espiral localizada en la constelación Canes Venatici (perro cazador). Es una de las galaxias espirales más conocidas del firmamento.

Desde la primera detección de un exoplaneta en 1992, se han encontrado miles de otros. De hecho, se estima que, solo en la Vía Láctea, habría unos 40 mil millones de mundos. Por lo que es lógico concluir que los planetas deben ser algo igualmente cuantiosos en otras galaxias. Sin embargo, dadas las enormes distancias, detectarlos con nuestra tecnología actual es todo un desafío.

Las otras galaxias están tan lejos que las estrellas, desde nuestra perspectiva, aparecen apiñadas en una pequeña región del espacio. Por lo que los planetas extragalácticos habían eludido a los astrónomos hasta ahora.

Un equipo de investigadores dirigido por Rosanne Di Stefano, del Centro Harvard Smithsonian, en Massachusetts, afirma haber encontrado un candidato a planeta en la galaxia M51, también conocida como Remolino, a 23 millones de años luz, cerca de la constelación de la Osa Mayor. El mundo alienígena, bautizado M51-ULS-1b, es probablemente algo más pequeño que Saturno y orbita un sistema binario a diez veces la distancia Tierra-Sol.

La observación fue posible debido a un conjunto especial de condiciones. El sistema binario anfitrión del planeta consiste en una estrella de neutrones o un agujero negro que está devorando una estrella cercana masiva a un ritmo enorme. La caída de polvo de estrellas libera enormes cantidades de energía, lo que convierte a este sistema en una de las fuentes de rayos X más brillantes de toda la galaxia Remolino. De hecho, su luminosidad de rayos X es aproximadamente un millón de veces más brillante que la salida total del Sol en todas las longitudes de onda.

Imágenes de rayos X

Pero la fuente de estos rayos X —el agujero negro o la estrella de neutrones—, es diminuta. Eso significa que un planeta del tamaño de Saturno que orbita a mil millones de kilómetros de distancia puede eclipsar por completo la fuente de rayos X, si pasa directamente al frente en la línea de visión con la Tierra.

El Observatorio de rayos X Chandra de la NASA detectó ese eclipse casualmente el 20 de septiembre de 2020. La fuente de rayos X se atenuó hasta desaparecer y luego reapareció, todo el tránsito duró aproximadamente 3 horas.

En ese momento, nadie se dio cuenta porque los conjuntos de datos de Chandra no estaban siendo buscados para variaciones tan cortas. Pero cuando Di Stefano y sus colegas miraron, las señales reveladoras se vieron claramente.

Hay varias razones por las que una fuente de rayos X puede atenuarse de esta manera. Uno es la presencia de otra estrella pequeña, como una enana blanca, que eclipsa la fuente de rayos X. El equipo dice que M51-ULS-1b no puede ser una enana blanca u otro tipo de estrella porque el sistema binario es demasiado joven para que un objeto así haya evolucionado cerca.

Otra posible explicación es la variación natural, quizás debido a una interrupción del material que cae en el agujero negro o la estrella de neutrones. Di Stefano y su compañeros dicen que en estos casos, la luminosidad cambia de una manera característica, con frecuencias de luz de mayor energía cambiando más rápidamente que las de menor energía y volviendo a encenderse de una manera diferente.

Pero en esta ocasión, todas las frecuencias de luz se atenuaron y reaparecieron al mismo tiempo, sugiriendo un eclipse. «Es aproximadamente simétrico y tiene una forma típica de tránsitos en los que la fuente y el objeto en tránsito tienen un tamaño comparable», explican.

El primero pero no el último

Ahora que el primer candidato a planeta en otra galaxia ha emergido, Di Stefano y sus colegas piensan que otros podrían ser hallados más rápidamente. El equipo autor del descubrimiento apenas escudriñó una pequeña parte del cielo de los datos de rayos X de Chandra.

«Los archivos contienen datos suficientes para realizar sondeos comparables a las nuestros más de diez veces», dice el equipo. «Por lo tanto, anticipamos el descubrimiento de más de una docena de planetas candidatos extragalácticos adicionales en órbitas amplias», avanzan.

En resumidas cuentas, mientras M51-ULS-1b tal vez sea el primero en ser descubierto en otra galaxia, es poco probable que sea el último.

Fuente: Astronomy.com. Edición: MP/EP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Sep 25, 2020
23:53
#1 HORACIO:

ESTA GENTE SI QUE ESTA AL REVERENDO DOPE……Y APARTE COBRAN UN SUELDO……seria bueno que se anoten para apagar incendios en NUESTRO PLANETA….

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario