La administración provincial y local de Cosenza, en Italia, ha lanzado oficialmente un plan sistemático para la búsqueda del tesoro de Alarico, Rey de los Visigodos, quien saqueó las riquezas de Roma hacia el siglo V. Los arqueólogos italianos se valdrán de las últimas innovaciones tecnológicas para buscar el tesoro que, según la leyenda, fue enterrado junto con Alarico en algún lugar próximo a la confluencia de dos ríos en Cosenza. El propio Adolf Hitler estuvo obsesionado con encontrarlo, pero los nazis nunca pudieron ubicarlo. 

Alarico I, rey de los visigodos entre 395 y 410, perteneciente a la dinastía baltinga, hijo (o nieto paterno) del caudillo visigodo Rocesthes.

Alarico I, rey de los visigodos entre 395 y 410, perteneciente a la dinastía baltinga, hijo (o nieto paterno) del caudillo visigodo Rocesthes.

El saqueo de Roma

Los visigodos asediaron rápidamente Roma a finales de 408. Se terminaron retirando una vez que el Senado romano les hubiese prometido un tributo y Alarico, como regalo de despedida, mandó 300 esclavos jóvenes como regalo al Senado. Sin embargo, el emperador Honorio se negó a pagar el tributo, y el asedio se retomó en 410.

El 24 de agosto de ese año, los esclavos que Alarico había regalado al Senado asaltaron a la guardia y abrieron la Puerta Salaria para que por ahí se precipitasen los visigodos en la ciudad. Los visigodos saquearon la ciudad durante tres días, si bien las fuentes confirman que el saqueo no fue particularmente violento, y apenas si hubo asesinatos o violaciones. En cualquier caso, el saqueo tuvo un profundo efecto psicológico sobre la ciudad y todo el Imperio Romano, puesto que fue la primera vez desde la invasión gala que la Ciudad Eterna había sido saqueada en 800 años. Este suceso puso fin al mito de la inexpugnabilibad de Roma y generó una gran controversia cuando los paganos culparon de tal desastre al abandono de la antigua religión romana tradicional en favor del cristianismo.

El saqueo Roma por Sylvestre, «Le Sac de Rome», 1890.

El saqueo Roma por Sylvestre, «Le Sac de Rome», 1890.

Se dice que Alarico dejó la ciudad llevándose consigo carros cargados con 2 toneladas de oro, 30 toneladas de plata, 400 túnicas de seda, y 3.000 libras de pimienta. Luego del exitoso saqueo, el rey visigodo tenía como próximos objetivos Sicilia y más tarde África, pero la muerte lo sorprendió ese mismo año.

La muerte de Alarico

No existe certeza por parte de los historiadores sobre qué provocó la muerte de Alarico, pero se asume que falleció de una enfermedad o bien en batalla durante algún ataque fugaz.

De acuerdo al historiador romano Jordanes, quien escribió sobre los godos en el siglo VI, Alarico fue sepultado junto con los tesoros saqueados en una tumba cerca de la confluencia de los ríos Busento y Cratis.

«Alterando el curso del río Busentus, cerca de la ciudad de Cosentia, llevaron a una banda de cautivos al medio del lecho y los hicieron cavar la sepultura», escribe Jordanes en su libro De Origine Actibusque Getarum (‘El Origen y Actos de los Godos’). «En las profundidades del foso ellos enterraron a Alarico, junto con sus muchos tesoros, luego encauzaron nuevamente el río en su canal. Y para que nunca nadie sepa del lugar, dieron muerte a los excavadores».

Alarico siendo enterrado, obra de 1895 por Heinrich Leutemann.

Alarico siendo enterrado, obra de 1895 por Heinrich Leutemann.

La búsqueda del tesoro

A mediados del siglo XVIII, un gran proyecto tuvo lugar para encontrar y desenterrar los restos de Alarico y sus riquezas, pero fue totalmente infructuoso. A principios del siglo siguiente, el escritor y viajero Alejandro Dumas visitó Cosenza luego de un terremoto que drenó el río Busento. Dumas reportó que numerosas personas comenzaron a excavar fervientemente en búsqueda del tesoro, pero, de nuevo, nadie pudo hallarlo.

En el siglo XX, la leyenda del tesoro atrajo la atención de Adolf Hitler y Heinrich Himmler. Los nazis iniciaron una extensiva búsqueda del tesoro escondido pero terminaron con las manos vacías.

Según informa The Telegraph, ahora la búsqueda ha comenzado de nuevo, esta vez con el apoyo incondicional de las autoridades de Cosenza.

«Las pistas que nos proporcionan las fuentes históricas confirman que el tesoro de Alarico está enterrado en Cosenza», dijo Mario Occhiuto, alcalde de la ciudad. «El tesoro consiste en cerca de 10 carros llenos de oro y plata, además de artefactos valiosos y sagrados».

La ciudad de Cosenza ha comisionado a un equipo de arqueólogos la búsqueda con la esperanza de hallar el gran botín obtenido por los visigodos, y así atraer hordas de turistas al lugar.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario