Hasta ahora se creía que se trataba de un hombre y una mujer, pero una nueva investigación ha revelado que los «amantes de Módena» —dos esqueletos de 1.600 años de antigüedad con sus manos entrelazadas dentro de una tumba en común— son en realidad dos hombres. ¿Primos, compañeros de batalla, o amantes?

Hay pocos ejemplos conocidos en el mundo antiguo de esqueletos sepultados tomados de la mano, y la mayoría de ellos son producto del amor entre un hombre y mujer. Pero al parecer los hallados en Módena, Italia, no siguen esa regla.

Desenterrados en un ancestral cementerio en 2009, los esqueletos atrajeron la atención de los medios por su pose romántica de ultratumba, algo que les ganó su apodo. Pero los arqueólogos que los encontraron no pudieron determinar en aquel momento los sexos de los amantes debido a la paupérrima condición de las osamentas.

Ahora, un equipo de científicos ha analizado el esmalte de los dientes de los esqueletos y han identificado a ambos como hombres, según reportaron en la revista Scientific Reports.

Los resultados arrojaron como resultado que los dientes de ambos esqueletos poseían una proteína llamada amelogenina isoforma Y, la cual esta presente solo en el esmalte de los hombres.

«Sugerimos que los “Amantes de Módena” representan una expresión voluntaria de compromiso entre dos individuos», escriben los investigadores, agregando que desconocen si el compromiso era romántico o no.

Amigos de guerra

En el mismo cementerio donde se encontraron los hombres tomados de la mano, los arqueólogos desenterraron 11 esqueletos, algunos con heridas que indican que pelearon en batalla.

«Los dos “amantes” podrían haber sido camaradas o amigos que murieron juntos en batalla y, por ende, fueron sepultados en la misma tumba», especulan los investigadores. «Alternativamente, pudieron tener algún parentesco, posiblemente primos o hermanos dada sus edades similares, que compartieron la misma tumba debido a este lazo familiar».

«A pesar que no se puede excluir que estos dos individuos fueran de hecho amantes, es poco probable que la gente que los enterró decidiera mostrar dicho lazo al posicionar sus cuerpos con las manos tomadas entre sí. En esa época, mucha de la gente en la región se había convertido al Cristianismo y las autoridades tenían una visión negativa de las relaciones del mismo sexo, yendo al punto de hacer leyes en contra de eso», señalan.

Imperio en decadencia

En los tiempos que vivieron estos hombres, el Imperio romano estaba dividido en dos, con Módena controlada por el Imperio romano de Occidente —que se estaba derrumbando bajo el peso de los llamados ataques bárbaros y problemas domésticos—. Gradualmente perdió territorio y poder ante grupos invasores como los vándalos y los hunos, colapsando completamente para el 476 d.C.

Y, aunque como se mencionó líneas arriba, el área había desarrollado una visión negativa de las relaciones homosexuales, hay reportes de que algunos de los emperadores romanos previos habían celebrado este tipo de relaciones abiertamente. Por ejemplo, el emperador Adriano (que reinó del 117 al 138 d.C.) dio a conocer el afecto que tenía por su amante Antínoo, dedicando juegos y santuarios en su honor.

El equipo de investigadores fue liderado por Federico Lugli, del Departamento de Patrimonio Cultural de la Universidad de Bolonia; Giulia Di Rocco, investigadora del Departamento de Ciencias Químicas y Geológicas de la Universidad de Módena y Reggio Emilia.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario