El clima extremo en Alaska, que ha traído temperaturas récord y lluvias torrenciales, ha llevado a las autoridades en el norte de los EE.UU. a advertir sobre un «Hielomagedón» —mezclando la palabra «hielo» con «Armagedón», el término bíblico para describir el catastrófico final de los tiempos—.

Crédito: Tim Martin.

Enormes capas de hielo bloquean carreteras y ahogan el tráfico en Fairbanks, la segunda ciudad más grande de Alaska, informó el departamento de transporte del estado, que ha acuñado el antedicho neologismo para describir el frío impasse.

«Estamos experimentando una serie de tormentas invernales sin precedentes», tuiteó la institución.

Los científicos dicen que la quema incontrolada de combustibles fósiles y otras actividades humanas está cambiando el clima, haciéndolo más impredecible y propenso a cambios bruscos.

Rick Thoman, un especialista en clima de la Universidad de Alaska, Fairbanks, calificó las condiciones de los últimos días como «muy inusuales».

Horas después de que los termómetros en la isla Kodiak en el sur alcanzaran los 19,4 grados Celsius (67 Fahrenheit), la temperatura más cálida jamás registrada en Alaska en diciembre, el interior del estado vio caer 25 milímetros (una pulgada) de lluvia en solo unas pocas horas, un aguacero sin precedentes en décadas.

Luego, cuando las temperaturas volvieron a caer, todo se congeló.

La tormenta fue causada por el mismo sistema meteorológico que trajo las altas temperaturas, transportando aire cálido y húmedo desde Hawái al gélido y lejano norte.

«Este tipo de cosas, un alto contenido de humedad récord, un aire caliente récord, es exactamente lo que esperamos, por supuesto, en nuestro clima cálido».

El clima inestable también causó estragos en los vuelos en el Aeropuerto Internacional Sea-Tac en Seattle, con cientos de vuelos cancelados o retrasados ​​esta semana.

Asimismo, en California la nieve y la lluvia persistente continúan causando inconvenientes, con inundaciones localizadas que obligan a evacuaciones en áreas alrededor de Los Ángeles. En el norte del estado, el imán turístico del lago Tahoe —donde los incendios forestales hace unos meses provocaron la huida de los residentes— ha sido sepultado por una fuerte nevada, dejando a algunas personas aisladas.

Más de cinco metros de nieve han caído en partes de la cordillera de Sierra Nevada este mes, un récord histórico, según el Laboratorio de Nieve Central Sierra Nevada de la Universidad de California en Berkeley.

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario