Los huesos de una cazadora-recolectora adolescente, que murió hace más de 7.000 años en la isla indonesia de Sulawesi (Célebes), cuentan la historia de un grupo de humanos previamente desconocido.

La cueva en la que se encontró este esqueleto se destinó al desarrolló de un parque acuático. Crédito: Universidad de Hasanuddin.

Este linaje humano nunca se ha encontrado en ningún otro lugar del mundo, según una nueva investigación publicada este miércoles en la revista Nature.

«Hemos descubierto el primer ADN humano antiguo en la región de la isla entre Asia y Australia, conocida como “Wallacea”, que proporciona una nueva perspectiva de la diversidad genética y la historia de la población de los primeros humanos modernos en esta parte del mundo poco entendida», comenta el coautor del estudio Adam Brumm, profesor de arqueología en el Centro Australiano de Investigación para la Evolución Humana de la Universidad Griffith.

Los primeros humanos modernos usaron las islas Wallacea —principalmente islas indonesias que incluyen Sulawesi, Lombok y Flores— cuando cruzaron de Eurasia al continente australiano hace más de 50.000 años, creen los investigadores. Sin embargo, se desconoce la ruta exacta o cómo navegaron por este cruce.

Sulawesi.

Leang Panninge se encuentra en la parte sur de Sulawesi. Hace miles de años, muchas de las islas actuales estaban conectadas por tierra. Crédito: Kim Newman.

«Debieron haberlo hecho utilizando embarcaciones relativamente sofisticadas de algún tipo, ya que no había puentes terrestres entre las islas, incluso durante los picos glaciares de la última edad de hielo, cuando los niveles globales del mar eran hasta 140 metros (459 pies) más bajos que lo son hoy», explicó Brumm.

Herramientas y pinturas rupestres han sugerido que los humanos vivían en estas islas hace 47.000 años, pero el registro fósil es escaso y el ADN antiguo se degrada más rápidamente en el clima tropical.

Cultura Toaleana

Sin embargo, los investigadores descubrieron el esqueleto de una mujer de entre 17 y 18 años en Sulawesi en 2015, a quien apodaron Bessé. Sus restos fueron enterrados en la cueva —parte de un sitio arqueológico llamado Leang Panninge— hace 7.200 años. Ella era parte de la cultura toaleana.

El cráneo fue encontrado aplastado, pero los arqueólogos sospechan que esto sucedió después de la muerte de Bessé. Crédito: Universidad de Hasanuddin.

«Toaleanos es el nombre que los arqueólogos han dado a una cultura un tanto enigmática de cazadores-recolectores prehistóricos, que vivieron en las llanuras y montañas boscosas del sur de Sulawesi desde hace unos 8.000 años, hasta aproximadamente el siglo V d.C.», señaló Brumm. «Hicieron herramientas de piedra muy distintivas (incluidas puntas de flecha diminutas y bien elaboradas conocidas como puntas Maros) que no se encuentran en ningún otro lugar de la isla o de Indonesia».

La joven cazadora-recolectora es el primer esqueleto en gran parte completo y bien conservado asociado con esta cultura.

Se cree que las puntas de flecha Maros son típicas de la cultura toaleana. Crédito: Shahna Britton y Andrew Thomson.

La autora principal del estudio, Selina Carlhoff, pudo recuperar ADN del hueso petroso en forma de cuña en la base del cráneo.

«Fue un gran desafío, ya que los restos habían sido fuertemente degradados por el clima tropical», dijo Carlhoff, estudiante de doctorado en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania, en un comunicado.

Secretos escondidos en el ADN

El trabajo para recuperar la información genética fue difícil pero valió la pena.

El ADN de la joven mostró que descendía de la primera ola de humanos modernos que ingresó a Wallacea hace 50.000 años. Esto fue parte de la colonización inicial de la «Gran Australia», o la masa continental combinada de la era de hielo de Australia y Nueva Guinea. Estos son los antepasados de los indígenas australianos y papúes actuales.

La posición de los huesos de Bessé, como su pelvis y un pie (a la derecha de la foto), sugiere que fue enterrada en posición fetal. Crédito: Universidad de Hasanuddin.

Y resulta que el genoma más antiguo rastreado hasta las islas Wallacea reveló algo más: humanos antiguos previamente desconocidos.

«También comparte ascendencia con un grupo separado y distinto de Asia que probablemente llegó después de la colonización de la Gran Australia, porque los australianos indígenas modernos y los papúes no comparten ascendencia con este grupo», dijo Brumm.

La excavación en la cueva llevó meses. Crédito: Equipo de investigación de Leang Panninge.

«Anteriormente, se pensaba que la primera vez que las personas con genes asiáticos entraron en Wallacea fue hace unos 3500 años, cuando los agricultores de habla austronesia del Neolítico Taiwán atravesaron Filipinas y llegaron a Indonesia», agregó.

«Esto sugiere que podría haber habido un grupo distinto de humanos modernos en esta región del que realmente no teníamos idea hasta ahora, ya que los sitios arqueológicos son muy escasos en Wallacea y los restos de esqueletos antiguos son raros».

Los otros

El genoma analizado incluía otro rastro de un enigmático y extinto grupo de humanos: los denisovanos. El puñado de fósiles que indican que estos primeros humanos existieron son en gran parte de Siberia y el Tíbet.

«El hecho de que sus genes se encuentren en los cazadores-recolectores de Leang Panninge apoya nuestra hipótesis anterior de que los denisovanos ocupaban un área geográfica mucho más grande de lo que se entendía anteriormente», dijo el coautor del estudio Johannes Krause, profesor de arqueogenética en el Instituto Max Planck de Antropología evolutiva en Leipzig, Alemania.

La entrada de Leang Panninge, o «Cueva de los murciélagos». Crédito: equipo de investigación de Leang Panninge.

Pero cuando se comparó su ADN con el de otros cazadores-recolectores que vivían al oeste de Wallacea al mismo tiempo, su ADN no contenía ningún rastro del ADN denisovano.

«La distribución geográfica de los denisovanos y los humanos modernos puede haberse superpuesto en la región de Wallacea. Bien puede ser el lugar clave donde el pueblo denisova y los ancestros de los indígenas australianos y papúes se cruzaron», especuló el coautor del estudio Cosimo Posth, profesor de la Universidad de El Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente de Tubinga en Frankfurt.

Los investigadores no saben qué pasó con la cultura toaleana, y este último descubrimiento es una pieza del rompecabezas mientras intentan comprender la antigua historia genética de los humanos en el sudeste asiático. Brumm espera que se pueda recuperar ADN más antiguo del pueblo toaleano para «revelar su diversidad y su historia ancestral más amplia».

Fuente: CNN/ABC. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 26, 2021
2:00
#1 HORACIO:

SUPER INTERESANTE…pero que poco y nada sabemos de nuestros antepasados……

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario