La mancha solar luce como la mismísima entrada al infierno.

Mancha solar.

El observatorio solar más grande del mundo, el Telescopio Solar Daniel K. Inouye de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) de EE.UU., acaba de publicar su primera imagen de una mancha solar.

Y aunque el telescopio aún se encuentra en las fases finales de desarrollo, la imagen es una indicación de cómo su óptica avanzada y espejo primario de cuatro metros brindarán a los científicos la mejor vista del Sol desde la Tierra durante el próximo ciclo solar.

Tomada a principios de año y recién publicada esta semana, la imagen no es de la misma mancha solar a simple vista que se ve actualmente en el Sol y marca su nuevo periodo de actividad. La mancha solar acompaña a un nuevo artículo del Dr. Thomas Rimmele y su equipo.

Rimmele es el director asociado del Observatorio Solar Nacional (NSO) de la NSF, la organización responsable de la construcción y operación del Inouye. El documento es el primero de una serie de artículos relacionados con el nuevo telescopio que aparecen en la revista Solar Physics, donde se detalla la óptica, los sistemas mecánicos, los instrumentos, los futuros planes operativos y objetivos científicos.

Inouye.

Telescopio solar Inouye de la Fundación Nacional de Ciencias. Crédito: NSF / NSO / AURA.

«La imagen de la mancha solar alcanza una resolución espacial aproximadamente 2,5 veces más alta que nunca, mostrando estructuras magnéticas tan pequeñas como 20 kilómetros en la superficie del Sol», precisó Rimmele.

La imagen revela detalles sorprendentes de la estructura de la mancha solar como se ve en la superficie del Sol. La apariencia rayada del gas caliente y frío que sale del centro más oscuro, es el resultado de una convergencia de campos magnéticos intensos y gases calientes que hierven desde abajo.

La concentración de campos magnéticos en esta región oscura evita que el calor del Sol llegue a la superficie. Aunque el área oscura de la mancha solar es más fría que el área circundante del astro, todavía hace mucho calor con una temperatura de más de 7500 grados Fahrenheit.

La mancha solar capturada por Inouye mide aproximadamente 10,000 millas de ancho. Eso es solo una pequeña parte del Sol, empero, es lo suficientemente grande como para que la Tierra pueda caber cómodamente en su interior.

Nuevo ciclo

Las manchas solares son la representación más visible de la actividad solar. Los científicos saben que cuantas más manchas solares son visibles en el Sol, más activo está.

El Sol alcanzó el mínimo solar, el tiempo de menor cantidad de manchas solares durante su ciclo solar de 11 años, en diciembre de 2019. La mancha solar fotografiada fue una de las primeras del nuevo ciclo solar. El máximo solar para el ciclo actual se prevé para mediados de 2025.

«Con este ciclo solar recién comenzando, también entramos en la era del Telescopio Solar Inouye», dice el Dr. Matt Mountain, presidente de la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía (AURA), la organización que administra NSO y el telescopio. «Ahora podemos apuntar al Sol con el telescopio solar más avanzado del mundo para capturar y compartir imágenes increíblemente detalladas y agregar a nuestros conocimientos científicos sobre la actividad del astro rey».

Nueva herramienta

Las manchas solares, las erupciones solares asociadas y las eyecciones de masa coronal causan muchos eventos meteorológicos espaciales, que con frecuencia impactan a la Tierra, como consecuencia de vivir dentro de la atmósfera extendida de una estrella. Estos eventos afectan la vida tecnológica en nuestro planeta.

Los campos magnéticos asociados con las tormentas solares pueden afectar las redes eléctricas, las comunicaciones, la navegación GPS, los viajes aéreos, los satélites y los seres humanos que viven en el espacio.

Es por todo esto que el Telescopio Solar Inouye, ubicado en en la isla de Maui en Hawái, está preparado para agregar capacidades importantes al complemento de herramientas optimizadas para estudiar la actividad solar, particularmente los campos magnéticos.

Su construcción comenzó en 2013 y está programada para completarse en 2021.

«Si bien el inicio de las operaciones del telescopio se ha retrasado ligeramente debido a los impactos de la pandemia global COVID-19, esta imagen representa una vista previa de las capacidades sin precedentes con que la instalación contribuirá a nuestra comprensión del Sol», concluye el Dr. David Boboltz, director del programa de NSF para el Telescopio Solar Inouye.

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario