La vida silvestre está proliferando en abundancia en el área prohibida por el accidente nuclear de Chernóbil de 1986, según un nuevo estudio con cámaras que empleó vísceras de pescado como cebo.

Una nutria fotografiada durante la reciente investigación.

Investigadores de la Universidad de Georgia avistaron diez especies de mamíferos y cinco de aves durante su estudio de caza fotográfica de un mes.

«Estos animales fueron fotografiados mientras recogían los cadáveres de peces ubicados en la costa de los ríos y canales en el CEZ (la Zona de Exclusión)», dijo James Beasley, profesor de Ecología y autor del estudio. «Habíamos visto evidencia de una diversidad de vida silvestre en el CEZ a través de nuestra investigación anterior, pero esta es la primera vez que vemos águilas de cola blanca, visón americano y nutria de río en nuestras cámaras».

Beasley se refiere a un estudio de 2015 que proporcionó la primera evidencia de que la vida silvestre, incluidos los lobos grises, existe en abundancia en esta zona ecológica de aproximadamente 1.500 kilómetros cuadrados que los humanos abandonaron después del accidente nuclear de 1986.

Ante la ausencia de humanos en la zona debido a los aún elevados niveles de radiación, la vida silvestre se ha abierto camino en la Zona de Exclusión.

Los nuevos resultados, publicados en la revista Food Webs, proporcionan evidencia de que los recursos de nutrientes acuáticos pueden fluir a paisajes terrestres y estar disponibles para la vida silvestre terrestre y semiacuática, como la nutria y el visón.

El investigador principal, Peter Schlichting, dijo en un comunicado que los estudios anteriores informaron que la actividad de captación de desechos puede conectar varias redes alimenticias, pero los científicos no entienden completamente cómo ocurre esto.

En el estudio actual, se colocaron víceras de peces al borde de las aguas abiertas en el río Pripyat y en canales de irrigación cercanos, imitando la actividad natural que se produce cuando las corrientes transportan canales de peces muertos a la costa, según Schlichting, ahora asociado de investigación postdoctoral en la Universidad Estatal de Arizona.

Los resultados muestran que el 98 % de los cadáveres de peces fueron consumidos en una semana por una multitud de carroñeros.

«Esta es una alta tasa de recolección, y dado que todas nuestras fueron consumidas por especies terrestres o semi-acuáticas, verifica que el movimiento de los recursos nutricionales entre los ecosistemas acuáticos y terrestres ocurre con más frecuencia de lo que se reconoce a menudo», concluyó Beasley.

Fuente: Universidad de Georgia. Edición: EP.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Feb 4, 2019
21:47
#1 HORACIO:

ESE CAT FISH TOLERA GRANDES CANTIDADES DE TOXICOS INCLUSO MERCURIO SIN APARENTEMENTE CONSECUENCIAS PARA SU SALUD…..PERO SI AL HUMANO DE CONSUMIRLO.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario