El mito egipcio detrás del cómic y la nueva serie de Marvel.

En la serie disponible en Disney+ aparece como una criatura alta, medio momificada, con un pico de esqueleto en forma de gancho que flota sobre una capa. En el segundo episodio, se nos da un nombre: Jonsu, el dios egipcio de la luna.

Moon Knight —al igual que el cómic— se basa en la mitología y la iconografía egipcia, nombrando a muchos de sus personajes en honor a las antiguas deidades de la tierra de los faraones. En el origen del héroe de Marvel, se cuenta que Marc Spector fue revivido en el desierto gracias a Jonsu, quien lo toma como su nuevo conducto o avatar en este mundo para servir como protector nocturno.

Esa historia de origen no está muy lejos de aquellas de la mitología egipcia, donde el dios de la luna es un protector, creador y destructor. Asimismo, hay varios lados diferentes de la deidad, lo que hace que la elección de un protagonista con trastorno de identidad disociativo también esté algo en consonancia con su homónimo divino.

¿Quién es Jonsu en la mitología egipcia?

En la era anterior al Imperio Nuevo, muchos textos del antiguo Egipto (e.g., los Textos de las Pirámides y los Textos de los Sarcófagos) describían a Jonsu como un dios muy feroz y peligroso que tenía un apetito insaciable de sangre. Según el «himno caníbal», a menudo se confabulaba con los reyes egipcios muertos para capturar y alimentarse de muchos dioses egipcios. Al hacerlo, los reyes absorberían la fuerza de los dioses.

Tal era su naturaleza lasciva y malévola que los Textos de los Sarcófagos lo describían como: «Jonsu que vive de los corazones», «Jonsu el caníbal» o «Jonsu el sanguinario».

Posterior a esa era, en cambio, sus atributos dieron un giro de 180 grados; el dios ya no se asociaba con actividades maliciosas, sino que Egipto lo veía como una deidad muy benévola —hasta el punto de ser reverenciado como el «Dios más grande de los grandes dioses».

Los egipcios del Imperio Nuevo creían que Jonsu era el hijo divino del dios creador Amón y la diosa madre Mut. Además, se creía que era el primer y mejor hijo de Amón (Khonsu pa-khered, ‘Jonsu el niño’). Por ejemplo, su rasgo más común, su coleta lateral, simbolizaba su lado juvenil.

Junto con sus padres, Jonsu formó la famosa Tríada Tebana, cuyos templos se encontraban por toda la ciudad de Tebas. Sin embargo, en Kom Ombo, fue visto como el hijo de la diosa del cielo Hathor y el dios cocodrilo Sobek. Los habitantes de Edfu lo vieron como el hijo de Osiris.

¿Qué significa su nombre?

Como encarnación de la luz de la luna creciente, el nombre de Jonsu a menudo evoca el significado de ‘El que Atraviesa’, ‘El Viajero’, vinculándolo a su aspecto de deidad lunar y celeste —aquella que recorre el cielo en la noche— presente ya en los Textos de las Pirámides.

La Tríada Tebana representada en Medinet Habu: Amón-Ra, Mut y Jonsu.

Su nombre también se ha asociado con la realeza. En opinión de algunos autores, el nombre de Jonsu deriva de las palabras placenta ( j ) y rey (nsu) dando como resultado ‘La Placenta Real’, aquella que envolvía al monarca en el seno materno y que recibía culto como objeto lunar ya que teológicamente se entendía que el soberano se identificaba con el sol y la placenta se asimilaba a la luna. Guardaba relación con el gemelo del rey que, según el pensamiento egipcio, no había sido llevado a término y que en el momento del nacimiento iba directamente al Más Allá.

Según el mito, Jonsu se transformó en la Gran Serpiente en los albores de los tiempos y fertilizó el Huevo Cósmico.

La gente de Tebas lo llamó Khonsu nefer Hotep o el ‘Defensor o Señor de Ma'at’. En el antiguo Egipto, Maat era la diosa de la ley, la justicia y el orden. Por lo tanto, el papel de Jonsu en el panteón era defender a los justos y veraces en la tierra.

La Luna y el tiempo

Jonsu era el dios lunar y del tiempo. Se creía que él era el responsable de hacer brillar la luna —iluminando la vida nocturna de los egipcios—. Tiene la capacidad de manipular el tiempo e incluso agregar nuevos días al año.

De acuerdo al mito, después de que a la antigua diosa egipcia Nut (diosa del cielo y protectora de Egipto) se le prohibiera dar a luz en cualquier día del año (que en ese entonces solo constaba de 360 días), Thot (el dios de la sabiduría) decidió interceder y retar a Jonsu en un partido de ajedrez con piedras lunares blancas y negras. En cada partida ganada por Thot, Jonsu tuvo que ceder un poco de luz de la luna —que en ese entonces brillaba tanto como el sol—, hasta que esa luz se unió para formar 5 días adicionales que Jonsu tuvo que poner al final del calendario. De esta manera, Nut pudo dar a luz a Osiris, Isis, Seth, Neftis y Horus, uno en cada uno de los días epagógenos.

«Tiene la capacidad de manipular el tiempo e incluso agregar nuevos días al año». Crédito: mizuriau/Instagram.

Por la pérdida de aquellos pedazos de luz, la luna no pudo brillar tanto como antes y por eso va recuperando poco a poco su brillo para después empezar a menguar y empezar de nuevo.

Como dios de la luna, Jonsu también estaba vinculado a la fertilidad porque los antiguos egipcios —como muchas otras civilizaciones antiguas— creían que la luna simbolizaba los ciclos menstruales. Como tal, fue reverenciado como la deidad que ayudaba no solo al ganado a crecer fuerte y saludable, sino también a las plantas y las flores.

Además de ser el dios del amor y la fertilidad, era el encargado de proteger a las personas. Se creía que vigilaba a las personas que viajaban de noche. Era una de las deidades a las que recurrían los habitantes del Nilo para protegerlos de las criaturas salvajes durante la noche. Tenía dominio completo sobre todas las criaturas infames en la tierra, en el mar y en el cielo.

Finalmente, Jonsu fue visto como una de las deidades con habilidades curativas extremas. Muchas veces, los reyes de Egipto le ofrecieron sacrificios cuando la tierra sufría de enfermedades. Se creía que podía soplar aire fresco por toda la tierra, sanando a las personas enfermas o abatidas. Este rasgo suyo significaba que a menudo se le asociaba con Shu, el dios del aire y la humedad.

Su aspecto y símbolos

Jonsu se mostró predominantemente como un hombre momificado con los brazos cruzados. Como resultado, el color de su piel era verde.

Otros rasgos suyos muy importantes eran su mechón de pelo al costado y el collar en forma de media luna que llevaba alrededor del cuello.

Jonsu / Khonshu.

Jonsu (antiguo egipcio: ḫnsw; también transcrito como Chonsu, Khensu, Khons, Chons o Khonshu).

Cuando no se le representa con cabeza de hombre, se le representa con cabeza de águila o de halcón. Su tocado a menudo está hecho de un disco lunar y una luna creciente.

En algunos casos, se le puede ver sosteniendo un bastón real con los símbolos Djed y Uas, símbolos del antiguo Egipto de estabilidad y poder, respectivamente. Asimismo, la vasija y el mayal que sostenía en sus manos representaban protección y poder (es decir, gobierno).

Referencias:

Por MysteryPlanet.com.ar

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario