Un estudio de científicos de la Universidad de Adelaida, en Australia, concluyó que las poblaciones de cefalópodos en el mundo, entre los que se encuentran los calamares, los pulpos y las sepias, entre los más conocidos, están aumentando radicalmente sus poblaciones y pueden comenzar a ser una amenaza en las cadenas alimentarias marinas.

cefalopodos

El estudio publicado esta semana en la revista científica Current Biology, revela que desde 1950 a la fecha, las poblaciones mundiales de cefalópodos están creciendo cada vez más aceleradamente, lo que en principio podría atribuirse al calentamiento global, aunque de manera concreta los especialistas desconocen el origen del fenómeno.

La autora principal del trabajo publicado, Zoe Doubleday, afirma que los cefalópodos podrían estarse aprovechando de las ventajas que para ellos supone el cambio ambiental marino, en tanto poseen una biología de rápido crecimiento, velocidad de desarrollo y corta expectativa de vida «que les permite adaptarse a las condiciones ambientales más rápidamente que otras especies marinas», según un comunicado publicado por la Universidad de Adelaida.

Un estudio específico se convierte en general

Los científicos australianos analizaban la fenomenología de una variedad en particular —la sepia gigante australiana (sepia apama)— que con medio metro y 10 quilos de peso es la más grande del mundo. Relevamientos en las costas de la ciudad australiana de Whyalla mostraban que la sepia australiana gigante está recuperándose de una disminución que se había detectado. Los técnicos decidieron entonces traspolar los resultados a otras variedades, descubriendo que la proliferación es general hasta donde es dable estudiar el fenómeno.

Un relevamiento de las capturas pesqueras entre 1953 y 2013, a nivel de diversos centros de investigación de todo el mundo que incluyó 35 especies de cefalópodos representativas de 6 familias, concluyó que los cefalópodos de especies muy diversas que viven en distintos mares están aumentando de manera significativa.

«Los cefalópodos son depredadores voraces y adaptables, de modo que su aumento podría tener un impacto en muchas especies de las que se alimenta, entre las que se encuentran peces e invertebrados comercialmente valiosos, aunque también podría beneficiar a otros depredadores marinos que dependen de ellos para alimentarse y a los pescadores que pescan estas especies», concluye el trabajo publicado.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario