Con datos obtenidos entre 2011 y 2013 por los detectores del Gran Colisionador de Hadrones, en el laboratorio CERN cerca de Ginebra, Suiza, los científicos han hecho una interpretación musical para revelar cómo sonarían las interacciones de partículas que permitieron el hallazgo del bosón de Higgs. Los físicos e ingenieros del laboratorio grabaron una partitura basada en los datos «sonificados» a la que intitularon «LHChamber Music».

higgs-illustration

El compositor y físico Domenico Vicinanza fue el creador de la sinfonía que se utilizó para celebrar el 60ª aniversario del CERN. Algunos de los científicos del laboratorio que eran también instrumentistas tocaron esta pieza de unos 12 minutos en las cuatro cavernas que albergan los detectores de los choques de átomos y el centro del control del CERN. Y en verdad, no suena nada mal.

En julio de 2012, los científicos anunciaron que habían detectado una partícula que parecía ser el buscado bosón de Higgs, cuya existencia fue propuesta inicialmente por el físico británico Peter Higgs en 1960. Dos experimentos diferentes del LHC, llamados ATLAS y CMS respectivamente, detectaron una nueva partícula elemental que pesaba cerca de 126 voltios de gigaelectrones (GeV). En marzo de 2013, luego de recolectar más información, los investigadores confirmaron que la partícula encontrada era, en efecto, el bosón de Higgs.

El grupo de científicos/músicos convirtió los datos de Higgs en música valiéndose de la mayor grilla (grid) de computadoras de Europa conocida como EGI, la cual corre en la red GÉANT que conecta a la comunidad educativa e investigativa a lo largo del viejo continente. La tecnología de computación grid combina el poder de procesamiento de muchas computadoras para analizar gran cantidad de información de la forma más rápida posible.

Para saber cómo «suena» el bosón de Higgs, el equipo mapeó los valores de los datos —expresados como números de eventos de colisión de partículas por unidad de masa— a notas musicales. Así, cada número correspondía a una única nota y el orden de números seguiría el de las notas.

Estos científicos/músicos del CERN tocaron primero esta pieza musical en un piano Bösendorfer, y luego con piano y marimba, y al final utilizaron piano, marimba, xilófono, flauta, contrabajo y percusión.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Oct 2, 2014
17:12
#1 Barrufet:

Patético. Si quieren promocionar una partícula en la que han despilfarrado millones y que sólo sirve para amamantar el ego de Peter higgs y posiblemente para destruir el universo, según Stephen Hawking, seria mejor que hicieran una película donde un humilde y modesto científico sea atravesado por un Bosón de Higgs y adquiera una súper inútil y pomposa arrogancia, un súper poder acorde con las características de la partícula. Respecto a la música prefiero mil veces la que se tocaba en la cantina de Mos Eisley.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario