A medida que la NASA prepara el regreso de la los humanos a la Luna, esta vez para instalar bases y permanecer allí, uno de los mayores peligros que enfrentaran los colonizadores será la radiación espacial. Las nuevas mediciones no son muy alentadoras.

Astronautas trabajando en la Luna.

Entre los 1960s y 1970s, las misiones Apolo probaron que era seguro para los humanos el pasar unos pocos días en la superficie lunar. Sin embargo, en tales ocasiones no se tomaron mediciones de niveles diarios de radiación que ayudaran a los científicos a cuantificar cuánto podría permanecer un tripulación allí.

Estos datos acaban de ser provistos por una investigación Chino-Germana publicada en la revista Science Advances, que recogió y analizó los resultados de los experimentos llevados a cabo por el aterrizador Chang’e 4 en 2019.

«La radiación de la Luna es entre dos y tres veces mayor de aquella a la que te expones en la Estación Espacial Internacional (EEI)», detalló el coautor Robert Wimmer-Schweingruber, astrofísico de la Universidad de Kiel. «Por lo que eso limita la presencia de una persona en la Luna a dos meses, tomando en cuenta el viaje de una semana hasta allí y la vuelta.

Existen varias fuentes de exposición a la radiación: rayos cósmicos, eventos esporádicos de partículas solares (por ejemplo llamaradas), y neutrones y rayos gamma de las interacciones entre la radiación espacial y el suelo lunar.

1.369 microsieverts

La radiación es medida utilizando como unidad al sievert, el cual cuantifica la cantidad absorbida por los tejidos humanos.

El equipo halló que la exposición a la radiación en la Luna es de 1.369 microsieverts por día, unas 2.6 veces más alta la dosis que reciben los tripulantes de la EEI diariamente. La razón de esto último se debe a que los astronautas dentro de la estación están parcialmente protegidos por la burbuja magnética de la Tierra, llamada magnetósfera, que desvía la mayoría de la radiación del espacio.

La atmósfera de nuestro planeta provee una protección adicional para los humanos en su superficie, pero estamos más expuestos a medida que ascendemos.

«Los niveles de radiación que medimos en la Luna son cerca de 200 veces mayores que en la Tierra y de 5 a 10 veces mayor de a la que te expones en un vuelo de Nueva York a Frankfurt», agregó Wimmer-Schweingruber.

Bajo la misión Artemis, la NASA planea llevar hombres de vuelta —y mujeres por primera vez— a la Luna para el año 2024, intentando establecer una presencia sostenida, con astronautas trabajando y viviendo en la superficie.

Para Wimmer-Schweingruber hay una solución que podría permitir a los colonizadores pasar más de dos o tres meses en nuestro satélite: construir hábitats blindados de la radiación por al menos 80 centímetros de suelo lunar.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Oct 2, 2020
20:15
#1 CLARA:

MI INTERROGANTE ES POR QUÉ EL INTERÉS DE HABITAR LA LUNA, EN CONDICIONES ASDVERSAS.

Reply to this commentResponder

Oct 3, 2020
2:35
#2 HORACIO:

NO SABEN CUANTO PUEDE DURAR UN HOMBRE EN LA LUNA..¿¿??? Y QUIEREN MANDAR A CONSTRUIR UNA BASE EN MARTE…..COMO TIRAN VERDURAS ESTOS SEÑORES…..

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario