La sonda OSIRIS-REx, que actualmente órbita el asteroide Bennu a millones de kilómetros de la Tierra, ha hecho una detección inesperada de un fenómeno cósmico.

Las misteriosas emisiones fueron detectadas a 30.000 años luz de distancia. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center.

REXIS (Espectrómetro de Imágenes de Rayos X Regolith) es un experimento colaborativo dirigido por estudiantes e investigadores del MIT y Harvard, quienes propusieron, construyeron y operaron este instrumento que se encuentra montado en la sonda. Tiene el tamaño de una caja de zapatos y fue diseñado para medir los rayos X que Bennu emite en respuesta a la radiación solar entrante.

El 11 de noviembre de 2019, mientras el instrumento realizaba observaciones científicas detalladas, capturó rayos X que irradiaban desde un punto fuera del borde del asteroide.

«Nuestras verificaciones iniciales no mostraron ningún objeto previamente catalogado en esa posición en el espacio», dijo Branden Allen, científico investigador de Harvard y supervisor de estudiantes que descubrió por primera vez la fuente en los datos de REXIS, en un comunicado.

El objeto resplandeciente resultó ser un binario de rayos X con un agujero negro recién formado, descubierto solo una semana antes por el telescopio MAXI de Japón, designado MAXI J0637-430. El telescopio NICER de la NASA también identificó la explosión de rayos X unos días después. Tanto MAXI como NICER operan a bordo de la Estación Espacial Internacional de la NASA y detectaron el evento de rayos X desde la órbita terrestre baja.

REXIS, por otro lado, detectó la misma actividad a millones de kilómetros de la Tierra mientras orbitaba a Bennu, la primera explosión de este tipo detectada desde el espacio interplanetario.

Las explosiones de rayos X, como la emitida por el agujero negro recién descubierto, solo se pueden observar desde el espacio, ya que la atmósfera protectora de la Tierra protege a nuestro planeta de los rayos X. Este tipo de emisiones se producen cuando un agujero negro atrae la materia de una estrella normal que está en órbita a su alrededor. A medida que la materia gira en espiral sobre un disco giratorio que rodea el agujero negro, se libera una enorme cantidad de energía (principalmente en forma de rayos X) en el proceso.

El propósito principal del experimento con el instrumento REXIS es preparar la próxima generación de científicos, ingenieros y gerentes de proyecto en el desarrollo y operación de hardware de vuelo espacial. Casi una centena de estudiantes de grado y graduados han trabajado en el equipo REXIS desde el principio de la misión.

Fuente: NASA. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario