Ocurrió hace unos 550 años en Perú, donde arqueólogos descubrieron los restos de más de 140 niños y 200 llamas.

La mayoría de las víctimas del ritual tenían entre 8 y 12 años cuando murieron.

La mayoría de las víctimas del ritual tenían entre 8 y 12 años cuando murieron.

El descubrimiento, que obligaría a revisar la historia de sacrificios humanos, ocurrió en un acantilado sobre el océano Pacífico, en la región norteña de La Libertad, una zona donde se expandió la civilización precolombina Chimú.

«Aunque se han registrado incidentes de sacrificios humanos entre los aztecas, los mayas y los incas en las crónicas españolas de la era colonial y se han documentado en excavaciones científicas modernas, el descubrimiento de un evento de sacrificios de niños a gran escala en la poco conocida civilización precolombina Chimú es un hallazgo sin precedentes no solo en América, sino en todo el mundo», señaló National Geographic en su informe.

Un niño (izquierda) y una cría de llama (derecha), fueron parte de la matanza en forma de sacrificio.

Un niño (izquierda) y una cría de llama (derecha), fueron parte de la matanza en forma de sacrificio.

Las investigaciones fueron realizadas por un equipo interdisciplinario internacional liderado por el explorador peruano Gabriel Prieto, de la Universidad Nacional de Trujillo, y John Verano, de la Universidad Tulane (EE.UU.).

Las excavaciones se remontan a 2011, cuando se encontraron los restos de 42 niños y 76 llamas en un templo de 3.500 años de antigüedad. Para cuando finalizaron en 2016, se habían descubierto en el sitio más de 140 restos de niños y 200 llamas jóvenes.

Arqueólogos durante los trabajos de excavación.

Arqueólogos durante los trabajos de excavación.

Pruebas con radiocarbono a sogas y textiles fecharon los objetos hallados en las tumbas entre los años 1400 y 1450.

El lugar de los sacrificios, señala la publicación, es conocido como Huanchaquito-Las Llamas y se halla a unos 300 metros sobre el nivel del mar en medio de un complejo de viviendas residenciales en expansión de Huanchaco, distrito vecino a Trujillo.

Les extrajeron el corazón

«Los restos esqueléticos de los niños y los animales muestran evidencias de cortes en el esternón, así como también dislocaciones de las costillas, lo que sugiere que el pecho de las víctimas se abrió y se separó, quizás para facilitar la extracción del corazón», detalla el informe.

Los 140 niños sacrificados tenían edades que iban desde los 5 hasta los 14 años y, en el caso de las llamas, tenían menos de 18 meses de edad.

Durante la ceremonia, a muchos de los niños se les embadurnó el rostro con un pigmento rojo a base de cinabrio antes de que se les abriera el pecho, probablemente para quitarles el corazón. Las llamas de los sacrificios parecen haber tenido el mismo destino.

Durante la ceremonia, a muchos de los niños se les embadurnó el rostro con un pigmento rojo a base de cinabrio antes de que se les abriera el pecho, probablemente para quitarles el corazón. Las llamas de los sacrificios parecen haber tenido el mismo destino.

«Los niños fueron enterrados mirando el mar y los animales hacia el este, donde están los Andes. Se trata de un sacrificio en forma de ritual, y es muy sistemático», subraya Verano.

La civilización Chimú se extendió a lo largo de la costa peruana hasta el el actual Ecuador. El año 1475 desapareció al ser conquistada por el imperio inca.

Fuente: National Geographic. Edición: El Comercio.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 27, 2018
20:06
#1 HORACIO..:

PUDO SER DEBIDO A UNA EPIDEMIA O VIRUS DE LA EPOCA…..LAS COJETURAS QUE HOY CONCIDEREN QUIZAS NO SE ACERCAN NI EN UN MINIMO A LO QUE PASO REALMENTE….SALUDOS

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario