Las cuevas y piscinas naturales tuvieron un papel destacado en la cultura maya, ya que eran consideradas puertas al inframundo que permitían a los mayas comunicarse con los dioses y con sus antecesores para hacerles llegar sus súplicas, en su mayoría relativas a la necesidad de lluvia y al cese de las sequías.

Vista de los restos del templo maya hallados en Belice.

Vista de los restos del templo maya hallados en Belice.

El templo dedicado a la deidad del agua, Chaac, ha sido encontrado por un equipo de arqueólogos en Cara Blanca (Belice). Se han encontrado los restos de una plaza con una cabaña y dos pequeñas estructuras cerca de un profundo cenote, donde los mayas colocarían frascos, tarros y cuencos y donde es probable que rezaran y ofrecieran sus sacrificios al dios del agua.

No era una práctica extraña para los mayas peregrinar a piscinas o cuevas alejadas del lugar donde vivían para intentar que sus antecesores, las deidades del agua y la lluvia —y otros entes sobrenaturales— les concediesen lluvia en momentos de sequía y unas buenas cosechas. Los peregrinos solían dejar en esos lugares ofrendas de jade, vasijas de cerámica y practicar distintos tipos de sacrificios.

Las 25 piscinas naturales de Cara Blanca constituyen un lugar muy particular. Su aislamiento respecto a otras comunidades establecidas y su relativamente dispersa pero genuina arquitectura, hace pensar a los investigadores involucrados en este hallazgo que podría tratarse de un lugar de peregrinación. Las visitas habrían aumentado entre el 800 y el 900 d.C., cuando los mayas se tuvieron que enfrentar a largas y numerosas sequías que hicieron mella en la estructura de su sistema político y social.

Chaac, una deidad de fuego y agua

Como se ha apuntado antes, las súplicas y sacrificios estarían dedicados al dios Chaahk. Se trataba de uno de los dioses más importantes de todas las deidades mayas, no sólo conocido o venerado durante el período posclásico, sino también en períodos anteriores a éste.

Efigie del dios Chaac. Su equivalente centromexicano es Tláloc y su equivalente zapoteca es Pitao Cocijo.

Efigie del dios Chaac. Su equivalente centromexicano es Tláloc y su equivalente zapoteca es Pitao Cocijo.

Según expresó la historiadora y antropóloga Ana García Barrios en El dios Chaac en el nombre de los gobernantes mayas, «Chaac, por un lado, es fuego al desdoblarse en rayo o relámpago, y fue uno de los apelativos que más emplearon los gobernantes mayas. Por otro lado, es agua o lluvia, que por lo general y en especial en el norte, se entiende como principio generador de vida, aunque sabemos que Chaac poseía también los aspectos negativos de la lluvia encarnados en diluvio, inundaciones e incluso huracanes».

A fin de analizar la relación de los mayas con esta deidad y las implicaciones de este hallazgo para la arqueología y el conocimiento del mundo maya, dos de los antropólogos embarcados en este proyecto, Lisa J. Lucero (Universidad de Illinois) y Andrew Kinkella (Universidad de Moorpark), explicarán este mes en Cambridge Archaeological Journal a través de un extenso artículo el proceso, los elementos más destacados y el posible alcance de este descubrimiento.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario