Por Mauricio Fuentes

Del total de casos reportados como OVNIs, existe un porcentaje de casos (yo diría que un 10% del total) que se resiste a ser explicado en términos convencionales (por ejemplo fenómenos atmosféricos, astronómicos, etc). Es razonable postular alguna hipótesis para tratar de explicar este 10% de desconocidos. Mi convicción es que la hipótesis más razonable es la Hipótesis Extraterrestre (también llamada HET). Es decir, que algunos de esos extraños objetos que circulan por nuestra atmósfera, corresponden efectivamente a objetos manufacturados por otras civilizaciones, es decir, que provienen de otros planetas.

flyingsaucer1

Lo usual es que diversos ufólogos partidarios de otras hipótesis explicativas, o grupos de escépticos OVNI, levanten objeciones de tipo teórico a la HET, objeciones las cuales supuestamente hacen que la HET se vuelva insostenible. Después de haber participado en muchos debates acerca de estas objeciones, me fui dando cuenta de que cada una de ellas constituye un razonamiento erróneo, es decir que son falsas objeciones.

Pretendo enumerar estas falsas objeciones a continuación, pero siendo enfático al recalcar que no quiero culpar a nadie de haberlas enunciado. Se trata de una colección de falsas objeciones, enunciadas en distintas formas por diferentes y variadas personas que por ahora no recuerdo. Evidentemente, las objeciones no me las inventé yo, ciertamente alguien las dijo por allí. Lo importante no es culpar a quien las haya dicho, sino hacer que el próximo que quiera enunciarlas lo piense antes. No estoy diciendo aquí que la HET sea necesariamente correcta, pero si estoy diciendo que cualquier objeción a la misma parece ser errónea desde el punto de vista de la lógica o de la ciencia misma.

Aquí va el listado de falsas objeciones:

Falacia 1: “Suponiendo que existan extraterrestres en otras partes del universo, es dudoso que tengan la capacidad de localizarnos.”

Respuesta: En realidad, si se buscara a ciegas, sería bastante difícil encontrar una civilización entre las muchísimas estrellas que hay allá afuera. Pero no es sensato buscar a ciegas. En el caso nuestro, si quisiéramos buscar civilizaciones extraterrestres, lo que debe hacerse en primer lugar es localizar aquellas estrellas similares a nuestro Sol, y que sean capaces de albergar vida tal como la conocemos. Con este simple método, se reduce abrumadoramente la cantidad de estrellas en las cuales hay que buscar. Nuestros astrónomos actualmente YA tienen la capacidad de localizar estrellas similares al Sol. Por cierto también es bueno señalar que nuestros telescopios están en un proceso continuo de mejoramiento, y es esperable que en el futuro se puedan observar directamente planetas de otros sistemas solares.

Falacia 2: “Los extraterrestres están muy lejos como para llegar hasta acá. No dispondrían de suficiente combustible para realizar el viaje, o el tiempo gastado en realizar el viaje sería tan largo que tal viaje sería imposible de realizar.”

Respuesta: Es cierto que nuestra tecnología actual no permite realizar viajes interestelares, pues dado el combustible que se utiliza actualmente, nos tardaríamos muchísimos años en llegar a otro planeta. Sin embargo, existen posibilidades de almacenamiento de energía que son teóricamente alcanzables en el futuro de la humanidad. Y tales posibilidades son razonables. Por ejemplo, la posibilidad de fusión nuclear de hidrógeno, o el almacenamiento de antimateria son teóricamente factibles y ambos métodos implicarían velocidades de viaje notoriamente más altas que las actuales. Además, es sencillamente imposible saber cual es la capacidad tecnológica que pueda tener una civilización más antigua que la humana.

Una civilización más antigua que la nuestra podría haber descubierto principios físicos que nuestra ciencia aún no ha logrado ver. Nuestra galaxia posee numerosos sistemas solares con estrellas muchísimo más antiguas que nuestro Sol (mil millones de años más antiguas, en promedio), es decir que hay estrellas de similares características a la de nuestro Sol que pudieron haber albergado civilizaciones ya desde hace cientos de millones de años.

Por otro lado, tiempos de viaje que a nosotros nos parecerían largos, a los visitantes podrían parecerles relativamente cortos. Un viaje de 50 años de duración podría parecerle largo a un ser cuya vida se prolongue hasta los 80 años, y suponiendo que las condiciones del viaje son incómodas, el viaje parecería una eternidad. ¿Pero qué ocurre si ese mismo viaje de 50 años de duración lo realiza un ser cuya ciencia y medicina le permiten vivir una vida de 500 años de duración? ¿Qué pasa además si tal viaje se realiza en condiciones cómodas y en compañía de algunos de sus seres queridos, amigos o compañeros? Entonces el viaje no es tan difícil de concebir. Notemos que nuestra propia ciencia médica actualmente realiza enormes esfuerzos por prolongar la vida humana, y no es descabellado pensar que nuestros hijos vivirán tiempos de vida que a nosotros actualmente nos parecen increíbles.

Por último, cualquiera que analice nuestra tecnología actual se podrá dar cuenta fácilmente que nuestra capacidad tecnológica está en constante crecimiento. El crecimiento de nuestra tecnología es una tendencia matemática innegable. Creer que una civilización más antigua que la nuestra obligatoriamente debería quedarse estancada en nuestro nivel tecnológico actual es sencillamente irracional.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios

Los comentarios están deshabilitados o han sido cerrados para esta entrada o página.