Expertos italianos realizarán análisis de ADN sobre un mechón de cabello que habría pertenecido al genio florentino.

Leonardo, descendiente de una rica familia de nobles italianos, fue hijo ilegítimo: su padre, messer Piero Fruosino di Antonio (notario, canciller y embajador de la República de Florencia) dejó embarazada a Caterina, una humilde joven de familia campesina.

La reliquia había permanecido en secreto en una colección privada en Estados Unidos, pero este 2 de mayo será exhibida junto con los documentos que remontan su origen a Francia, lugar donde el famoso artista e inventor pasó los últimos años de su vida.

«Encontramos en el extranjero un mechón de pelo que ha sido históricamente conocido como Les Cheveux de Leonardo Da Vinci», contó Alessandro Vezzosi, director del Museo Ideale Leonardo da Vinci, que se encuentra en Vinci, lugar de nacimiento del artista, en la provincia de Florencia, Italia.

«Esta reliquia es lo que necesitamos para hacer nuestra investigación histórica más sólida desde el punto de vista científico», añadió Agnese Sabato, presidente de la Fundación del Patrimonio de Leonardo da Vinci. «Planeamos efectuar un análisis sobre la reliquia para comparar los resultados con el ADN de los descendientes vivos de Leonardo —o más bien de su medio-hermano— y de los huesos que hemos identificado de él».

Sabato señaló además que esta investigación podría resolver la controversia en torno a los presuntos restos en una tumba de Amboise, Francia.

La tumba original del artista estaba en la capilla de Saint-Florentin, en la Chateau d’Amboise (Valle del Loira, Francia), pero fue destruida durante la Revolución francesa. Los huesos fueron removidos de allí y enterrados en una capilla más pequeña, Saint-Hubert. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta si esto último fue así.

Fuente: ANSA/The Guardian.

Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario