«Estoy convencido de que encontramos evidencia de vida en Marte en la década de 1970», asegura Gilbert V. Levin, quien fue investigador principal de un experimento de la misión Viking de la NASA a Marte.

Vista de Marte desde una de las sondas Viking. Crédito: NASA.

El experimento Labeled Release (LR) en la misión Viking reportó resultados positivos de respiración microbiana, aunque la mayoría los descartó al considerarlos producto de reacciones químicas inorgánicas.

El 30 de julio de 1976, el LR devolvió sus resultados iniciales de Marte. Sorprendentemente, fueron positivos. A medida que avanzaba el experimento, un total de cuatro resultados positivos, respaldados por cinco controles variados, fluyeron desde las naves espaciales gemelas Viking aterrizando entre sí a 6.000 kilómetros de distancia.

Según explica Levin en un artículo de opinión publicado en Scientific American, las curvas de datos señalaron la detección de la respiración microbiana en el planeta rojo.

«Las curvas de Marte fueron similares a las producidas por las pruebas LR de suelos en la Tierra. Parecía que finalmente habíamos respondido a la pregunta definitiva», señala.

Imagen de la Viking (con color alterado) donde pueden verse las marcas de la pala mecánica de recogida de muestras.

No obstante, cuando el Experimento de Análisis Molecular no pudo detectar la materia orgánica, la esencia de la vida, la NASA concluyó que el LR había encontrado una sustancia que imitaba la vida, pero no era vida.

«Inexplicablemente, —subraya Levin— durante los 43 años transcurridos desde Viking, ninguno de los posteriores aterrizadores de Marte de la NASA ha llevado un instrumento de detección de vida para dar seguimiento a estos emocionantes resultados. En cambio, la agencia lanzó una serie de misiones al planeta rojo para determinar si alguna vez hubo un hábitat adecuado para la vida y, de ser así, eventualmente traer muestras a la Tierra para su examen biológico».

La NASA ignora una sencilla prueba

A su juicio, la reserva de la NASA contra la búsqueda directa de microorganismos ignora la simplicidad de la tarea realizada por Louis Pasteur en 1864. Este célebre químico y bacteriólogo francés permitió que los microbios contaminen un caldo de infusión de heno, después de lo cual aparecieron burbujas de su gas exhalado. Antes de contener microorganismos vivos, no aparecieron burbujas. (Pasteur había determinado anteriormente que calentar, o pasteurizar, una sustancia de este tipo mataría a los microbios).

Esta prueba elegante y simple, actualizada para sustituir los nutrientes microbianos modernos con los productos de infusión de heno en la prueba de Pasteur, es utilizada diariamente por las autoridades sanitarias de todo el mundo para examinar el agua potable. Miles de millones de personas están así protegidas contra los patógenos microbianos.

Gilbert V. Levin.

«En esencia, fue la prueba LR en Marte, modificada por la adición de varios nutrientes que se cree que amplían las posibilidades de éxito con organismos extraños, y el etiquetado de los nutrientes con carbono radiactivo», dice Levin. «Las mejoras aplicadas hicieron que el experimento fuera sensible a las poblaciones microbianas muy bajas postuladas para Marte, si hubiera alguna, y redujo el tiempo de detección de microorganismos terrestres a aproximadamente una hora».

«Pero en Marte, —agrega— cada experimento de LR continuó durante siete días. Se agregó un control de calor, similar al de Pasteur, para determinar si alguna respuesta obtenida fue biológica o química».

El Viking LR buscó detectar y monitorear el metabolismo en curso, un indicador muy simple y a prueba de falsos positivos de microorganismos vivos. Se realizaron varias miles de ejecuciones, tanto antes como después de Viking, con suelos terrestres y cultivos microbianos, tanto en el laboratorio como en entornos naturales extremos. No se obtuvieron resultados falsos positivos o falsos negativos.

«Esto respalda firmemente la fiabilidad de los datos de LR, a pesar de que se debate su interpretación», afirma Levin.

Más indicios de vida marciana

Además de la evidencia directa de vida en Marte obtenida por el instrumento LR de la misión Viking, existen otras que apoyan o son consistentes con vida microbiana exhaladora y fueron obtenidas en subsecuentes misiones y descubrimientos:

  • Agua superficial suficiente para sustentar microorganismos fue hallada por Viking, Pathfinder, Phoenix y Curiosity.
  • La activación ultravioleta (UV) del material de la superficie marciana no causó, como fue propuesto en un principio, la reacción de LR: una muestra tomada bajo una roca que protegía de este tipo de radiación fue tan activa como otros elementos de la superficie.
  • Organismos complejos han sido reportados por científicos de la misión Curiosity, incluyendo querógeno, que podría ser de origen biológico.
  • Las misiones Phoenix y Curiosity hallaron evidencia de que el antiguo ambiente marciano fue posiblemente habitable.
  • El exceso de carbono-13 sobre el carbono-12 en la atmósfera de Marte indica actividad biológica, la cual prefiere ingerir la última.
  • La atmósfera marciana está en un desequilibrio: su CO2 debería haber sido convertido hace tiempo en CO por la luz UV del sol; por lo tanto, el CO2 está siendo regenerado, posiblemente por microorganismos como en la Tierra.
  • Organismos terrestres han sobrevivido el ambiente del espacio exterior de la Estación Espacial Internacional.
  • Ejecta que contiene microbios viables ha llegado de Marte a la Tierra.
  • El metano ha sido medido en la atmósfera marciana; metanógenos microbianos podrían ser la fuente.
  • La rápida desaparición del metano de la atmósfera marciana requiere una pileta, posiblemente provista por metanótrofos que podrían coexistir con metanógenos en la superficie.
  • Luces fantasmales —tal como si fueran fuegos fatuos— han sido avistadas cerca desde la superficie, las cuales podrían corresponder a igniciones espontáneas de metano.
  • Formaldehído y amoníaco, cada uno posiblemente indicativo de biología, estarían presentes en la atmósfera marciana.
  • Un análisis independiente de complejidad sobre la señal positiva de LR, la ha identificado como biológica.
  • El análisis espectral en seis canales del sistema de imagen de Viking encontró que los líquenes y mantos verdes sobre las rocas de Marte tienen el mismo color, saturación, tonalidad e intensidad.
  • Una característica en forma de gusano apareció en una imagen tomada por Curiosity.
  • Grandes estructuras, similares a los estromatolitos de la Tierra (formados por microorganismos), han sido halladas por Curiosity. Un análisis estadístico determinó que la probabilidad de que esta similitud fuera causa del azar es menos al 0.04 %.
  • Ningún factor adverso a la vida ha sido hallado en Marte.

Fuente: Scientific American. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario