El cosmos podría estar lleno de estrellas fantasmales que —por ahora— son invisibles para nuestros detectores más sensibles.

Estrellas fantasma.

Es una suposición común entre los científicos que las galaxias se mantienen unidas por grupos invisibles de materia oscura, una sustancia que, como bien insinúa su nombre, nunca se ha observado directamente.

Ahora, varios estudios recientes han comenzado a armar una idea provocativa: las partículas hechas de o relacionadas con la materia oscura podrían agruparse para formar «estrellas fantasmas», según reporta la revista Science Focus de la BBC. Estas estrellas, que pueden haber escapado a la detección haciéndose pasar por agujeros negros, podrían ayudar a los científicos finalmente a dar sentido a la mayoría invisible del universo —asumiendo que la materia oscura y las estrellas fantasmas realmente existen—.

Los experimentos diseñados para encontrar una clase de partículas llamadas Partículas Masivas de Interacción Débil (WIMPS), un candidato líder en materia oscura, en realidad encontraron evidencia de otro candidato llamado bosón oscuro, que podría formar materia oscura o dictar cómo interactúa con la materia visible.

Investigaciones posteriores sugirieron que estos bosones oscuros podrían agruparse gradualmente, al igual que otras formas de materia, y eventualmente incluso formar estrellas. Pero debido a que esas estrellas fantasmas no tendrían hornos nucleares en su centro, no emitirían luz ni calor; de hecho, nuestros telescopios podrían estar mirando directamente a través de ellas.

Buscando las estrellas del lado oscuro

Algunos experimentos en curso pueden finalmente probar que estas estrellas están ahí fuera. Incluso pueden estar en el centro de las galaxias, casi indistinguibles de los agujeros negros supermasivos que los astrónomos asumieron que estaban allí.

Telescopios futuros como el Einstein, propuesto para detectar ondas gravitacionales, serán capaces de buscar interacciones entre estrellas de bosones. Crédito: Nikhef.

Ahora, los astrónomos esperan echar un vistazo más de cerca a los agujeros negros del universo y ver si podrían ser estrellas fantasmas en su lugar, buscando diferencias reveladoras; por ejemplo, las estrellas fantasmas no tendrían una pseudo-sombra como la del centro de la primera imagen de un agujero negro, o también buscando ondas gravitacionales que no coincidan con lo que esperaríamos de un agujero negro.

Fuente: The Byte. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario