La búsqueda de uno de los tesoros perdidos más famosos de la Segunda Guerra Mundial ha tomado un nuevo e inesperado giro luego que los jefes del Museo Mamerki, al norte de Polonia, han hallado por georradar un salón subterráneo desconocido, sellado y oculto tras un muro falso del edificio. La sospecha es que allí los nazis podrían haber salvaguardado las riquezas de la Cámara de Ámbar, una lujosa habitación del zar de Rusia consistente en un conjunto de paneles de distintos tamaños, zócalos y muebles formados por miles de astillas de ámbar cuyo precio era doce veces superior al del oro.

La Cámara en una fotografía coloreada de 1931.

La Cámara en una fotografía coloreada de 1931.

Al empezar la invasión alemana de la URSS, en junio de 1941 durante la Segunda Guerra Mundial, especialistas enviados por el gobierno soviético trataron de evacuar la Cámara de Ámbar hacia Sverdlovsk, como ya se había hecho con la mayor parte de tesoros artísticos de Leningrado y sus alrededores. Los especialistas soviéticos no pudieron cumplir su tarea pues el paso de los siglos había debilitado el ámbar hasta hacerlo muy frágil y resultaba imposible desmantelar la Cámara sin romper los paneles. Sin tiempo para seguir su trabajo debido al rápido avance de la Wehrmacht, el personal soviético apenas pudo cubrir la Cámara con papel común para tratar de esconderla.

El gobierno del Tercer Reich incluyó la Cámara en la lista de obras de arte para su saqueo y las tropas germanas la descubrieron pronto al ocupar Tsárkoye Selo el 17 de septiembre de 1941 antes de empezar el Sitio de Leningrado. Especialistas alemanes desmontaron la Cámara tras 36 horas continuas de trabajo, extrayendo los paneles de las paredes y la trasladaron al Castillo de Königsberg, donde fue exhibida en noviembre de 1941.

Ese fue el último paradero conocido del tesoro. Mientras algunos investigadores apuntan a que la Cámara nunca pudo ser retirada y quedó destruida en los duelos de artillería entre alemanes y soviéticos durante la Batalla de Königsberg a inicios de abril de 1945, otros afirman que, en su lugar, la Cámara fue desmantelada por los nazis y transportada en secreto hacia el oeste.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el sitio fue utilizado como cuartel general del ejército alemán, próximo a la infame Wolfsschanze, la «Guarida del Lobo» de Hitler.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el sitio fue utilizado como cuartel general del ejército alemán, próximo a la infame Wolfsschanze, la «Guarida del Lobo» de Hitler.

«Pensamos que existe una gran posibilidad que la Cámara de Ámbar se encuentre aquí por varias razones. Desde luego, no había radares que penetraran el terreno en los 1950s, por lo que la búsqueda de espacios ocultos en una edificación no era posible», dijo Bartlomiej Plebanczyk del Museo de Mamerki en referencia al salón oculto encontrado gracias a la tecnología de georradar. «Allí dentro podría encontrarse no solo la Cámara, sino también arte saqueado por los nazis».

Una de las pistas que llevó a los expertos a buscar en el Museo es el testimonio de un ex guardia del Tercer Reich, quien contó a militares polacos que en el invierno de 1944 vio cómo varios camiones llegaban al lugar para descargar algo que, de acuerdo a la pesada custodia desplegada alrededor, parecería ser muy importante.

Las lecturas de georradar muestran un espacio o búnker oculto en el Museo histórico de Mamerki, Polonia.

Las lecturas de georradar muestran un espacio o búnker oculto en el Museo histórico de Mamerki, Polonia.

Plebanczyk ha declarado que ahora el próximo paso es taladrar uno de los muros para insertar una cámara y confirmar sus sospechas. «Solo cuando la filmación confirme que adentro del espacio hallado hay contenido histórico, es que se decidirá el destino del presunto tesoro», señaló. Y al preguntársele por qué recién ahora se hace público dado que las lecturas de radar fueron tomadas en septiembre del año pasado, respondió: «primero queríamos estar seguros que la información del georradar era correcta, por lo que consultamos con un número de expertos para verificarlo; además, debemos apegarnos a todos los canales legales, algo que lleva su tiempo».

Si todo va bien, las excavaciones para extraer los tesoros podrían comenzar entre cuatro a ocho semanas.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 28, 2016
0:37
#1 Jhonny Yencin:

seria un regalo estupendo para la humanidad q se llegara a encontrar tal obra de arte, aunque se sabe q se realizo una replica,hallar la original llegaría a ser algo historico

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario