Restos de pinturas llamativas han sido encontrados con nueva tecnología en las ruinas del Muro de Antonino, frontera del Imperio romano en Escocia (Caledonia para los romanos), lo que se explica como una forma de propaganda y acto de poder.

El Muro de Antonino es una antigua construcción defensiva de la isla de Gran Bretaña, erigida por Quinto Lolio Urbico, gobernador de Britania, por mandato del emperador romano Antonino Pío entre los años 140-142,​ a unos 160 km al norte de su antecesora, la muralla de Adriano.

El Muro de Antonino es una antigua construcción defensiva de la isla de Gran Bretaña, erigida por Quinto Lolio Urbico, gobernador de Britania, por mandato del emperador romano Antonino Pío entre los años 140-142,​ a unos 160 km al norte de su antecesora, la muralla de Adriano.

La investigación de Louisa Campbell, arqueóloga de la Universidad de Glasgow, ha utilizado la tecnología de rayos X y láser para analizar partes de la frontera más noroccidental del Imperio romano, y demostró que estaba pintada con vivos rojos y amarillos.

Campbell, becaria postdoctoral en Arqueología de la Universidad, observó los pigmentos, rojo y amarillo, aplicados a la escultura romana, al centrar su examen en mojones del Muro de Antonino.

La Dra Louisa Campbell.

La Dra Louisa Campbell.

«El público está acostumbrado a ver estas esculturas en grises, cremas, blancos (de mármol) y no tienen el impacto que tuvieron ante sus espectadores romanos e indígenas hace 2.000 años», sostiene Campbell, quien agrega que estas piedras de colores vibrantes eran «propaganda romana en contra de las comunidades indígenas (los pictos sobre todo)».

La arqueóloga explicó que algunas de las esculturas en color cuentan historias de diferentes legiones romanas y su lealtad al Emperador, así como su participación en la construcción del Muro de Antonino, uno de los sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO de Escocia: «Los mojones nos dicen cuántos metros construyó cada legión y están dedicando su lealtad al emperador Antonino Pío. Estas esculturas son exclusivas del Muro de Antonino y el mejor ejemplo conservado de estatuas fronterizas de cualquier frontera romana».

Una de las rocas analizadas donde se encontró pigmentos.

Una de las rocas analizadas donde se encontró pigmentos.

«Estaban incrustadas en posiciones prominentes en la pared (probablemente cruzando puntos en fuertes militarizados) para un impacto visual total. Los colores habrían sido una adición muy poderosa para dar vida a estas escenas y ayudar en la subyugación de los pueblos del norte», concluyó.

Fuente: Universidad de Glasgow. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario