En un estudio publicado ayer en la revista Nature, investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig y del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos, han hecho historia al analizar el ADN del yacimiento de la Sima de los Huesos, en Atapuerca. Con 430.000 años de «edad», se ha convertido, con mucho, en el ADN más antiguo nunca secuenciado. Además, ha permitido apoyar la hipótesis de que el hombre de Atapuerca era un antepasado lejano de los neandertales.

Polvo de huesos cuyo ADN se ha analizado, con 430.000 años de antigüedad.

Polvo de huesos cuyo ADN se ha analizado, con 430.000 años de antigüedad.

«Estamos ante una revolución, ante una proeza tecnológica», explicó Juan Luis Arsuaga, segundo autor del estudio y director científico del Museo de la Evolución Humana (en Burgos). Gracias a una nueva técnica, se han podido leer largas secuencias de ADN cuatro veces más antiguas que las analizadas en cualquier otro estudio anterior. «Hemos usado ADN en un estado de degradación ya límite, con el objetivo de establecer relaciones evolutivas».

En concreto, gracias al análisis del material genético de los núcleos de las células (el ADN nuclear), los investigadores han apuntalado la hipótesis de que el hombre de Atapuerca, representado por 28 individuos y 6.700 restos situados en la Sima de los Huesos, era un antepasado lejano de los neandertales. Una idea que ya llevan defendiendo decenas de años a partir del análisis de la forma de dientes y huesos, pero que ahora recibe un espaldarazo, quizás definitivo.

Con el estudio presentado hoy en 'Nature', gana fuerza la hipótesis de que la separación de linaje sapiens-neandertal ocurrió mucho antes de lo que se creía.

Con el estudio presentado hoy en ‘Nature’, gana fuerza la hipótesis de que la separación de linaje sapiens-neandertal ocurrió mucho antes de lo que se creía.

«Todos los estudios morfológicos anteriores los relacionaban. Por ejemplo, sus dientes son como gotas de agua», dijo José María Bermúdez de Castro, otro de los investigadores del estudio. Pero en este caso, tal como explicó, el ADN ha permitido aclarar el «complejo árbol evolutivo de los neandertales».

Heredado como un apellido

La historia de estos seres sufrió un ajuste en 2014, cuando un estudio publicado en Nature analizó el genoma mitocondrial de algunos restos de la Sima de los Huesos (este ADN se extrae de una parte de las células que se llaman mitocondrias y que solo se heredan de las madres, como si fueran una apellido). En aquella ocasión, este ADN mitocondrial de Atapuerca resultó ser más próximo al material genético del Hombre de Denisova, (un humano arcaico hallado en Asia), que al de los neandertales, lo que contradecía los estudios morfológicos.

Pero, «este estudio cierra el interrogante. El ADN nuclear confirma las semejanzas entre los restos de la Sima de los Huesos y el de neandertales», explicó Arsuaga. Y no solo eso. «Estos datos permiten calibrar el reloj molecular, y situar la bifurcación entre neandertales y sapiens en alrededor de 700.000 años», añadió.

2 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Mar 16, 2016
1:30
#1 ANA MARIA ARNAO HERNANDEZ:

Gracias por compartir-

Reply to this commentResponder

Mar 16, 2016
12:17
#2 Mario:

Vuestros comentarios siempre de actualidad y claros hacen que a veces nos desasnesmos de la ignorancia que se vuelve cada vez mayor al avanzar en las invetigaciones. Sé del esfuerzo que le corresponde a cada para traer esta información por todo ello ¡¡MUCHAS GRACIAS!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario