Investigadores han descubierto la pata de un ave de hace 99 millones de años conservada en ámbar. Lo inusual es que su pie tiene un tercer dedo extremadamente grande, jamás visto en cualquier otra ave extinta o viva. ¿Para qué lo usaba?

El fragmento de ámbar fue encontrado en Birmania, y lo que contiene en su interior ha sorprendido a los expertos, según refleja el estudio publicado esta semana en la revista Current Biology.

«Esto demuestra que las aves antiguas eran mucho más diversas de lo que pensábamos y habían desarrollado muchas características diferentes para adaptarse a sus entornos», asegura la primera autora Lida Xing, de la Universidad China de Geociencias, en Pekín.

Para estudiar el fósil del período Cretácico, Xing y sus colegas escanearon el ámbar con micro-CT y crearon una reconstrucción 3D del pie. Descubrieron que el tercer dedo del ave, que mide 9,8 milímetros, es un 41 por ciento más largo que el segundo dedo del pie y 20 por ciento más largo que su tarsometatarso, que es un hueso en la parte inferior de las patas de las aves. El equipo comparó las proporciones con las de otras 20 aves extintas de la misma época y 62 aves vivas y ningún pájaro tiene un pie que se parezca a éste.

Reconstrucción de la pata de ave dentro del ámbar.

Los investigadores lo llamaron Elektorornis chenguangi. Elektorornis significa ‘ave ámbar’, y pertenece a un grupo de aves extintas llamadas Enantiornithes, el tipo más abundante que se conoce en la era Mesozoica. Se cree que se extinguieron durante el evento de extinción Cretácico-Paleógeno hace aproximadamente 66 millones de años, junto con los dinosaurios. No tienen descendientes vivos.

Basado en el fósil, el equipo estima que el Elektorornis era más pequeño que un gorrión, y que era arbóreo, lo que significa que pasó la mayor parte de su tiempo en los árboles en lugar de en el suelo o en el agua.

«Los dedos alargados son algo que comúnmente se ve en los animales arbóreos porque necesitan poder agarrar estas ramas y envolverlos alrededor de ellas. Pero esta diferencia extrema en la longitud de los dedos, hasta donde sabemos, nunca se ha visto antes», señala el coautor Jingmai O’Connor, de la Academia China de Ciencias.

El ámbar en el que se encontró el pie, que mide 3,5 centímetros de largo y que pesa 5,5 gramos, se descubrió alrededor de 2014 en el valle Hukawng de Birmania. Durante la era mesozoica, el valle estaba lleno de árboles que producían resina, una sustancia pegajosa que brota de la corteza de los árboles. Las plantas y los animales pequeños, como los geckos y las arañas, a menudo quedan atrapados en la resina y se fosilizan con el ámbar después de millones de años.

Posible aspecto del ‘Elektorornis chenguangi’.

Los científicos han descubierto muchos animales extintos, incluyendo la abeja más antigua conocida y una cola de dinosaurio con plumas, en ámbar de este valle.

Xing obtuvo el ámbar de un comerciante de ámbar local, que no sabía a qué animal pertenecía este extraño pie. «Algunos comerciantes pensaron que era un pie de lagarto, porque los lagartos tienden a tener dedos largos —explica—. Aunque nunca he visto una garra de pájaro como esta antes, sé que es un pájaro. Como la mayoría de las aves, este pie tiene cuatro dedos, mientras que las lagartijas tienen cinco».

Sigue sin conocerse por qué el ave ámbar desarrolló una característica tan inusual. El único animal conocido con dígitos desproporcionadamente largos es el aye-aye, un lémur que usa sus largos dedos medios para pescar larvas e insectos en los troncos de los árboles como alimento. Por lo tanto, los investigadores sugieren que Elektorornis podría haber usado su dedo del pie para el mismo propósito.

«Esta es la mejor suposición que tenemos», admite O’Connor. «No hay un ave con una morfología similar que pueda considerarse un análogo moderno para este ave fósil. Probablemente, muchas aves antiguas estaban haciendo cosas completamente diferentes a las aves vivas. Este fósil expone un nicho ecológico diferente que estas aves tempranas experimentaron a medida que evolucionaban».

Ahora el equipo espera extraer las proteínas y pigmentos de algunas plumas expuestas en la superficie del ámbar. Xing cree que esos datos podrían ayudarlos a comprender mejor la adaptación de las aves al medio ambiente, como por ejemplo si tenía camuflaje de plumaje.

Fuente: Current Biology/DailyMail. Edición: EP.

4 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Jul 13, 2019
10:02
#1 HORACIO:

se olvidan de las pequeñas aves acuaticas:¿¿? …..muchas de ellas tienen el dedo del medio mas largo…son medios nabos estos cientificos….los da vinci y julio verne estan en extincion…jajaja …https://www.diversidadyunpocodetodo.com/jacana-africana-actophilornis-africanus/

Reply to this commentResponder

Jul 13, 2019
10:05
#2 HORACIO:

no siempre por las patas de un ave podemos imaginar el tamaño de su cuerpo… http://bit.ly/2LNJ3Iy

Reply to this commentResponder

Jul 13, 2019
19:27
#3 Lenin Zapata:

Me parece genial!! los fosiles son increibles y se aprende mucho, tal vez esa investigadora ahora puede morir en paz

Reply to this commentResponder

Jul 13, 2019
21:12
#4 HORACIO:
Dejar un comentario