Científicos de la Universidad de Michigan han descubierto dos compañeros planetarios en un sistema con un Júpiter caliente, una clase de planeta que hasta ahora se consideraba solitaria.

Representación artística de la estrella WASP-47 y el Júpiter caliente (WASP-47b).

Representación artística de la estrella WASP-47 y el Júpiter caliente (WASP-47b).

Se trata de un hallazgo sorprendente usando datos recogidos por la misión K2, la segunda del telescopio Kepler, relacionada con la búsqueda de exoplanetas, dando lugar a nuevas pistas sobre la formación de planetas y su migración.

«Esto es muy emocionante», dijo Juliette Becker, un estudiante graduada en el Departamento de Astronomía de la UM y autora principal de un estudio que destaca el descubrimiento. «Se ha buscado estos planetas en los datos que existen para Júpiter calientes durante años sin resultado. Así que se consideró en el sentido de que no era posible tener estos compañeros planetarios cercanos».

Hasta ahora se han identificado unos 300 Júpiter calientes en las últimas dos décadas, pero esta es la primera vez que se han descubierto planetas cercanos, algo de gran ayuda para los científicos que están tratando de entender cómo se forman los planetas y se mueven en los sistemas solares.

«Toda la teoría de la formación de los planetas y la migración no está totalmente entendida», dijo Becker. «Incluso hoy en día se está haciendo un montón de trabajo activo para encontrar la manera de que Júpiter se puso donde está. Así que cualquier cosa que podamos descubrir sobre cómo los Júpiter calientes migran es útil para comprender la formación planetaria y la migración en su conjunto».

Los Júpiter calientes reciben su nombre debido a su gran tamaño y la composición gaseosa (como Júpiter) y su inusual ubicación cerca de su sol (de allí el término «caliente»). Se cree que los planetas gaseosos grandes se forman en temperaturas frígidas. En nuestro sistema solar implica que la formación debe tener lugar más allá del cinturón de asteroides, lejos del calor abrasador del sol. Sin embargo, misteriosamente, en distantes sistemas solares, estos Júpiter calientes orbitan sus estrellas a distancias más o menos de 10 a 20 veces el radio de su estrella, que es significativamente más cerca que Mercurio orbita de nuestro sol. Esto deja a los astrónomos desconcertados sobre cómo estos gigantes calientes llegaron allí.

«Los Júpiter calientes son invisibles para el ojo humano. Hay algunos telescopios terrestres que les recogen indirectamente. Los científicos también estudian los datos obtenidos de telescopios en naves espaciales», informa el Jet Propulsion Laboratory (JPL).

Becker y sus colegas hicieron su descubrimiento a partir de datos recogidos de la misión de K2. La persona que vio por primera vez la posibilidad de un planeta compañero del sistema WASP-47 fue Hans Schwengeler, un astrónomo aficionado, que lo publicó en un foro público llamado Planet Hunters. Tomando en cuenta los comentarios del aficionado, el equipo de Becker realizó un análisis exhaustivo de la curva de luz en los datos de K2 donde se observó esto, y confirmó la existencia de dos planetas cercanos, uno del tamaño de Neptuno, y otro compañero interior del tamaño súper-Tierra.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario

NOTA: Tu comentario aparecerá una vez que sea aprobado por el Moderador.