Miren a la lucecita...

Neuralizador. MIB.

Cuando un documento importante llega a tus manos, seguramente lo archivaras en un lugar seguro. Lo mismo sucede con nuestros recuerdos: primero aparecen en una parte del cerebro y luego se trasladan a otra para su almacenamiento a largo plazo en un proceso conocido como consolidación de la memoria.

Ahora, según un estudio publicado en la revista Science, cuyo autor principal es Akihiro Goto de la Universidad de Kioto, se utilizaron cerebros de ratón para demostrar un nuevo sistema óptico-neural para manipular los recuerdos. La técnica dificulta la actividad nerviosa, conocida como potenciación a largo plazo o LTP, que de otro modo consolidaría la memoria durante el sueño.

La LTP fortalece las sinapsis a través de la actividad neuronal y es fundamental para la formación de la memoria. Se puede determinar cuándo y dónde se forman los recuerdos en el cerebro examinando cuándo y qué células se someten a LTP. Los fármacos pueden alterarla, pero tienen un efecto general y no son buenos para apuntar a regiones específicas del cerebro en momentos específicos de la consolidación de la memoria.

En busca de inspiración, Goto se dirigió a Hollywood.

«En Hombres de Negro los agentes borran los recuerdos con un destello de luz. Hicimos algo similar», dice con una sonrisa. Su equipo utiliza la luz para desactivar proteínas esenciales para LTP.

Al cambiar los trajes negros y gafas de sol por batas blancas de laboratorio y gafas de seguridad, el equipo del coautor Yasunori Hayashi iluminó los cerebros de ratones para inhibir la cofilina, una proteína esencial para el funcionamiento de la sinapsis.

Efecto de la luz brillante sobre las sinapsis en los cerebros de los ratones. Crédito: KyotoU / Akihiro Goto.

Inicialmente, los cerebros se inyectan con el virus adenoasociado o AAV —comúnmente utilizado para la entrega de genes—, que luego expresa una proteína fusionada hecha de cofilina y SuperNova fluorescente. Cuando se exponen a la luz, estas proteínas liberan oxígeno reactivo que desactiva compuestos cercanos como la cofilina.

La ocurrencia de LTP en el hipocampo, donde se almacenan los recuerdos por primera vez, es significativa. Cuando se irradia esta área del cerebro, inmediatamente después de que el ratón aprende una tarea y luego otra vez durante el sueño después de aprender, se pierde la memoria.

«Fue sorprendente que la eliminación de LTP local mediante iluminación dirigida borrara claramente la memoria», comentó Goto.

Hayashi cree que esta nueva tecnología proporciona un método para aislar la formación de la memoria tanto temporal como espacialmente en el cerebro a nivel celular.

Las anomalías sinápticas relacionadas con la LTP están implicadas en trastornos de la memoria y del aprendizaje como la enfermedad de Alzheimer y también en enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia.

Entonces, en lugar de borrar memorias sobre avistamientos de ovnis y seres alienígenas, los autores esperan que su método dé lugar a una variedad de tratamientos para los trastornos mentales.

Fuente: EurekAlert! Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario