Esta estructura de ADN inusual sería útil para determinar cómo podría ser la vida en otros lugares del universo.

ADN Hachimoji.

La vida tal y como la conocemos tiene su base en un ADN con 4 bloques de construcción (o letras): adenina (A), timina (T), guanina (G), citosina (C). Sin embargo, ahora un grupo de investigadores estadounidenses ha añadido cuatro bases de nucleótidos adicionales creando un ADN de 8 letras.

La investigación, financiada por la NASA y dirigida por la Fundación para la Evolución Molecular Aplicada en los EE.UU., ha creado este ADN artificial llamado Hachimoji (por la palabra japonesa para ‘ocho letras’, 八文字) con el fin de ampliar la receta genética de la naturaleza y estudiar cómo esta proteína guarda información.

ADN extraterrestre

Pero uno de los objetivos principales de crear Hachimoji va mucho más allá de cualquier cosa que hayamos conocido.

Este ADN sintético fue creado en un laboratorio con expectativas de explicar situaciones que no ocurren en la naturaleza (al menos en nuestro planeta). En otras palabras, comprender cómo funcionaría la vida en cualquier parte del universo.

Esto podría ser especialmente relevante para la NASA, pues ayudaría en la investigación con respecto al encuentro con otras formas de vida en mundos distantes.

Un formato de ADN novedoso como este es un paso hacia la determinación de cómo se vería y cómo podría no ser la química viviente en cualquier parte del Universo.

«La detección de vida es un objetivo cada vez más importante de las misiones científicas planetarias de la NASA, y este nuevo trabajo nos ayudará a desarrollar instrumentos y experimentos efectivos que ampliarán el alcance de lo que buscamos», señaló Lori Glaze, directora interina de la División de Ciencia Planetaria de la NASA.

Y es que sorprendentemente después de crear varias hélices de Hachimoji, la estructura fue puesta a prueba a diversas condiciones para ver si conservaba su integridad. Así, los investigadores observaron que solamente había algunas diferencias menores en el comportamiento de las nuevas letras.

Finalmente se concluyó que Hachimoji podría funcionar como una correcta plantilla de información que podría mutar y evolucionar. Asimismo, también constituye una forma de almacenamiento de información superior a la del ADN. Teniendo esto en cuenta, los investigadores podrían tratar de aprovechar su potencial para almacenar grandes cantidades de datos en un futuro.

Fuente: NASA. Edición: Sergio Trujillo/Víctor Roman.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 5, 2019
7:52
#1 MLB:

creo, que este tipo de especulacion sobre algo tan probado y ya aceptado por la naturaleza, es un error, la naturaleza a travez de millones de años probo y descarto animales, plantas y hasta razas de los primeros tiempos del hombre, sin saber como ni que virus los eligio a ellos aun conviviendo con la raza de la que hoy somos descendientes, sin esa sabiduria ancestral no estariamos aqui, un pequeño cambio no tomado en cuenta, puede ser una receta para el desastre, es mi humilde opinion,demos gracias que aun los atomos se recombinan en sus mas basicos modelos, como el agua y el oxigeno, una pequeña variacion y es mucho mas simple que duplicar la cadena de ADN

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario