Si algunos fenómenos aéreos no identificados o inexplicados (UAPs) resultan ser tecnología extraterrestre, podrían estar dejando caer sensores para que una nave posterior sintonice las emisiones desde el espacio. ¿Y si Oumuamua fue una de esas naves?

Oumuamua.

Crédito: Jordan Collver.

Avi Loeb, físico teórico estadounidense especializado en astrofísica y cosmología, así lo cree, según se lee en un artículo de opinión publicado en Scientific American.

En primer lugar, Loeb nos habla de cómo se infirió que el objeto interestelar descubierto en 2017, Oumuamua, tenía una forma plana y parecía alejarse del sol como si fuera una vela de luz. Este «panqueque» se giraba una vez cada ocho horas a partir del «estado raro» del estándar local de descanso —que promedia los movimientos de todas las estrellas en la vecindad del sol—.

En segundo lugar, el físico resalta que el Pentágono está a punto de entregar un informe al Congreso indicando que algunos fenómenos aéreos no identificados (UAPs) son reales pero que se desconoce su naturaleza.

¿Podría ser Oumuamua una nave alienígena?

«Si los UAPs se originaron en China o Rusia y fueran un riesgo para la seguridad nacional, su existencia nunca se habría revelado al público. Por lo tanto, es razonable concluir que el gobierno de los Estados Unidos cree que algunos de estos objetos NO SON de origen humano», escribe Loeb. «Esto deja dos posibilidades: o los UAPs son fenómenos terrestres naturales o son de origen extraterrestre. Ambas implican algo nuevo e interesante que antes no conocíamos».

«Por lo tanto, el estudio de los UAPs debería pasar de ocupar los puntos de conversación de los administradores de seguridad nacional y los políticos, a la arena de la ciencia, donde deben ser estudiados por científicos en lugar de funcionarios gubernamentales», agrega.

Muchos o incluso la mayoría de los UAPs podrían tener una explicación mundana. Pero incluso si uno de ellos fuera extraterrestre, ¿podría haber algún posible vínculo con Oumuamua?

UAPs.

UAPs filmados por pilotos de la Marina de EE.UU.

La abundancia inferida de objetos similares a Oumuamua es irrazonablemente grande si son de origen puramente natural.

«Con Amaya Moro-Martín y Ed Turner, escribí un artículo en 2009 calculando la cantidad de rocas interestelares en base a lo que se sabe sobre el sistema solar y asumiendo que estas rocas fueron expulsadas de sistemas planetarios similares que orbitan otras estrellas. La población de objetos requerida para explicar el descubrimiento de Oumuamua excede el número esperado de rocas interestelares por unidad de volumen en órdenes de magnitud. De hecho, debería haber un billón de objetos parecidos a Oumuamua dentro del sistema solar en un momento dado, si están distribuidos en trayectorias aleatorias con la misma probabilidad de moverse en todas las direcciones», continúa Loeb.

«Pero el número es razonable si el susodicho fuera un objeto artificial en una misión dirigida hacia el sol, destinada a recopilar datos de la región habitable cerca de la Tierra. Uno podría incluso preguntarse si Oumuamua podría haber estado recuperando datos de sondas que ya estaban esparcidas sobre la Tierra en un momento anterior. En tal caso, la forma delgada y plana de Oumuamua podría haber sido la de un receptor. Por lo tanto, Oumuamua fue empujado por la luz solar no con el propósito de propulsión, sino como un subproducto de su delgada forma plana».

Loeb, quien está involucrado en un proyecto de vela ligera para enviar una pequeña nave no tripulada a una estrella cercana, dijo que si los terrícolas hemos pensado en esta idea, ¿por qué no podrían los extraterrestres?

En este momento, la posibilidad de que cualquier UAP sea extraterrestre es especulativa. Pero si consideramos esta posibilidad —aunque sea por diversión—, entonces el movimiento giratorio de Oumuamua podría haber tenido la intención de escanear señales de todas las direcciones de visualización.

«Un predecesor de Oumuamua podría haber sido una nave que depositó pequeñas sondas en la atmósfera de la Tierra sin que nadie se diera cuenta», apunta el científico.

Cielo Desclasificado

Por último, el físico propone un sistema para recopilar mejores datos científicos y aclarar la naturaleza de los UAPs.

Avi Loeb y la tapa de su libro donde expone la teoría de Oumuamua como una nave o sonda alienígena.

«Esto se puede hacer desplegando cámaras de última generación en telescopios de campo amplio que monitorean el cielo. El cielo no está clasificado; sólo los sensores de propiedad del gobierno lo son. Al buscar fenómenos inusuales en las mismas ubicaciones geográficas de donde provienen los reportes de UAPs, los científicos podrían aclarar el misterio en un análisis transparente de datos abiertos» (Cabe destacar que esto parece estar en progreso, con estaciones de monitoreo a instalarse en las costas este y oeste de EE.UU. Así se desprende de ESTA NOTICIA que publicamos hace unos días).

«Como se señaló en mi reciente libro Extraterrestrial, no disfruto de las historias de ciencia ficción porque las líneas de la historia a menudo violan las leyes de la física. Pero deberíamos tener la mente abierta a la posibilidad de que la ciencia algún día revele una realidad que antes se consideraba ficción», concluye Loeb.

Fuente: Scientific American. Edición: MP.

4 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Jun 22, 2021
23:58
#1 HORACIO:

Este con el Oumuamua otro delirante mas.!!!!!!! tuvieron 2 años para estudiarlo y despues que paso el sol salen que era una sonda extraerrestre ..¿¿??? psssss

Reply to this commentResponder

Jun 23, 2021
0:01
#2 HORACIO:

ven que ahora que se pusieron un poco mas serios nadie habla de los enanitos verdes del caso roswell….AHI TIENEN LA JUSTA DE QUE FUE TODO UN VERSO.!!!!!!!

Reply to this commentResponder

Jun 23, 2021
0:07
#3 HORACIO:

de haber sido verdad lo del caso roswell…ya en el año 1948 tendrian que haberse hecho las estaciones de monitoreo a instalarse en las costas este y oeste de EE.UU

Reply to this commentResponder

Jun 26, 2021
2:19
#4 RICARDO ZARZOSA GIBERT.:

Después del ultimo avistamiento y de la catedra al barco de guerra de los Estados Unidos con el avistamiento RECIENTE EN LA COSTA DE SAN DIEGO que vivieron, ya están paranoicos. Lo que tenemos que hacer, es buscar el contacto esencial para interactuar con ellos. ¿o no estamos tecnológicamente preparados todavía ?.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario