La NASA ha publicado la primera imagen clara enviada por la sonda New Horizons desde Ultima Thule, un objeto rojizo con una forma parecida a la de un muñeco de nieve a 6.600 millones de kilómetros de la Tierra.

Ultima Thule, que por su tamaño y su forma (33 kilómetros de largo por 15 de ancho) se asemeja más bien a una ciudad flotante con dos grandes barrios, es el segundo mundo que nos redescubre la sonda New Horizons después de Plutón. Sus fotografías, tomadas a 2.000 kilómetros de la superficie, muestran con una claridad inédita (¡aunque aún mejorable!) la superficie del objeto más lejano jamás visitado por una nave espacial humana. De momento se trata de un aperitivo. La sonda tomó 900 imágenes que llegarán a la Tierra durante los próximos dos años; las de mayor resolución, en febrero.

Las fotografías, publicadas durante una rueda de prensa en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, muestran un objeto binario, formado por dos bolas, con una forma parecida a la de un muñeco de nieve, que orbitan juntas.

Según explicó Carly Howett, miembro del equipo de New Horizons, el análisis de los datos permite afirmar que Ultima Thule es rojo. Jeff Moore, otro de los participantes en la presentación, explicó que estas primeras imágenes no han permitido ver cráteres, pero que podrían existir colinas o crestas montañosas. En cualquier caso, ha aclarado que durante los próximos meses obtendrán más información para conocer realmente la orografía del objeto.

Alan Stern, investigador principal de la misión, puso énfasis en lo difícil del logro alcanzado por la NASA. «Lo que este equipo ha conseguido no tiene precedentes», ha afirmado. «Hasta el verano de 2014 este objeto ni siquiera se conocía». Además, es muy oscuro y está muy lejos del Sol. «Estábamos cazando en la oscuridad y lo hemos interceptado a más de 51 kilómetros por hora», ha concluido.

Ultima Thule, a 6.600 millones de kilómetros de la Tierra, está compuesto por los materiales originales que sirvieron para la formación del sistema solar y ha cambiado muy poco desde entonces. Las imágenes y datos recogidos durante el rápido sobrevuelo de New Horizons servirán para viajar más de 4.000 millones de años hacia el pasado y conocer cómo pudo ser el entorno en que se formó nuestro planeta.

Fuente: NASA. Edición: El País.

2 comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Ene 2, 2019
18:47
#1 heidy:

no entiendo, es la foto de la superficie de un planeta?

Reply to this commentResponder

Ene 2, 2019
19:47

@heidy: Es un asteroide del cinturón de Kuiper. En este caso «mundo» se utiliza en sentido figurado y en consonancia con el romanticismo de su nombre, Ultima Thule, que en griego significa «un lugar más allá del mundo conocido».

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario