Un científico de la Universidad Cornell ha demostrado que las anomalías psi, tales como la clarividencia, la premonición y percepción extrasensorial (PES), realmente existen estadísticamente a un nivel bastante significativo. Las anomalías psi se definen como aquellos procesos anómalos de transferencia de información o energía que en la actualidad no pueden explicarse en términos de mecanismos físicos o biológicos.

En un artículo que pronto será publicado en la revista de psicología social “The Journal of Personality and Social Psychology“, el psicólogo Daryl Bem describe nueve experimentos, en la mayoría de los cuales invierte el clásico orden de memoria y desencadenador afectivo, para así lograr que lo usualmente visto como causa se vuelva el efecto. Los experimentos fueron llevados a cabo durante un periodo de ocho años de forma rigurosa y bien controlada con el objetivo que futuros investigadores en este campo puedan reproducirlos.

En uno de los experimentos, a los individuos, que fueron en su mayoría estudiantes, se les mostró brevemente una lista de palabras y se les pidió que recordaran tantas como pudieran. Más tarde una computadora escogería de forma aleatoria solo algunas palabras de tal lista para armar otra más reducida. Los individuos tuvieron entonces que hacer lo mismo y armar una lista de palabras en base a esto. Lo sorprendente del experimento fue que las personas recordaron justamente muchas de las palabras que aparecerían en la versión reducida sin tener conocimiento previo de cuáles estarían en esta nueva lista.

En otro experimento a los individuos se les mostró imágenes de dos cortinas en el monitor de la computadora y se les dijo que tras una de ellas se ocultaba una imagen (en ocasiones de naturaleza erótica), mientras que la otra solo ocultaba un fondo blanco. Luego se les solicitó que cliquearan sobre aquella cortina que “sintieran” estaba ocultando la imagen. Al hacer click la cortina se correría y les mostraría el resultado. Se repitió 36 veces por cada individuo, mientras que la posición de la imagen en cada ocasión era seleccionada por la computadora aleatoriamente.

En las 100 sesiones los individuos seleccionaron la cortina correcta el 53.1% de las veces para las imágenes eróticas, algo que se encuentra sobre el 50% esperado para el puro azar. Para aquellas imágenes no eróticas, la tasa de éxito fue de solo el 49.8%.

En un tercer experimento Bem invirtió la prueba en donde se muestra la palabra “Feo” o “Hermoso” y luego aparece la fotografía de algo desagradable (como una serpiente), o agradable (como un cachorrito o gatito), y al individuo se le pide que decida rápido si la foto que se mostrará a continuación será agradable o no. En el experimento inverso la persona veía primero la fotografía y se le solicitaba que respondiera tan rápido como pudiera qué palabra aparecería. La palabra era, nuevamente, seleccionada de forma aleatoria por la computadora.

Bem realizó sus experimentos con un total de 1.000 individuos, y en cada experimento se reveló estadísticamente una pequeña pero consistente cantidad de anomalías psi. La recolección de los datos fue automatizada para minimizar el contacto entre los individuos y el investigador.

El jefe de la editorial a cargo de la publicación, Charles Judd, de la Universidad de Colorado en Boulder, dijo que el artículo fue revisado “por algunos de nuestros supervisores más confiables”, y supero todo escrutinio.

3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
Nov 20, 2010
13:02
#1 HORACIO:

supongo que si es posible…solo de saber de EDGAR CAYCE…ya se confirma mucho.!!! saludos

Reply to this commentResponder

Nov 20, 2010
21:37
#2 barbarotico:

Yo sí creo en la clarividencia y los sueños profeticos, no porque he leido al respecto, sino porque los he tenido y a lo bestia.

Reply to this commentResponder

Nov 22, 2010
18:03
#3 Joak:

Yo soy bastante bueno con la telepatia cunado estoy con mis amigos XD

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario