Las pruebas del Coronel Vyse

En 1835 llegó a la meseta de Giza el coronel Howard-Vyse. Su principal interés se centraba en poder demostrar a su ilustre familia que era merecedor de su apellido tras haber llevado una vida poco recomendable. Su carrera militar en el ejército británico de la India había pasado sin pena ni gloria, por lo que centró su atención en intentar pasar a la Historia como el promotor de un gran descubrimiento, en una época en la que numerosos investigadores sacaban a la luz los restos de la cultura faraónica y ésta era moda culta en Europa.

Por aquellos días la zona estaba siendo excavada por el italiano Giovanni Battista Caviglia, un capitán de navío que decidió dedicar su vida a un estudio meticuloso de la Gran Pirámide. Éste ya había conseguido despejar y limpiar el camino, cubierto por toneladas de escombros y de excrementos de murciélagos; tanto del pasaje descubierto en 1765 por Nathaniel Davidson, que iba hasta la primera Cámara de Descarga, como del denominado Pozo, que recorre la pirámide desde la Gran Galería hasta el canal descendente, cerca de la Cámara del Caos. Howard-Vyse le ofreció financiación a cambio de poder presentarse a la prensa como copartícipe de los hallazgos que se produjesen, propuesta que Caviglia rechazó, ya que vio en el coronel cierto ánimo de protagonismo en lugar del espíritu de estudio que debía presidir toda investigación arqueológica. La meticulosidad y ciencia arqueológica aplicada por Caviglia en sus excavaciones fueron refrendadas posteriormente por la arqueología. Sus trabajadores aprendieron su método de trabajo y el propio William M. Flinders Petrie, el mejor arqueólogo y metrólogo que ha trabajado en la Gran Pirámide, cuando llegó a Egipto en 1880, buscó y contrató a Ali Gabri, quien 40 años antes fue capataz de Caviglia.

Ante la negativa de asociación, el coronel Vyse consiguió obtener o, mejor dicho, comprar al gobierno egipcio un “firman”, es decir, un permiso para excavar en Giza. Con unos recursos financieros notables, que entonces ascendieron a diez mil libras, organizó todo un pelotón de trabajadores. De verdad estaba dispuesto a aparecer en los periódicos ingleses como el autor de un hallazgo importante. Contrató entonces como capataz de los trabajos a Caviglia, pero el método empleado por éste resultaba lento para sus aspiraciones de gloria, por lo que decidió despedirle tras una larga serie de discusiones. Contrató entonces los servicios del ingeniero John Perring para iniciar su particular búsqueda desenfrenada de un descubrimiento importante, aunque para ello utilizara métodos tan destructivos como la pólvora. Tras volar el hombro y el lomo de la esfinge centró sus explosiones en el interior de la Gran Pirámide, ya que las prospecciones que intentó realizar en el nicho de la Cámara de la Reina o en el suelo de la Cámara del Rey se realizaban de forma lenta y costosa.

La idea de que sobre la Cámara de Descarga descubierta por Davidson había otras similares era de Caviglia, refrendado por una pequeña grieta por la que se podía introducir un palo, pero la composición granítica de los bloques hacía difícil su perforación. Howard-Vyse decidió usar también aquí la pólvora para abrirse camino hacia arriba y encargó el trabajo a un operario llamado Daued, hombre que vivía exclusivamente del hachís y del alcohol y cuya inteligencia no debía ponerle demasiados reparos para jugarse la vida al provocar una explosión acurrucado tras algún pequeño nicho. El estallido debió resonar con enorme fuerza y toda la pirámide se llenó de polvo, pero el resultado fue que consiguieron abrir un agujero lo suficientemente grande como para pasar a otra estancia superior. De la misma forma, y tras numerosas voladuras se consiguieron abrir camino hacia la parte superior del monumento, hasta alcanzar la quinta Cámara de Descarga, dejando por fin a la pirámide con la estructura interior que ahora conocemos.

Pero lo importante es que, pese a que estas cámaras se encontraron vacías de mobiliario y ornamentos, Howard-Vyse presentó al mundo su descubrimiento de pinturas y textos jeroglíficos. Fueron estudiados por Samuel Birch, experto en jeroglíficos del Museo Británico, quien atribuyó uno de los cartuchos encontrados a Keops, el mismo faraón que citara Herodoto, y la arqueología respiró satisfecha por tener la prueba irrefutable que le permitía identificar al constructor de la Gran Pirámide de Giza. El Coronel regresó a Inglaterra, donde llegó rodeado de grandes honores, aunque en su travesía se hundió su barco frente a las costas de Cartagena con gran cantidad de restos arqueológicos a bordo, entre ellos el sarcófago recuperado de la pirámide de Micerinos. Howard-Vyse fue posteriormente nombrado General del Ejército Británico.

Sin embargo, el descubrimiento de la escritura jeroglífica en las Cámaras de Descarga de la Gran Pirámide estuvo rodeado de acciones sospechosas por parte de sus protagonistas. Howard-Vyse nunca permitió a Caviglia acceder al descubrimiento y el capataz de los trabajos fue despedido. Los ingenieros de su equipo, Mash y Perring, sí que pudieron contemplar el hallazgo y Perring, en su libro titulado ‘Las Pirámides de Giza a la luz de su exploración verdadera y de las medidas tomadas allí mismo’, refiere cómo se fijaron en las llamadas líneas de albañil (trazos de pintura roja), aunque en un principio no se fijaron en los jeroglíficos, que descubrieron “posteriormente” en una inspección más detallada.

Tras la apertura con pólvora del acceso a las cámaras, Vyse no permitió la entrada de nadie salvo la de un amigo suyo llamado J. R. Hill, empleado de una fábrica local de cobre. Curiosamente, cuando el coronel se retiró de Egipto, Hill se convirtió en el propietario de El Cairo Hotel, algo que no se explica con el salario de un simple operario. Es de suponer que la amistad y la colaboración entre ambos le proporcionó el dinero suficiente para tal adquisición y su complicidad se vio refrendada por el público agradecimiento a Hill que Vyse hizo en su libro ‘Operaciones llevadas a cabo en la Pirámide de Gizeh en 1837’. Hill tenía acceso libre a las cámaras, a las que subía para pintar los nombres con las que las bautizaron, y no dejaba que nadie más le acompañase en su empresa. La palabra fraude comenzó a flotar en la atmósfera de Giza, descubriéndose posteriormente la más burda falsificación que conoce la historia.

La copia que recibió el doctor Samuel Birch de los cartuchos y jeroglíficos encontrados en las Cámaras de Descarga descubiertas por Vyse le dejaron perplejo. Si bien pudo reconocer el nombre de Keops (khufú), tanto en los otros cartuchos como en la propia escritura que los acompañaban, existían elementos ciertamente anómalos. En primer lugar, los signos no se parecían a la escritura jeroglífica del Imperio Antiguo, sino más bien a otra escritura cursiva conocida como demótico, que se desarrolló en Egipto mucho más tarde. Asimismo, varios signos jeroglíficos eran del todo desconocidos y, algo inaudito, algunos de los signos conocidos estaban al revés. Algo también desconcertante fue la aparición de un cartucho con el nombre de un faraón desconocido, Khnum-khuf, que algunos egiptólogos han intentado asimilar a alguna variante del propio Khufú o Keops.

Afortunadamente, el fraude del coronel Howard-Vyse se pudo comprobar definitivamente cuando se investigaron las fuentes egiptológicas que usó en su estancia en Egipto y se pudieron reconstruir sus andanzas delictivas. La piedra Rosetta fue descubierta en 1799 y el conocimiento que se tenía de los jeroglíficos en el decenio de 1830 todavía era mínimo. El único texto que Hill pudo haber consultado era ‘Materia Hieroglyphica’, de Sir John Wilkinson, en el que aparecían los errores de transcripción del nombre de Keops de la misma forma en que aparecieron escritos en las dos primeras cámaras descubiertas por Vyse. Justo cuando descubrieron la cuarta Cámara de Descarga, los impostores se enteraron de una nueva versión del diccionario de Wilkinson, titulado ‘Hábitos y costumbres del Antiguo Egipto’, y tras correr a El Cairo para adquirirlo comprobaron que el autor había cambiado de opinión sobre la forma de escribir la palabra Keops, por lo que se dieron cuenta de que habían escrito mal el nombre. Este error fue rectificado en las dos últimas cámaras, donde aparece la grafía correcta con el nombre de Khufú o Jufú pero, nuevamente, con otros dos errores de envergadura.

7 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 7 comentarios
Comentarios
Nov 1, 2015
18:09
#1 William Clavijo Robinson:

GIZA, Pi (π) y la Cuadratura
1, 2, 4, 7, 14 = 28 = (2 + 8 = 10)
1, 2,11 factores propios de 22
1 + 2 +11 = 14
11 = 1 +1 = 2 * 11 = 22 *2 = 44 * 2 =88

Relaciones que pudieron haber utilizado para una aproximación del Pi (π) en la pirámide de Giza:

1) 22*4/(28/22 + 10)/1000)) + 28 = 3,141592
2) ((28/2)*10)+2) / ((28+22+2)/10 + (4*10)) = 3,141592
3) (28/4 +1/10 /(2 + (28-2)/100)) – (28 + 22 + 4)/2)/ 10^7 = 3,14159265
4) (88 + 3/4) / (28 + 1/4) = 3,141592
5) (40 + 44 + 4/5 + (22 + 1)/10^3) / (28 + 22 + 4)/2 = 3,1415926
6) 7 – 4 + 1/14 + 1/(14 + 1/4) – 1/(88 * 10^3) = 3,14159265
7) (22*11 -2 + 1/4) / (22*4 -11 – 2/4) +1/10*3 – 22,22/10*8 = 3,1415926536
8) √(8) ∑ (-1)n + 1/4 + (1/4) ^2 + (1/4)^2/10^2 + 4/10^4 = 3,14159265

4* 7 = 28
28 *10 = 280 codos
22 *10 = 220 codos (b/2)
44 *10 = 440 codos (base)
88 * 10 = 880 (base*2)
220 * 2 = 440 codos (Base)
440 * 2 = 880 codos (b*2)

880 / 3,14159265 = 280,1127 codos (altura)
Pendiente = (Altura/(base/2) = 1,273239545 = 51,85397403 = 51º51’14”
Superficie del circulo de la geometría (246499,176 codos) = Superficie de caras triangulares de la pirámide (246499,176 codos) = Cuadratura
Ángulo 51,8540º (51º51’14”), ángulo complementario = 38,1460º: (51,8540/38,1460)*2 = 2,718 (Aproximación e)
Se trata solo de sentido común.
1, 2, 4, 7, 14 = 28 (Número Perfecto, triangular, hexagonal y feliz): 4 x 7 = 28 (siete eran los planetas observables a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, siete los días de la semana, siete los días de la creación, siete son los arcángeles, siete los pecados capitales, siete sellos del apocalipsis, siete las maravillas del mundo, siete los chakras, 7 los sacramentos, los siete ojos del Cordero, los siete espíritus de Dios, 7 los superuniversos, los siete cielos, los siete mares, las siete trompetas del Apocalipsis: 4 las semanas del mes, 4 los puntos cardinales, 4 las estaciones, 4 los ciclos lunares, 4 los elementos sagrados, 4 son los jinetes del Apocalipsis. Periodo magnético del Sol es de 22 años: Génesis 28/22. Esta piedra que he puesto por señal será casa de Dios. El número 28 es el triangular 7: 7(7+1)/2 = 28
KEFREN (Jaffra): Ángulo Sagrado
Forma como los egipcios determinaron la altura de la pirámide Kefren y su ángulo sagrado partiendo solo del dato de la base.

Base = 215, 25 m
Perímetro del hexágono = 215, 25 multiplicado por 6 (lados) =1291,50 m;
Perímetro del cuadrado de la base de la piramide = 4 * 215,25 = 861 m.
Perímetro del hexágono sobre el perímetro del cuadrado = 1,50.
Base pirámide (215,25m) sobre 1,5 = 143,5 m (altura pirámide solicitada por Kefrén),
Apotema = 179,376.
Ángulo = 53º 7′ 48,368” (realmente sagrado)

Otra forma de conocer la dimensión de la base Pirámide Kefrén, partiendo solo del dato de la altura:

Altura = 143,5 metros
Altura por 10 = 1435 metros
Altura por 4 = 574 metros
1435 m – 574 m = 861 m (perímetro de la base de la pirámide)
861/4 = 215, 25 m (Base Pirámide)

Tanta elegancia no puede ser coincidencia. Nada ocurre por casualidad, pero si por causalidad.

Reply to this commentResponder

Nov 5, 2015
6:17
#2 William Clavijo Robinson:

Cálculos Kefrén y Giza

α = 137,0359996790 (constante de estructura fina)
π = 3,14159265358979

e = 2,71828182845 (número de Euler)

φ = 1,61803398874989 (número áureo)
(π – φ) – 1 = 0,52355866483990 (Codo Real Egipcio)
(α * π)/2 = 215,25 metros (Base pirámide Kefrén)
α * 2 = 274,071999358 codos (altura pirámide Kefrén)
274,071999358 * 0,52355866483990 = 143,49277 metros (altura Pirámide Kefrén)
(e * φ)*100 = 439,827239 codos (Base Pirámide Giza)
(439,827239/ π)*2 = (439,827239/3,14159265358979)*2 = 280,002717 codos (Altura Giza)
280,002717/0,52355866483990 = 146,6 m (Altura Giza)
Parece absurdamente conspirativo

Reply to this commentResponder

Nov 5, 2015
15:58
#3 William Clavijo Robinson:

Pi = 3,1416
480 codos * (Pi/6) = 230,38 m (base Giza)
280 codos * (Pi/6) = 146,608 m = (146,61) (altura Giza)
Pi = h(metros)*6)/h (codos) = (146,608*6)/280 = 3,14160000000000000
Esta absurda simpleza de niño de escuela, demuestra que los egipcios conocían perfectamente Pi, tal como lo aplicamos ahora: 3,1416

Reply to this commentResponder

Nov 20, 2015
12:28
#4 William Clavijo Robinson:

Pi (π) Presente en la Pirámide de Kefrén

Las dimensiones de la pirámide Kefrén fueron calculadas en base a Pi (π)

Misteriosos primos: 3 * 41 = 123
Sagrado 7: 123 * 7 = 861m (Perímetro Kefrén)
Base: (861 m / π/6) /4 = 411,097218006366 codos
Base: 411,097218006366 codos * π/6 = 215,25 metros
Altura: 861 m / π = 274,064812 codos
Altura: 274,064812 codos * π/6 = 143,5 metros

Reply to this commentResponder

May 29, 2016
23:03

hola mi nombre es Sofia y la piramide de Guiza la construyeron en 2560 a.C dirigida por el faraon de la 4 dinastia de Egipto el faraon Keops o Khufu mide de altura 147m y 82 de ancho.
Gracias

Reply to this commentResponder

Ago 26, 2016
0:23
#6 Angeles A, de Pallarés.:

Nunca alojaron tumbas las 3 pirámides…no hay ninguna señal…Solo una enorme caja inamovíble, con una especie de tapa, tanto en el supuesto sarcófago del Rey y de la REina…tampoco hay ningún tipo de inscripcipción o dibujo en ellos (como se han encontrado en otras tumbas)muchos menos joyas o máscaras. de modo que tumbas no eran, ¿que eran y para que servían? quizá algún dia lo sepamos
Angeles

Reply to this commentResponder

May 4, 2017
16:09
#7 Ernesto Chunga. LIMA-PERÚ.:

No es fanatismo, ni exeso de misticismo, pero en realidad la Gran Pirámide deja innumerables misterios en su construcción.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario