PAPÁ SÍ, MAMÁ NO

Budd: “¿Y finalmente se duerme la nenita?”.

Carol: “¡Pero no, no se duerme! ¡Sigue vigilando la puerta!”.

Budd: “¿La puerta del ropero?”.

Carol asiente frenéticamente con la cabeza.

Budd: “La ropa te protege. Estás segura tras la puerta del ropero, en tu lugarcito para Carol sola, ¿ves?”.

Carol respira más regularmente.

Budd: “Bueno, sale el sol y… ¿viene tu papi?”.

Carol, con una vocecita dulce: “Sí, viene y me encuentra”.

Budd: “¿Viene tu mami también?”.

Carol: “No. Mami viene cuando Mary llora”.

Budd: “¿Y por qué llora Mary?”.

Carol: “¡Porque yo no estoy ahí, en mi cama!”.

Budd: “Entiendo. Viene tu mami. Y es lindo verla, ¿no?”.

Carol, con firmeza: “¡No!”.

Budd: “¿Cuál es el problema con tu mami?”.

Carol: “¡Ella no viene! ¡Ella nunca viene!”.

Budd: “¿Te duele que ella no venga a ayudarte?”.

Carol: “¡Nunca viene cuando aparecen los gatos, digo!”.

Budd: “¿Nunca hablan de los gatos?”.

Carol, en tono acusador otra vez: “Ella no sabe nada de los gatos, no sabe ayudarme”.

Budd: “¿Le hablaste a tu papi de los gatos?”.

Carol: “Sí, a Papi le conté: él sabe”.

Mack le pasa a Budd un papelito con estas palabras: “Pregúntele si su papá estaba ahí cuando aparecían los gatos”.

Budd: “Bueno… Pasemos ahora a la época en que ya estás en la escuela secundaria. Te vas a graduar y estás más grande y debo tratarte como a una señorita, ¿de acuerdo?”.

Carol contesta que sí, ya no con voz de niña, sino de adulta.

Budd: “Entonces miremos hacia atrás desde este presente. Cuando los gatos entraban, ¿su papá estaba allí?”.

Carol: “Sí, claro”.

Budd: “¿Y cómo lucía él cuando veía los gatos? ¿Le hablaba a usted?”.

Carol, en un murmullo: “No. Se quedaba de pie en la puerta”.

Budd: “Pero, Carol, ¿está segura de que él veía a los gatos?”.

Carol: “Sí, absolutamente. Y los gatos se acercaban a él”.

Budd, algo nervioso: “¿De qué tamaño eran esos… gatos?”.

Carol: “Le llegaban hasta el pecho”.

Budd: “¿Y tenían piel con pelo?”.

Carol: “¡Ufa! No tenían piel de gato”.

Budd mira a Mack como diciendo: “¡Lo tenemos!”, y vuelve a hablarle a Carol: “¿Vio alguna vez que su papá saliera con los gatos? ¿Alguna vez hablaron o salieron juntos?”.

Carol medita su respuesta: “Me llevaba con él. Me alzaba de la cama…”.

Budd: “¿Y qué sucedía después?”.

Carol: “Simplemente salíamos caminando”.

Budd: “¿Y usted no le preguntaba qué ocurría?”.

Carol: “¡Yo no podía decir nada!”.

Budd: “Pero cuando él salía caminando con usted, ¿adónde iban? ¿Bajaban las escaleras?”.

Carol, molesta: “No, él caminaba a través de… ¡No, no!”.

Budd, con firmeza: “¡Vamos, cuéntemelo, Carol!”.

La mujer transpira, su voz se vuelve dura.

Budd: “¿Adónde iban, Carol?”.

Carol: “A… afuera, a través de… ¡de la ventana!”.

Publicado el 11 de diciembre de 2005 Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario