• Insista en que el progreso de la ciencia depende de explicar lo desconocido en términos de lo conocido. En otras palabras, ciencia es igual a reduccionismo. Puede aplicar el enfoque reduccionista en cualquier situación, descartando más y más evidencia, hasta que lo poco que queda pueda finalmente ser explicado enteramente en términos del conocimiento establecido.
  • Ponga en escena el hecho que la investigación libre y la discusión legítima son partes normales de la ciencia.
  • Póngase a disposición de los productores de los medios que buscan un “informe balanceado” de las visiones no ortodoxas. Sin embargo, acepte participar sólo en aquellas presentaciones donde los tiempos y las tendencias a-priori, imposibilitan tales lujos como la discusión, el debate y el examen cruzado.
  • En cada oportunidad, refuerce la noción de que lo que es familiar es necesariamente racional. Lo no familiar es, por lo tanto, irracional, y consecuentemente inadmisible como evidencia.
  • Sentencie categóricamente que lo no convencional puede ser desestimado como, en el mejor de los casos, una honesta mala interpretación de lo convencional.
  • Caracterice a sus oponentes como “creyentes sin sentido crítico”. Sumariamente desestime la noción que, debunkear en sí mismo, traiciona una creencia sin sentido crítico, más allá del status quo.
  • Mantenga que en investigaciones de fenómenos no convencionales, una sola falla lo invalida todo. En contextos convencionales, sin embargo, puede sabiamente recordarle al mundo que “después de todo, las situaciones son complejas y los seres humanos son imperfectos”.
  • La “Navaja de Occam”, o el “principio de la parsimonia”, dice que la explicación correcta de un misterio va a involucrar comúnmente los principios fundamentales más simples. Insista, por eso, que la explicación más familiar es, por definición, ¡la más simple! Implique fuertemente que la Navaja de Occam no es meramente una regla filosófica sino una ley inmutable.
  • Desaliente cualquier estudio de la historia que pueda revelar a los dogmas de hoy como la herejía de ayer. De la misma manera, evite discutir muchos paralelos históricos, filosóficos y espirituales entre ciencia y democracia.
  • Como el público tiende a tener poco clara la distinción entre evidencia y prueba, haga su mejor esfuerzo para ayudar a mantener esta oscuridad. Si hay falta de prueba absoluta, sentencie categóricamente que “¡no hay evidencia!”.
  • Si se ha presentado suficiente evidencia para asegurar una mayor investigación de un fenómeno inusual, argumente que “¡la evidencia por sí sola no prueba nada!” Ignore el hecho de que la evidencia preliminar no se supone que deba probar nada.
  • En cualquier caso, implique que la prueba precede a la evidencia. Esto eliminará cualquier posibilidad de iniciar cualquier proceso de investigación significante (particularmente si aún no se ha establecido un criterio de prueba para el fenómeno en cuestión).
  • Insista en que un criterio de prueba no puede ser establecido para ¡un fenómeno que no existe!A pesar de que la ciencia no se supone que tolere vagos o dobles estándares, siempre insista en que los fenómenos no convencionales deben ser juzgados por separado, peor definido, conjunto de reglas científicas. Haga esto declarando que “las suposiciones extraordinarias requieren de evidencia extraordinaria” (pero asegúrese de nunca definir dónde termina lo “ordinario” y comienza lo extraordinario). Esto le permitirá crear un infinitamente lejano horizonte de evidencias; por ejemplo, definir evidencia “extraordinaria” como algo que se encuentra fuera del alcance en cualquier punto en el tiempo.
  • Del mismo modo, insista con clases de evidencia que son imposibles de obtener. Por ejemplo, declare que los fenómenos aéreos no identificados sólo pueden ser considerados reales si los podemos traer a laboratorios para golpearlos con martillos y analizar sus propiedades físicas. Saltee los logros de las ciencias inferenciales (la Astronomía, por ejemplo, que funciona bien sin traer planetas, estrellas, galaxias y agujeros negros a los laboratorios para golpearlos con martillos).
  • Practique debunkeo por asociación. Junte todos los fenómenos popularmente tildados de paranormales y sugiera que quienes los proponen e investigan hablan con una misma voz. De esta manera usted puede, indiscriminadamente, arrastrar material entre líneas de distintas disciplinas de un caso a otro para darle soporte a su visión como sea necesario. Por ejemplo, si una suposición tiene alguna similitud superficial con la que se está tratando y ha sido (o se ha asumido popularmente que ha sido) expuesta como fraudulenta, cítela como si fuera un ejemplo apropiado. Entonces ponga una sonrisa presuntuosa, recuéstese en su sillón y sólo diga “dejo expuesto mi caso”.
  • Use la palabra “imaginación” como un epíteto que se aplico sólo a ver lo que *no* está ahí, y no para negar lo que *está* ahí.
  • Si un número significante de gente está de acuerdo en que han observado algo que viola la realidad consensuada, simplemente inscríbalo como “alucinación masiva”. Evite tratar la posibilidad de que la realidad consensuada pueda, en sí misma, constituir una alucinación masiva.
  • Ridiculice, ridiculice, ridiculice. Es por lejos el arma más asombrosamente efectiva en la guerra en contra de los descubrimientos y la innovación. Ridiculizar tiene el poder único de hacer que gente, de virtualmente cualquier nivel de persuasión, se vuelva completamente inconsciente en un parpadeo. Sólo falla en aquellos pocos de mente suficientemente independiente como para no caer en el tipo de consenso emocional que la ridiculización provee.
  • Con la insinuación y ejemplo apropiado, implique que la ridiculización constituye una parte esencial del método científico que puede elevar el nivel de objetividad y desapasionamiento con el cual cualquier investigación es conducida.
  • Si se encuentra presionado acerca de sus novedosas interpretaciones del método científico, declare que “la integridad intelectual es un asunto sutil”.
  • Implique que los investigadores de lo no ortodoxo son sectarios. Sugiera que para investigar la existencia de algo, uno debe primero creer en ello absolutamente. Entonces declare que tales “verdaderos creyentes” conocen todas las respuestas a sus más difíciles preguntas con completo detalle por adelantado. Convenza a la gente de su propia sinceridad reasegurándoles que a usted mismo “le encantaría creer en estos fantásticos fenómenos”. Cuidadosamente dé un paso al costado respecto del hecho de que la ciencia no se trata de creer o descreer, sino de buscar.
  • Use “humo y espejos”, por ejemplo, ofuscación e ilusión. Nunca olvide que una resbalosa mezcla de hechos, opiniones, insinuaciones, información fuera de contexto y completas mentiras van a engañar a la mayoría de la gente la mayor parte del tiempo. Tan poco como un décimo de hechos y nueve de m*erda, usualmente va a funcionar. (¡Algunos debunkeadores veteranos usan dilusiones homeopáticas de hechos con increíble éxito!) Cultive el arte de moverse atrás y adelante entre hechos y ficción tan indetectablemente que el más débil fundamento de verdad va a parecer siempre soportar la entera edificación de su opinión.
  • Emplee “TCP”: Técnicamente Correcta Pseudo-refutación. Ejemplo: si alguien comenta que todas las grandes verdades comenzaron como blasfemias, responda inmediatamente que no todas las blasfemias se han convertido en grandes verdades. Debido a que su respuesta fue técnicamente correcta, nadie va a notar que realmente no refutó el comentario original.
  • Trivialice el caso, trivializando el campo entero en cuestión. Caracterice el estudio de fenómenos ortodoxos como profundo y con alto requerimiento de tiempo, mientras juzga al de los fenómenos no ortodoxos como algo tan insubstancial como para no demandar más que un rastreo de las revistas. Si es presionado acerca de esto, simplemente diga “¡pero no hay nada ahí que estudiar!” Caracterice a cualquier investigador serio de lo no ortodoxo como “extraño” (buff) o “freak”, o como “poseedor de un estilo propio” (el código favorito de los medios para “falso”).
1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 3, 2013
14:00
#1 JoaK:

Excelente Articulo, muy util para el dia a dia.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario