Una pieza que había sido tomada por un hombre que realizó trabajos de restauración en Stonehenge, ha sido devuelta después de 60 años, brindando a los científicos la oportunidad de mirar dentro de un pilar del emblemático monumento británico por primera vez.

Stonehenge.

Stonehenge. Crédito: Frank Chou.

En 1958, Robert Phillips, un representante de la compañía de perforación que ayudó a restaurar Stonehenge, tomó el núcleo cilíndrico después de que fuera perforado de uno de los pilares de Stonehenge —Stone 58—. Más tarde, cuando emigró a los Estados Unidos, Phillips se llevó el núcleo con él.

Debido al estado protegido de Stonehenge, ya no es posible extraer muestras de las piedras. Pero con el regreso del núcleo en 2018, los investigadores tuvieron la oportunidad de realizar análisis geoquímicos sin precedentes de un pilar de Stonehenge, que describieron en un nuevo estudio.

Descubrieron que las altísimas piedras erguidas de Stonehenge, o sarsens, estaban hechas de rocas que contenían sedimentos que se formaron cuando los dinosaurios caminaban por la Tierra. Otros granos de la roca se remontan a 1.600 millones de años.

Los hijos de Phillips (recuadro), Lewis y Robin, viajaron a Stonehenge para entregar la muestra. Crédito: Flia. Phillips.

«Le hicimos una tomografía computarizada a la roca, le aplicamos rayos X, la observamos con varios microscopios y analizamos su sedimentología y química», dijo el autor principal del estudio, David Nash, profesor de geografía física en la Universidad de Brighton en Inglaterra. «Con la excepción de los análisis de secciones delgadas y un par de métodos químicos, todas las técnicas que usamos en el estudio eran nuevas tanto para Stonehenge como para el estudio de las piedras sarsen en el Reino Unido».

El círculo central de pilares de Stonehenge se erigió durante el período Neolítico, hace unos 4.500 años, según English Heritage, una organización sin fines de lucro que administra monumentos históricos en Inglaterra.

Restauración de Stonehenge en 1958. Crédito: Historic England.

«Los sarsens se erigieron en dos arreglos concéntricos —una herradura interior y un círculo exterior—, y las piedras azules [piedras de monumento más pequeñas] se colocaron entre ellas en un arco doble», se lee en el sitio web de la organización.

Cuando los científicos miraron a través de un microscopio las finas rodajas de roca sarsen de la Piedra 58, se sorprendieron al descubrir que era 99,7 por ciento de cuarzo. Un cemento de cuarzo contenía granos de cuarzo de finos a medianos y formaba «un mosaico de cristales entrelazados».

Imagen de microscopio de la muestra de sarsen que muestra el mosaico de cristales de cuarzo estrechamente entrelazados que unen la roca. Los contornos de los granos de arena de cuarzo se indican con flechas.

Eso hizo que la roca fuera más duradera, y puede haber sido la razón por la que los constructores la eligieron para su enorme monumento hace miles de años.

«Estos cementos son increíblemente fuertes. Me preguntaba si los constructores de Stonehenge podrían decir algo sobre las propiedades de la piedra, y no solo eligieron las rocas más grandes y cercanas, sino también las que tenían más probabilidades de resistir el paso del tiempo», dijo Nash.

Más viejo que los dinosaurios

El análisis de los investigadores también reveló pistas sobre las edades de los sedimentos en la roca.

«Los sedimentos arenosos dentro de los cuales se desarrolló la piedra se depositaron durante el período Paleógeno, hace 66 millones a 23 millones de años, por lo que los sarsens no pueden ser más antiguos que esto», explicó Nash.

Sin embargo, cuando los científicos compararon las proporciones de isótopos de neodimio —o átomos del elemento con un número diferente de neutrones en el núcleo— en las muestras, encontraron que ciertos sedimentos en la piedra sarsen eran aún más antiguos.

Algunos granos probablemente fueron erosionados de rocas que datan de la era Mesozoica (hace 252 millones a 66 millones de años), cuando pudieron haber sido pisoteados por dinosaurios. Y algunos de los granos de arena se formaron hace entre mil y 1.600 millones de años.

Muestra del núcleo de Stone 58. Crédito: British Geological Survey.

Si bien este análisis respondió algunas preguntas sobre Stonehenge, quedan otros acertijos sin resolver, entre ellos el paradero de dos núcleos más que se perforaron en Stone 58 durante la restauración de 1958, y que también desaparecieron del registro.

Los trabajadores del Museo de Salisbury en Inglaterra descubrieron parte de uno de esos núcleos en su colección en 2019, informaron los investigadores. El director del museo, Adrian Green, se puso en contacto con un representante de English Heritage e informó del hallazgo de una parte de un núcleo de Stone 58 «en una caja marcada con “3x Stonehenge Stones from’ Treasure Box”», según el estudio.

Los científicos investigaron el fragmento de Salisbury junto con el núcleo de Phillips y registraron sus datos en su estudio. No obstante, «se desconocía cómo y cuándo llegaría al museo», escribieron los autores.

La ubicación del tercer núcleo (y el resto del núcleo encontrado en el Museo de Salisbury) «es igualmente desconocida», concluyeron.

Los hallazgos aparecen en la edición del 4 de agosto de la revista PLOS One.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 6, 2021
3:12
#1 HORACIO:

se da por entendido que el fragmento encontrado de esa antiguedad PERTENECE A LA PIEDRA UTILIZADA …..pero dista mucho de cuando se construyo….saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario