Gracias a la baja gravedad en la Luna, se pueden construir estructuras dignas de gigantes selenitas.

Ilustración de una base lunar. Crédito: 3000ad.

Los científicos han ideado una nueva y ambiciosa idea para proporcionar bases en la superficie de la Luna con energía solar, informa New Scientist: enormes torres de un kilómetro de altura construidas con hormigón lunar y cubiertas casi en su totalidad por paneles solares.

El equipo, dirigido por Sephora Ruppert de la Universidad de Harvard, sugiere en un artículo que aún no ha sido revisado por pares que las torres podrían construirse mezclando suelo lunar y calentándolo para unirlo, no muy diferente del concreto normal.

«Elegimos el hormigón porque el costo de capital de transportar grandes masas de hierro o fibra de carbono a la Luna es actualmente tan caro que es poco probable que la operación sea rentable para una planta de energía», escriben los investigadores en el documento. «En cambio, el hormigón se puede fabricar in situ a partir del regolito lunar».

Picos de luz eterna

Ambos polos de la Luna también tienen una gran cantidad de luz solar, con una cobertura casi continua. En la superficie misma, empero, las regiones donde el sol brilla continuamente, las áreas conocidas como los «Picos de la Luz Eterna», tienen cada una un tamaño de solo unos pocos metros cuadrados. Sin embargo, a una altitud de alrededor de un kilómetro, esa área se expande a varios cientos de kilómetros cuadrados.

Lo que hace que la construcción de estas gigantescas torres sea al menos un poco más realista que construirlas aquí en la Tierra es la baja gravedad de la Luna. El material no se dobla por su propio peso, a pesar del diseño extremadamente alto.

Volviéndose solar

Construyéndolo más o menos como un iglú en forma cónica ahusada (las paredes solo tendrían que tener 20 centímetros de grosor para sostener una torre de varios kilómetros de altura), la torre podría equiparse con muchos paneles solares.

«De medio kilómetro a 2 kilómetros, puede tener varios gigavatios», dijo Ruppert.

El concepto se enfrenta a uno de los aspectos más difíciles: establecer un asentamiento permanente en un entorno tan duro como la superficie lunar. Sin energía, la falta de atmósfera o las temperaturas brutales podrían fácilmente ser la ruina de cualquier base lunar futura.

Pero hacer que las torres y los paneles sean lo suficientemente resistentes para sobrevivir a los golpes de la radiación solar y los impactos de meteoritos es una cuestión para otro artículo.

Fuente: The Byte. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario