Un grupo de científicos descubrió los restos fosilizados de un homínido que podría ser el antepasado del Homo floresiensis, el llamado «hobbit» de la isla indonesia de Flores, revelan dos estudios publicados hoy por la revista Nature.

hobbit1

Las investigaciones, desarrolladas por la Universidad Wollongong (Australia), el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Tokio (Japón), el Museo Geológico de Bandung (Indonesia) y la Universidad de Griffith (Australia), podrían arrojar luz sobre la evolución del homínido.

«Este descubrimiento tiene implicaciones importantes para comprender la dispersión y evolución de los primeros humanos en la región y elimina por fin las dudas de quienes creen que el Homo floresiensis era simplemente un humano moderno (Homo sapiens) enfermo», explica en un comunicado Gert van den Bergh, de la Universidad Wollongong.

Este grupo de científicos halló en 2014 los restos de, al menos, tres homínidos de pequeño tamaño de una antigüedad de unos 700.000 millones de años en una zona llamada Mata Menge, en la cuenca del So’a, a unos 70 kilómetros de la cueva Liang Bua donde se descubrió el hobbit en 2003.

Los fósiles del Homo floresiensis mostraban a un individuo de apenas un metro de alto, 30 kilos de peso y un cerebro del tamaño de un pomelo, que desapareció hace unos 50 mil años, calculan los expertos.

uow214789

«Los nuevos restos hallados en Mata Mengue, una mandíbula inferior derecha y seis dientes de un adulto y dos niños, son en torno a medio millón de años más antiguos que los de la cueva Liang Bua», apuntan los investigadores.

El fragmento maxilar proviene de un adulto cuya mandíbula es un 20 por ciento más pequeña que la mandíbula más pequeña de los hobbits de la cueva Liang Bua.

«Todos ellos son indiscutiblemente de homínidos y parece que son extraordinariamente similares a los del Homo floresiensis. La morfología de los dientes fósiles también sugiere que este tipo de humanos son descendientes enanos de los primeros Homo erectus que, por algún motivo, se quedaron aislados en la isla de Flores», sostiene Yousuke Kaifu, del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Tokio.

«Lo verdaderamente novedoso —resalta Kaifu— es que la escala de esos restos constata que el hobbit ya tenía un tamaño igual o más pequeño hace, al menos, 700.000 años».

Según van den Bergh, los artefactos de piedra encontrados en esta misma región tienen una antigüedad de en torno a un millón de años, lo que indica que «este linaje humano insular ha estado presente en la isla de Flores, al menos, 300.000 años antes».

«Es posible que el pequeño Homo floresiensis haya evolucionado hacia sus proporciones corporales en miniatura durante los primeros 300.000 años en Flores y, por tanto, se trata de un tipo de humano que proviene del Homo erectus», dice el investigador. «También es posible —continúa—, que este linaje ya existiera antes de la llegada de los primeros homínidos, lo que indicaría que el proceso de especiación ocurrió en una isla de paso entre Asia y Flores, como por ejemplo Sulawesi».

Un evolución plagada de incógnitas

Algunos estudios sostienen que estos individuos evolucionaron a partir de una población de Homo erectus que llegó a Flores y que, por algún motivo, sufrieron después una reducción significativa de su tamaño. Otros sugieren que el hobbit de Flores podría descender de un linaje más antiguo, como el Homo habilis.

Kaifu, van den Bergh y el resto de expertos advierten de que es necesario avanzar en la investigación para poder incluir a los restos hallados en Mata Menge en un taxón concreto, pero su tamaño y morfología respaldan la posibilidad de que sean los antepasados del Homo floresiensis.

1 comentario
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 22, 2018
4:49
#1 Victor:

700.000 millones de años sería anterior a la creacion del universo. Creo debe estar en 700.000 años. Disculpas, la cifra me chocó.
Muy buenos artículos.
Un saludo.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario