Involucra crear nubes cada vez más blancas y reflectantes.

Crédito: NASA.

Desde máquinas de captura de carbono hasta cubrir glaciares con mantas gigantes, no faltan ideas sobre cómo combatir los efectos del cambio climático antropogénico. Ahora, un equipo de científicos atmosféricos quiere crear nubes más blancas que reflejen más luz solar para enfriar la Tierra.

El proyecto, expuesto por primera vez por Interesting Engineering, se centra en un método teórico de geoingeniería conocido como «brillo de nubes marinas». La forma en que funciona es bastante sencilla: las nubes blancas más brillantes reflejan más luz solar lejos del planeta y de regreso al espacio, por lo que si podemos producir más, en teoría, podemos enfriar nuestro mundo.

Con ese objetivo en mente, los investigadores de la Universidad de Washington, el Centro de Investigación de Palo Alto y la Biblioteca Nacional del Noroeste del Pacífico se han unido para crear una iniciativa que denominan Proyecto Marine Cloud Brightening (MCB) —una «colaboración internacional abierta de científicos atmosféricos», según la publicación del blog sobre el proyecto.

Tecnología de pulverización

El Proyecto MCB tiene un proceso de investigación de tres fases. Está centrado en el desarrollo de tecnología de aspersión para enviar partículas microscópicas de agua de mar al cielo, y así ayudar a iluminar las nubes bajas. Cada fase será revisada por «autoridades independientes», según una hoja informativa sobre el proyecto, para garantizar que la tecnología «no dañe inadvertidamente la atmósfera».

Si funciona, el equipo cree que el brillo de las nubes podría enfriar la atmósfera con un aumento sustancial del carbono atmosférico, lo que podría ganar tiempo para salvar al planeta del cambio climático.

En general, es un plan ambicioso. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, en el mejor de los casos, se trata de una solución de curita y que la geoingeniería de cualquier tipo se enfrenta a una batalla cuesta arriba en el público y las comunidades científicas.

La verdadera solución probablemente sea más en la línea de reducir drásticamente las emisiones de carbono de la quema de combustibles fósiles. De hecho, un reciente estudio sugirió que, si queremos evitar un calentamiento del planeta por encima de los 1,5 grados Celsius, es preciso dejar bajo tierra prácticamente todas nuestras reservas restantes de carbón, y una gran parte de las de petróleo y gas natural.

Fuente: Interesting Engineering. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario