Algunas partes de nuestro cuerpo son vestigios primitivos que alguna vez en el pasado remoto tuvieron una función importante que hoy ya no tienen. El apéndice, la capacidad para mover las orejas a voluntad, la «piel de gallina», el coxis, o las muelas del juicio. Todos ellos son caracteres que no contribuyen a incrementar nuestra supervivencia y, sin embargo, siguen ahí, haciéndonos compañía como prueba de una evolución que todavía no ha sido capaz de quitárselos de en medio. En el siguiente video se analiza en detalle el porqué de algunos de estos rasgos vestigiales.

Hay algunos otros ejemplos que son menos conocidos, como la presencia del palmaris longus, también mostrado en el video.

El palmaris longus es un tendón que se encuentra en la muñeca entre dos músculos flexores (carpi radialis y carpi ulnaris). La forma de poder verlo es juntar los dedos pulgar y meñique de una mano y girar la muñeca hacia la parte anterior del antebrazo.

La cuestión es que no todos tenemos este tendón. Un artículo mostró que en torno al 16% de la población caucásica no lo tiene. Se cree que el palmaris longus no es excesivamente útil para nosotros, pero sí para los primates como chimpancés u orangutanes. Este tendón les permitiría una mejor sujeción a las ramas de los árboles y por eso poco a poco se ha ido perdiendo en nosotros

El video también habla de la llamada piel de gallina, la cual se produce por estímulos como el frío o una emoción. El músculo arrector se contrae y el pelo se eriza. Esto es útil para los mamíferos cubiertos de pelaje o las aves, ya que sirve como aislante térmico y por ende los ayuda a mantenerse más calientes. Para los humanos, la función también contribuía a que nuestros ancestros parecieran de mayor tamaño ante los depredadores.

7 comentarios
Etiquetas:

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 7 comentarios
Comentarios
Mar 22, 2016
3:12

Muy interesante, saludos.

Reply to this commentResponder

Mar 22, 2016
4:16
#2 RONNY:

entonce esto quiere decir que el ser humano tanto el hombre como la mujer en estos momentos tenemos que tener colas. como los lagartos perdonen mi ignorancia

Reply to this commentResponder

Mar 22, 2016
14:53
#3 Mulder:

El video no habla de los flajelos bacterianos, donde quitas una pieza deja de funcionar, por lo que no va mucho con la teoria de la evolucion / adaptacion si esto fuera 100 por 100 correcto.
Quizas es asi y las bacterias son ajenas a este mundo?
Puede ser, en la atmosfera se encuentran muchos seres diminutos (incluso en el fuselaje de la estacion espacial internacional).

Pero el flajelo bacteriano (conjunto de piezas increibles que hacen todo una especie de motor para tambien refrijerar la rotacion de la cola/filamento , o a veces incluso varias colas), podria ser mas una obra maestra de ingenieria que un proceso natural casual.

Tanto el biologo que explica estas cosas, como los ganadores del nobel por descubrir el adn, tienen varias similitudes a la hora de decir que no somos algo casual y puramente evolutivo naturalmente.

Saludos

Reply to this commentResponder

Ene 31, 2017
2:29
#4 Gladys Morrison:

@RONNY: No precisamente. Tenemos unos huesecillos que anteriormente pertenecían a una cola, y los tenemos fusionados. Y, como menciona el artículo, aún conservamos algunas características de nuestros ancestros evolutivos, no solo físicas, como las que se mencionan, sino conductuales, con otros primates.

Reply to this commentResponder

Ene 31, 2017
2:37
#5 Gladys Morrison:

@Mulder: Pasa algo curioso con las bacteria: son tan diversas que cada filum bien podría ser un reino y algunas se parecen menos entre si que cualquier otro organismo cn los que está más relacionado. Por otra parte, las bacterias presentan dos tipos de “aparatos” locomotores en forma de “pelillos”, los más cortos se llaman cilios y los largos, flagelos. Algunas tienen cilios, otras flagelos y algunas más poseen ambos. Tanto los cilios como los flagelos bacterianos se forman de una proteína llamada “flagelina” que, a diferencia de los cilios y flagelos de los demás organismos de los otros 4 reinos que presentan la proteína tubulina y que toman su energía directamete de un grupo de mitocondrias asociadas a su base, forma haces de fibras más sencillos pero igual de eficientes con un menr gasto de energía. Es por esto y por otras características que pareciera que no hay relación filogenética alguna entre el reino de las bacterias (que además son procariontes) y los otros reinos, todo eucariontes.

Reply to this commentResponder

Ene 31, 2017
2:39
#6 Gladys Morrison:

Si me hubieran preguntado sobre qué característica ancestral hubiera deseado conservar, sin lugar a dudas habría pedido una cola prensil que me sirviera como un quinto miembro, me hace tanta falta!

Reply to this commentResponder

Sep 4, 2018
11:47

No concuerdo deberia de ver mas iinvestigacion

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario