Sir Isaac Newton, el aclamado físico, matemático y astrónomo, puede ser uno de los científicos más renombrados de todos los tiempos, pero su amplia investigación lo llevó a lugares extraños muy alejados de lo que ahora es considerado ciencia.

En medio de su destacado legado de producción académica, numerosos fragmentos y notas inéditas —muchas descubiertas después de su muerte en 1727— son testimonio de su largo y supuestamente obsesivo interés en asuntos de lo oculto, la alquimia y la teoría bíblica del Apocalipsis.

Estas inclinaciones místicas, consideradas pensamiento herético en la época , se evidencian en algunas notas manuscritas que Sotheby’s está subastando actualmente. En este caso, los textos son literalmente fragmentos, los supervivientes quemados de un incendio se habría iniciado con una vela volcada accidentalmente por el perro de Newton, Diamond.

No está claro si esa supuesta cadena de eventos es completamente cierta, pero lo que sí lo está es que las hojas lamidas por el fuego forman parte del canon menos conocido de Newton, lleno de teorías oscuras que ahora serían caracterizadas por los cientificistas como pseudociencia.

(Isaac Newton/Sotheby’s).

En las páginas, que en el momento de escribir este artículo tienen una oferta principal de £ 280,000 (aproximadamente US$ 375,000), se reflexiona sobre la Gran Pirámide de Guiza del antiguo Egipto, que Newton creía estaba diseñada utilizando una unidad de medida egipcia llamada codo real.

El científico inglés pensó que al cuantificar el codo real, podría ser capaz de refinar sus propias teorías sobre la gravitación y, al hacerlo, proporcionar una medida precisa sin precedentes de la circunferencia de la Tierra —al mismo tiempo que desbloqueaba otras ideas geométricas oscuras y «sagradas» que, en última instancia, podrían predecir cuándo terminaría el mundo, tal como se predijo en la Biblia—.

Los cálculos de Sir Issac Newton arrojaron que el Apocalipsis tendría lugar en el año 2060. Más info AQUÍ.

«Estaba tratando de encontrar pruebas para su teoría de la gravitación, pero además se pensaba que los antiguos egipcios tenían los secretos de la alquimia que desde entonces se habían perdido», dijo a The Observer Gabriel Heaton, especialista en manuscritos de Sotheby’s. «Hoy, estas parecen áreas de estudio dispares, pero no le parecían así a Newton en el siglo XVII».

Cabe destacar que no fue el primero en tener este tipo de ideas, y tampoco fue el último. Si bien tal piramidología ahora se ha desviado de los límites del paradigma científico —dependiendo de dónde se mire en Internet, al menos—, una vez consumió la atención de una de las mentes más brillantes del planeta.

(Isaac Newton/Sotheby’s).

«Estas notas son parte de la asombrosamente compleja red de estudios interrelacionados de Newton —filosofía natural, alquimia, teología—, algunas partes que él creyó eran apropiadas para su publicación», se detalla en el listado de la subasta.

«No es sorprendente que no publicara sobre alquimia, ya que el secreto era un principio generalizado de la investigación alquímica, y las creencias teológicas de Newton, si se hicieran públicas, le habrían costado (al menos) su carrera».

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 7, 2020
20:58
#1 Gladys Morrison:

Bien, creo que hay que concederles su lugar en la ciencia a “disciplinas” como la astrología y la alquimia, después de todo, gracias a ellas surgieron genios como Newton y ciencias como la astronomía, química y física.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario