Una investigación de la CIA no ha encontrado evidencia de que un país extranjero sea responsable de las misteriosas dolencias sufridas por cientos de diplomáticos y funcionarios de inteligencia estadounidenses en varios países en los últimos años.

Síndrome de La Habana.

Crédito: New York Times.

La mayoría de las enfermedades parecen estar relacionadas con condiciones médicas no diagnosticadas previamente o estrés, según un informe provisional de la agencia de espionaje.

Sin embargo, la CIA enfatizó que aún investiga alrededor de dos decenas de casos que no pueden ser explicados y que fueron denunciados por primera vez por funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba, en 2016.

«Algunos de nuestros casos más difíciles siguen sin resolverse», dijo un funcionario de la agencia que habló bajo condición de anonimato. «Hasta ahora no hemos encontrado evidencia de participación de actores estatales en ningún incidente».

El funcionario agregó que, no obstante, la CIA aún «no ha descartado la actuación de un actor extranjero»

Los afectados han descrito sufrir una aparición repentina de dolencias que incluyen dolores de cabeza debilitantes, zumbidos en los oídos y problemas de equilibrio.

«Si bien hemos llegado a algunos hallazgos provisionales significativos, no hemos terminado», explicó el director de la CIA, William Burns, en un comunicado. «Continuaremos con la misión de investigar estos incidentes y brindar acceso a atención de primer nivel para quienes la necesiten».

Preguntas sin responder

Mientras tanto, algunos de los que han sufrido dolencias dijeron que todavía hay muchas preguntas sin respuesta.

«Insto a la perseverancia y la paciencia continuas», opinó Marc Polymeropoulos, un ex oficial de la CIA que sufrió dolores de cabeza paralizantes durante un viaje a Moscú en 2017 y luego se retiró debido a constantes migrañas. «Estos son colegas míos, que sé que sufrieron lesiones permanentes».

El senador Mark Warner, el demócrata de Virginia que encabeza el Comité de Inteligencia del Senado, añadió que «no hay duda de que los miembros de la fuerza laboral de inteligencia han sufrido condiciones que requieren una respuesta médica», y que «el comité seguirá presionando para obtener respuestas sobre una base bipartidista».

El grupo Defensoría de las Víctimas del Síndrome de La Habana dijo en un comunicado que el informe de la CIA «no debe ser la última palabra sobre el asunto».

«El informe recién emitido por la CIA puede ser etiquetado como “interino” y puede dejar abierta la puerta a alguna explicación alternativa en algunos casos, pero para decenas de servidores públicos dedicados, sus familias y sus colegas, tiene un tono de irrevocabilidad y repudio», decía el comunicado.

Algunos de los afectados dijeron que sentían que no se estaba haciendo lo suficiente para ayudarlos durante la administración Trump. Muchos se sintieron alentados por los esfuerzos del año pasado por parte de la administración Biden, que ha intensificado los esfuerzos para descubrir qué estaba causando las dolencias.

A partir de 2016, funcionarios estadounidenses informaron unas pocas docenas de casos, principalmente en Cuba y China. Pero a medida que el problema recibió más atención, y permaneció sin explicación, el gobierno de EE.UU. alentó a los trabajadores a presentarse si sufrían síntomas.

En los últimos dos años, el número de casos reportados ha aumentado dramáticamente. La CIA y otras agencias gubernamentales nunca han proporcionado cifras específicas, pero algunos informes ahora elevan el número a 1.000.

Causas encontradas en la mayoría, pero no en todos los casos

La CIA descubrió que la mayoría de los síntomas podrían atribuirse a dolencias que no habían sido diagnosticadas previamente. Algunos pueden estar relacionados con el estrés o los factores ambientales, encontró el informe.

Pero todavía hay casos sin resolver.

«Hemos reducido los casos a un subconjunto que sigue sin explicación», sostuvo el anónimo de la CIA.

Algunos exoficiales y diplomáticos estadounidenses creen que Rusia probablemente fue responsable, una acusación que Rusia ha negado.

En las décadas de 1970 y 1980, el gobierno de EE.UU. se quejaba regularmente de que la Unión Soviética emitía radiación de microondas a la embajada de EE.UU. en Moscú en un intento de obtener información de inteligencia.

La radiación de microondas se ha sospechado en los casos recientes. Las Academias Nacionales de Ciencias, en un informe de diciembre de 2020 encargado por el Departamento de Estado, encontraron que la radiación de microondas era la causa «más plausible» de las enfermedades, pero advirtieron que no podía llegar a una conclusión definitiva.

El presidente Biden firmó el año pasado una ley que indemniza a las víctimas del síndrome de La Habana y pide que se establezca un plan de pago para abril. El informe de la CIA plantea preguntas sobre quién podría ahora calificar para un pago.

Fuente: NPR. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ene 23, 2022
1:13
#1 HORACIO:

digo como todo tiene que ver con todo....China fue el UNICO PAIS EN EL MUNDO. que en el 2020 ...aumento su pbi y tuvo ganancias economicas espectaculares...mientras que los otros 220 y pico de paises tuvieron perdidas...ummm justo el pais que se sospecho que de ahi se dejo escapar el c*vid 19 v*rus de arma biologica...

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario